Un reset, dos reset, tres reset

Desde hace tres semanas que he vuelto a dedicarme a la consultoría en Internet. Hace un año que se acabó el proyecto de Geenapp para mi, tras pasar dos temporadas por empresas en las que soy inversor y podía ayudar a acelerar o corregir determinados aspectos de los proyectos (por un lado BoatBureau y por otro MAM) y finalmente tras la enfermedad y fallecimiento de mi socio y sin embargo amigo, mentor, y acompañante en estos últimos 15 años, Jaume 🙂 tocaba un cambio de aires de volver a trabajar en algunas de las cosas que sé hacer, como son las cosas base de Internet, además de las que he ido haciendo estos últimos años (SEO, WPO, AI, EI…) y que en realidad nunca he dejado ya que he ido aplicando en proyectos propios.

Tengo la gran suerte de que algunos antiguos clientes, amigos, colaboradores o simplemente conocidos cuando supieron de mi cambio de planteamiento profesional me han comenzado a pasar proyectos, lo que hace que en unos pocos días me haya podido poner al máximo de capacidad. Sin duda he de agradecer a todos los que han vuelto a confiar en mi tras unos años fuera de mercado.

Los siguientes pasos creo que van a ser interesantes. Por un lado me he vuelto a meter de nuevo en la comunidad WordPress de España, por un lado por el proyecto de WPdanger relacionado con la seguridad del CMS, y por otro por volver a dar charlas de temas que conozco, la mayoría de seguridad, pero que si no hay problemas, en breve serán de otros varios temas.

Parece que los cambios van por buen camino, ya no solo porque tengo un cliente fijo que me puede pasar gran cantidad de trabajo, sino también porque se me han presentado varios proyectos con amigos que hasta ahora, por falta de tiempo era bastante complejo que se pudieran llevar a la realidad.

La verdad es que poder dejar una temporada de ser el desarrollador líder de los proyectos y dedicarme a trabajar en otros proyectos de forma temporal aportando conocimiento es algo que me apetece. Estos días hablando con colegas que quieren montar sus proyectos me estoy dando cuenta de cómo he evolucionado en la parte de negocio, a base de tortazos de esos que te da la vida profesional.

Y tras este reset profesional, en el que he dejado atrás todos los proyectos anteriores, solo queda ver qué me pone el camino por delante y qué soy capaz de ponerle yo.

Recuperando la Inocentada del año 2000

Hace unos días en la entrevista con Joan Boluda de hablaba de la inocentada del año 2000 en la que con otros colegas montamos una versión alternativa a la “tarifa ondulada” que Telefónica daba en aquella época para conectarse a Internet. Básicamente en aquella época la conexión la conexión se havcía a través de Telefónica pero la conectividad te la daba un proveedor externo. El problema en general era que la llamada de teléfono tenías que pagarla.

En España se llevaba tiempo solicitando que las operadoras implementasen una tarifa plana 24 horas por 3.000 pesetas (o 18 €uros), pero no había manera: lo úncio que teníamos era por ese precio una conexión de lunes a viernes de 1800 a 0800 y todo el fin de semana y festivos.

Para reivindicar, lanzamos una URL [http://www.telefonicaonline.com@3633535149/tp24h] que mostraba lo que hoy se encuentra en la página de la inocentada. Esta página era un “descargar como…” de la original, y con los textos cambiados para que tuviera los 18 euros y las 24 horas. Todo enlace de contratación en línea se quitó y dejé sólo el que se llamase al 1004.

Para hacer la pelota grande, hubo que darle un poco de bombo. Y lo que hice fue, a las 23:55 del día 27 comentar a algunas personas del IRC que me habían pasado esa dirección, y que Telefónica iba a lanzar esa Tarifa Plana 24h. al cabo de 5-10 minutos, gente de mi entorno me pasaba esa dirección “porque le había llegado”. La rueda había comenzado a girar.

En aquella época estaba de moda que todo se hiciera y notificase por SMS, y apareció como noticia del día en iBrujula.com, lo que hizo que le llegase esa noticia a multitud de gente. A media mañana miles de personas sabían ya de la página.

Al final del día hice el cambio de la página para informar de la inocentada de por sí, aunque al cabo de varios días seguía llegando y llegando tráfico. Y tal fue el caso que al cabo de un par de días me llamó Victor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, para comentar sobre unos temas, y de paso me preguntó si yo había sido el que había montado “ese tinglao”. Tras un tira y afloja, porque no me decía el porqué de si lo había hecho yo o no, sup que en el 1004 habían tenido ciertos problemas. Por un lado la información que llegaba era que estaban buscando a ver quién había hecho esto porque lo querían denunciar. Lo siguiente era que el 1004 “se había caído” (vamos, que llamabas y salía comunicando, como lo que pasaba antes en fin de año) y para acabar fue que tuvieron que montar un protocolo de urgencia porque la gente llamaba para pedir la Tarifa Plana 24 horas.

Esto podría ser el punto álgido de la historia, pero la historia continua. Y es que cuando ya me había olvidado del tema, el 6 de enero, como muchas familias, quedé a comer en casa de unos tíos y, mi primo, me preguntó e medio de la comida “si había visto el zumbao ese que hizo una web de internet el día de los inocentes”, que lo había visto en las noticias de Telecinco. Mi cara fue todo un poema porque mis padres sabían más o menos lo que había hecho, pero no su alcance.

La gente que en esa época nos movíamos por Internet simepre me han dicho que ha sido la mejor inocentada de la historia… tengo mis dudas, pero la verdad es que yo me lo pasé genial.

Y ahora un apunte técnico… porque mucha gente me pregunta que porqué funcionaba la URL de la inocentada [http://www.telefonicaonline.com@3633535149/tp24h]. La respuesta es sencilla y compleja a la vez. Voy a intentar explicar un par de temas y lo veréis claramente.

La situación es que yo en aquella época ya tenía un servidor dedicado, y como tal, tenía mi propia IP (216.147.88.173). En ese servidor, si accedías por la IP salía una página por defecto, no asociada a un dominio. y Ahí es donde coloqué la página de la inocentada. El siguiente paso fue convertir la IP a decimal. Esta IP: 216.147.88.173 y este número: 3633535149 son lo mismo (una es la IPv4 y la otra es la IP en decimal). Le añadimos la carpeta tp24h para darle “color” al asunto… y el truco final, que es poner una arroba delante del número (IP), que lo que hace es pedir un “login”. Obviamente, al no pasarle un password y el sevidor no pedir nada, esa parte es ignorada, por lo que se podía poner el www.telefonicaonline.com@3633535149/tp24h sin problema.

Y ahí la explicación de cómo se gestó la parte técnica de la inocentada para que cualquiera que no fuera muy técnico en esa época se tragase que estabas accediendo realmente a Telefónica, cuando en realidad no lo hacías.

Compartir, vida personal y profesional

Compartir (del latín compartīri)
1. Repartir, dividir, distribuir algo en partes.
2. Participar en algo.

Estos últimos años mis jefes, socios y gente de mi alrededor me ha definido en ocasiones como una ONG. He de reconocer que siempre me ha gustado compartir sobretodo conocimientos, con la gente de mi alrededor. Hace unos años tuve la oportunidad de trabajar de socorrista en la playa durante todo un verano; no era un trabajo bien pagado especialmente pero la verdad es que era algo que me apetecía y que disfruté y donde aprendí mucho a nivel personal y profesional. Ha habido épocas en las que he estado trabajando gratis en algunos sitios porque me apetecía y donde aprendí cantidad.

En mi día a día la verdad es que tampoco puedo decir que no lo haga. Podría explicar una situación personal que sería el máximo de ello, ya pasado casi medio año. La verdad es que a mi, al menos, me hace sentir bien. Hace un par de días en una comida hablando del tema de compartir conocimiento estaba claro: si tú tienes conocimiento de un tema y yo sé de otro tema y a ambos nos interesa lo que el otro conoce ¿por qué no intercambiar información? Y que conste que compartir información no significa hacer las cosas gratis. Si me voy a un caso más cercano, podría hablar de las dos guías (SEO y WPO) que están disponibles en formato Creative Commons. Yo comparto esta información y, aunque pueda no parecerlo, implica una serie de elementos colaterales que acaban volviendo el esfuerzo que en su día tuve que hacer para ofrecer esta información (un ejemplo sencillo serían consultas que me llegan que acaban convirtiéndose en clientes).

Y esto que es muy bonito a nivel personal me lleva a pensar en algunas comunidades, entre ellas la del SEO y la de WPO que son totalmente opuestas en cuanto a este tema. ¿Y por qué digo esto? Porque llevo en temas de SEO más de 9 años y en temas de WPO desde hace 4 y las comunidades son totalmente opuestas. En la parte de SEO la gente se cierra en un secretismo extreño, como si alguien tuviera la fórmula maravillosa que Google utiliza. Al final todo el mundo llega y explica la conclusión a la que llegué hace más de 5 años: hay que hacer las webs bien (aquí es donde entra la definición de BIEN). No olvidemos que el SEO es algo subjetivo porque influyen elementos como la conversión, y aparecer primero en general no es síntoma de tener un buen SEO y luego tienes un 99% de tasa de rebote. Como decía, en general en los eventos de SEO y similares no se aprende gran cosa, más que confirmar teorías por algún comentario que alguien hace. Tampoco hemos de olvidar que los ingenieros de Google o Bing se basan en una serie de “fórmulas” que se basan en la “realidad”, por lo que si usas esa “realidad de os buscadores” tienes todas las papeletas de hacerlo BIEN.

En cambio la comunidad del WPO es completamente opuesta, ya que se basa en todo lo contrario, en compartir información (como decía antes, eso no significa que sea gratis o libre) pero cuando hay “quedadas” del sector la gente explica asuntos, herramientas y demás de forma completamente transparente. La gran diferencia del SEO con el WPO es que en este caso sí que es 100% ciencia y medición, porque para cualquier elemento o mejora hay cifras que lo corroboran. Una web va mejor no “porque alguien lo diga o sienta” sino porque en vez de tardar 2, tarda 1.

Que conste que no es una crítica al mundo del SEO y una adoración al del WPO, expongo mi realidad que en este caso está siendo así, y los que me conocéis un poco sabéis que en cualquier charla de SEO suelo hablar más de la cuenta y, en algunas ocasiones, me he encontrado con personas con las que poder discutir de temas porque, en este caso, no hay una verdad científica sino que el SEO son opiniones.

Supongo que una de las razones por las que me gusta dar clases, a gente que tiene interés, es por la posibilidad de compartir conocimiento. Además, siempre he pensado que en las universidades los alumnos pueden hacerte esa pregunta cabrona que te hace pensar y que te puede generar nuevas preguntas a ti mismo, eso que tu das por sentado pero que alguien te rebate. Al fin y al cabo, como decía una profa de biología del instituto… aquí a lo que venís es a quedaros con las cosas de culturilla general. Y es que hoy en día compartir experiencias es lo que nos hace crecer.

ARPANET y el origen de Internet

¿Tienes presente que “Internet” comenzó a gestarse en 1967 y que se puso “en línea” en 1969? Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de revisar documentos oficiales y, por curiosidad, comencé a mirar la primera documentación que hubiera sobre Internet… pero, en realidad fui tirando para atrás y, al final, en el RFC 8 [ARPA Network Functional Specifications. G. Deloche. May 1969. (Status: UNKNOWN)] se habla de él…

Es curioso porque este documento no es muy sencillo de encontrar, pero buscando y buscando he conseguido una copia de ese RFC 8. Lo entretenido del documento es que no se entiende prácticamente nada y que sólo la primera página (la portada) está hecha a máquina de escribir. 7 páginas escritas y 2 de un diagrama es la base de Internet, iniciado todo por una petición del Departamento de Defensa de los USA. Gerard Deloche es el redactor de dicho documento, trabajando en UCLA, el 2º nodo de la red de redes el 21 de noviembre de 1969.

Unos años después, en diciembre de 1974, un señor llamado Vinton Cerf (este seguramente os suene algo más) publicaba la primera especificación de una cosa llamada “Internet”, el RFC 675 [Specification of Internet Transmission Control Program. December 1974. (Status: UNKNOWN)]. Que conste que el TCP se preparó antes, pero la especificación “final” apareció con ese documento. Y hay que tener en cuenta que esto sólo explica cómo transportar los paquetes, la información, pero no habla todavía de las direcciones IP; es el RFC 791 [Internet Protocol. J. Postel. September 1981. (Status: STANDARD)], entrada basada en las 6 versiones anteriores existentes del IP de DARPA.

This document specifies the DoD Standard Internet Protocol. This document is based on six earlier editions of the ARPA Internet Protocol Specification, and the present text draws heavily from them. There have been many contributors to this work both in terms of concepts and in terms of text. This edition revises aspects of addressing, error handling, option codes, and the security, precedence, compartments, and handling restriction features of the internet protocol.

Eso sí, mucho protocolo, mucho sistema de transporte pero hasta que el 1989 no se acabaron los OSI para el TCP/IP y que Tim Berners-Lee se inventase el HTML, el primer navegador (llamado WorldWideWeb) y se pusiera en marcha el primer servidor web en un Next (sí, esos ordenadores que fabricó Steve Jobs cuando lo echaron de Apple).

Además, hay un detalle que, si me paro a pensarlo fríamente es muy fuerte. Hasta 1993 el gobierno de Estados Unidos tenía como mandatario que Internet no podía tener un concepto comercial, sólo de comunicación académica, científica y gubernamental. Esto da mucho a pensar de los primeros buscadores, los primeros sitios web y que yo me comenzase a conectar en 1994 de tanto en tanto…

Hay mucha documentación en la red de redes sobre los comienzos de Internet, pero, la verdad, tras unas conversaciones con Xavier (compañero en el Postgrado Web Analytics) que colabora con el CERN, donde se cocinó y coció lo que hoy me da de comer, creo que valía la pena simplemente hacer un pequeño homenaje a todo esto tan grande que se ha creado prácticamente de la nada.

Mis plugins para Firefox

De tanto en tanto se hace recurrente en mi vida una pregunta que me hacen: ¿Y tú que navegador usas? La respuesta es sencilla: Firefox. Y es que uso Firefox desde prácticamente cuando aún era Netscape Navigator. Y luego, viene la siguiente pregunta: ¿Y por qué Firefox? Pues básicamente por las ampliaciones que lleva. Y entonces comienzan las discusiones con los amantes de Chrome. En ese momento, casi antes de comenzar, simplemente me voy.

El hecho de usar Firefox (incluso os puedo decir que desde hace unas semanas ya me he lanzado a la piscina porque usaba primero las betas, luego Aurora y ahora Nightly de 64 bits -lo que significa que en este momento estoy con una alpha de Firefox 21-) viene dado principalmente por su lista de “plugins” (o addons).

¿Y cuáles son esas ampliaciones que utilizo? Pues es la siguiente:

  • Adblock Plus: Simplemente para no ver publicidad. Que conste que no siempre lo tengo activado, pero para desarrollar va bastante bien.
  • Advertising Cookie Opt-out: Pasando de las cookies de Adsense y Doubleclick.
  • Beef Taco: pasando de las cookies de otra decena de sitios de publicidad y de basurilla.
  • Classic Retweet: Lo siento, pero añoro el primer Twitter…
  • ColorZilla: Permite seleccionar cualquier color de una web. No lo uso mucho, que conste.
  • DNS Flusher: Cuando trabajas con muchas máquinas en desarrollo, preproducción y producción se vuelve algo básico la limpieza de las DNS.
  • Firebug: Herramienta básica del desarrollador.
  • Flash Video Downloader: Útil en algunas ocasiones. No lo suelo usar casi nunca.
  • Ghostery: Informa de todos los “spyware” que intentan colarte las webs…
  • HTTPS Everywhere: El nombre ya lo indica todo.
  • Live HTTP Headers: Un clásico para ver las cabeceras. Básico para el WPO.
  • Long URL Please: Muestra las URL de acortadores en su versión completa.
  • MeasureIt: Para medir anchos y altos de elementos web.
  • LessChrome HD: Oculta el menú. Pensando en saltar al LessChrome Modified.
  • Page Speed: Otro de los complementos básicos del WPO.
  • PDF Viewer: Muestra los PDF integrados en el navegador, sin el plugin de Adobe.
  • Pearl Crescent Page Saver Basic: Capturador de pantalla o de toda la página.
  • Pocket: Si usas Pocket, es necesario tenerlo también en el navegador bien integrado.
  • Web Developer: La barra básica en mi vida… si veo un Firefox sin ella, la instalo, porque lo digo yo.
  • YSlow: Otra de las herramientas clave en el WPO.

Tengo una lista de plugins pendientes de usar y/o de decidir si se quedan o no se quedan en mi lista de establecidos…

  • Cache Status: permite gestionar la caché de forma rápida (algo también de uso habitual en mi caso).
  • Modify Headers: A veces no sólo es necesario “ver” cabeceras, sino que hay que “tocarlas”.
  • Poster: Otro más que tiene que ver con las cabeceras. Lo veo muy completo, pero no sé si es lo que necesito, aún.

Vuelvo a decir, ya sé que Chrome y Opera tienen muchos plugins y muchas cosas… pero me gusta el zorro, ¡qué le vamos a hacer!

HTML5 Server-Sent Events

Por si no lo sabíais el HTML5 me apasiona, principalmente no por el HTML en sí sino por todo lo que lleva a su alrededor. Y hoy toca hablar de los eventos Server-Sent. Básicamente este sistema lo que permite es que el navegador reciba información de forma automática de una fuente de datos sin necesidad de recargar la página.

El funcionamiento es tan sencillo como indicar la URL desde la que se cargarán los datos y esperar a que los datos vayan apareciendo por pantalla. Como datos a tener en cuenta es que esto no funciona en Internet Explorer (ni en la versión 10) aunque sí que lo hace en Firefox 6 y Chrome. Personalmente a mi en Chrome no em acaba de funcionar, intuyo, por un problema con saltos de línea y similares.

Y es que la fuente de datos ha de enviar los textos comenzando por data: y finalizando por un salto de línea o End Of Line, algo que parece que no acaba de dar el peso en todos sitios.

El ejemplo que he preparado (descargar) básicamente muestra por pantalla números aleatorios… aunque se puede cargar prácticamente cualquier cosa.

El único inconveniente es que no he visto en la documentación la forma de cambiar la frecuencia con la que el navegador llama para la carga de los datos. Aún así, gracias a esto nos evitaremos el uso de iframes o de peticiones AJAX.

La vida personal del emprendedor

Emprender es una mierda. Llevo dos horas pensando cómo empezar esta entrada, y la verdad es que, ya sé que es generalizar, pero no se me ha ocurrido una forma mejor de describirlo. Y que conste que emprender tiene sus cosas buenas, principalmente la de la satisfacción personal, pero desde el punto de vista personal, de familia, vida social (llámalo como quieras) emprender no es precisamente lo mejor.

Pero antes de seguir voy a intentar situar un poco, el porqué de esa afirmación y, principalmente tened en cuenta que esto que voy a razonar lo hago desde mi experiencia personal.

Siempre digo que comencé en Internet en el 97, aunque en realidad fue en el 94 cuando iba a casa de un colega y, una vez a la semana, nos conectábamos a vete a saber qué (no recuerdo que había en el 94 por la red de redes, me pilla ya muy lejos). Cada verano, entre curso y curso me daba por aprender algo. Unas veces era Visual Basic, otras vete a saber, hasta que en el 97 cayó en mis manos un manual de HTML 3.2 que imprimí y me empecé a leer. Todavía lo tengo guardado.

Emprender es algo que últimamente se promociona demasiado. El mundo se divide en 2 tipos de personas: funcionarios y emprendedores. Los funcionarios son aquellas personas que su cabeza trabaja en bloques de 8 horas (8 para dormir, 8 para trabajar y 8 para vivir) y que en general tienen unos horarios del rollo de 9 a 2 y de 4 a 7. Fuera de esas horas no les hables de trabajo, que no se van a implicar en nada. Los emprendedores son aquellas personas en las que una semana tiene 10 días, que un día festivo es, con suerte, una mañana o una tarde y los que (a menos que tu familia sea emprendedora) no entienden qué haces en la vida, te piden que te saques un título universitario y que te busques un trabajo de verdad. Si le preguntas a alguien de mi familia “qué hago”, los que más se acerquen a la respuesta te dirán “que estoy todo el día en Internet”.

Mis padres siempre me dijeron que tenía que sacarme una carrera, y por eso empecé a estudiar informática en la universidad. Cuando comencé la carrera yo ya era conocido en Internet. Ya había conseguido tumbar el 1004 con una inocentada que salió hasta en la tele diciendo que había tarifa plana por 18 euros. En la universidad lo más cercano que tenían a un correo electrónico era un gestor de correo modo texto. Triste. Cuando pasó un año y medio, que he de reconocer que me sirvió de bastante, finalmente me pasé a hacer un CFGS de Administración de Sistemas (porque no quería programar más). En fin, hoy en día me paso más horas delante del Notepad++ con PHP y últimamente hasta directamente ejecutándolo por consola… con eso os digo todo.

Emprendedores hay de 3 tipos: el autónomo, el autoempleo y el que aspira a ser empresario. El emprendedor autónomo es aquel que empieza a hacer cosillas un día y se da cuenta de que llega el momento de tener que facturar de forma legal porque ya esas pequeñas cosillas se están convirtiendo en un lifestyle. Digamos que este tipo de emprendedor es el que está un poco harto del “sistema” y quiere hacer sus cosas. Luego está el emprendedor autoempleo que básicamente se acaba montando una empresa para vivir e incluso llega a tener algún trabajador para que le ayude un poco porque la cosa empieza a ser algo grande. El emprendedor empresario es el que tiene una visión más allá, el que quiere crear algo porque sí, por ganar dinero o por lo que sea, es básicamente el que enfoca su vida en vivir 5 pasos por delante de sus padres (o al menos lo intenta). Yo creo que he pasado por los 3 niveles. AL principio me hice autónomo para cobrar 4 cosas de Adsense que me daban las webs. Luego monté una empresa (OJO internet) que acabó siendo un autoempleo y, cuando me quedé sin un duro y te ves pidiendo pasta a tus padres para pagar la cuota de la hipoteca me busqué a un compañero de aventuras con el que estoy en fase de ser empresario.

¿Y cómo se combina esto con la vida personal? Pues es algo complejo, al menos mi experiencia me dice eso, y lo que veo en algunos de los emprendedores que me rodean, también. Lo principal, familiarmente hablando, es que tu pareja entienda qué haces, porqué trabajas los domingos y, en general, porqué llevas esa mala vida. Reconozco que aunque mi vida personal es digamos que… pobre, siempre se encuentra un hueco para los amigos, parejas y todo eso. Aún así, si le doy un vistazo a los últimos años, creo que sólo habría 2 personas que podrían ser candidatas a ser parejas mías teniendo en cuenta el que son capaces de “entender” lo que hago; más que lo que hago, la situación en la que me encuentro. Una de ellas es capaz de entenderme porque ha vivido prácticamente estas 3 etapas que os comentaba antes y por otro lado porque ella también es emprendedora y sabe lo que son los sábados que se trabaja y los horarios de mierda. También hay que tener presente que esto es un ciclo, y que en el momento en el que puedes disfrutar de tu familia probablemente es que has pasado de ser emprendedor a empresario (por mucho que sigas diciendo y pensando que eres emprendedor).

Personalmente reconozco que en lo que a la vida respecta soy una persona peculiar. Me ha costado pero he acabado con eso de la titulitis tan insistente por parte de mis padres. Supongo que a vuestros padres que vivieron La Transición siempre les inculcaron que tenían que tener un piso / hipoteca, un trabajo en el que no podían decir una palabra más alta que otra porque sino los echaban por insumisión y que tenían que tener una vida ordenada y los domingos se tenían que ir al campo a comer con la familia o amigos. Tengo la sensación que mi madre tiene un disgusto encima porque “su hijo no tiene un diploma colgado en la pared” que dice que es nosequé. Lo que mi madre creo que no entiende es que su hijo sin estudios ahora es profesor en varios máster y que va a dirigir todo un ciclo de estudios en la universidad (inciso, podéis darle una ojeada al Postgrado en Web Analytics). Si algún día tengo un hijo (ya no pido ni dos) tengo claro que de pequeño ha de aprender matemáticas, lengua (4 idiomas mínimo) y a usar Internet, y que luego haga lo que le salga de los co***** en la vida, que aprenda lo que le interese y que viaje por el mundo.

Sé que me dejo mucho sobre la vida personal del emprendedor, como venir a la oficina a trabajar el día 1 de enero “porque se está tranquilo” o irse de “vacaciones” un par de semanas “para acabar de desarrollar un nuevo proyecto” y cosas así (vamos, mi día a día), pero también he de reconocer, como decía al principio, que este estilo de vida te da muchísimas satisfacciones. Yo no sabría tener jefe ya, es más probable que me vaya al monte a plantar árboles (y acabar haciendo un proyecto de eso) que no que acabe entrando en una macro empresa a ser simplemente otro número de empleado más.

Emprender es una mierda, pero me encanta.

Mientras te duchas

Si hay un momento imprescindible en mi día a día es el momento ducha. Hay gente que por la mañana lo único que necesita es un café. Yo necesito una ducha tranquila, relajada para ser persona. Y es que esos 5, 10 o 15 minutos de ducha a parte de despertarme sin duda lo que me permiten es poner al día mi cabeza, ordenar mis ideas.

A parte de despertarme, que sin duda es algo importante, la ducha sirve para otra cosa muy importante: focalizarse. Los que aplican la Ley de la Atracción dicen que una de las primeras cosas que hay que hacer nada más despertarte es crear tu día. Directamente, nada más despertarte poner un poco de orden y decidir todo lo que vas a hacer y te va a pasar durante el día. Digamos que para mi ese es el momento bajo el agua.

Además, he llegado a la conclusión (tras unas cuantas duchas), que aunque te focalices en algo, tu “idea” principal, eso que no se te va de la cabeza, aparece en ese momento. Vamos, que tus problemas, tus preocupaciones, tus ilusiones, llámalo como quieras, aparecen en ese momento y eso es para ti lo importante. No sé a vosotros pero a mi directamente la cabeza se pone en modo automático y es el run run que va ahí sólo.

Dicen que (en general) los niños se bañan por la tarde y los adultos se duchan por la mañana.

Keep It Simple Lab levanta el vuelo

Aunque hace ya más de tres años y medio que Keep It Simple Lab está en mi vida, ha sido a partir de este mes de septiembre cuando hemos comenzado a rodar todo con muchas más energías como ya comenté justo antes de esa fecha. Los primeros pasos han sido la creación de un equipo. hemos pasado de ser Jaume y yo, a incorporar a Ernesto Gámez, a Rubén Vasallo y a Pau Farràs.

En estos últimos 3 meses hemos podido acabar de darle un empujón a Casual Games, parte de OcioMedia, que incluye sitios como JocJuegos o PequeJuegos, a seguir trabajando profundamente con clientes de consultoría de SEO, WPO, AI, QA y CTO.

Ahora damos dos saltos importantes.

Por un lado tenemos oficinas en Barcelona. Al principio trabajábamos principalmente en casa (cosas de las empresas de Internet) y después hemos compartido oficinas puntualmente con OcioMedia (para trabajar con todo lo de Casual Games y colaborar con Ocio Digital) y en las oficinas de Omitsis con quien tenemos muchas sinergias. Ahora el paso ya es establecernos definitivamente en las nuevas oficinas que compartiremos con otros equipos de Internet, que en principio serán Omitsis, Boat Bureau y está prevista la entrada de otros equipos de mucho talento. Además, el hecho de tener las oficinas en el centro de Barcelona (estamos en Passeig de Gràcia con Consell de Cent) nos permite una actuación importante con otros clientes y empresas.

Por otro lado hemos comenzado a participar en otras empresas (startups) relacionadas con Internet donde aportamos, en cada caso, diferentes elementos, aunque principalmente son nuestros conocimientos generales de proyectos de Internet (desde infraestructura, desarrollo, front-end, SEO, etc…) hasta de desarrollo de negocio (una vez más, principalmente de proyectos de Internet, que es de lo que sabemos). Las empresas en las que hemos entrado son dos (por ahora):

  • Boat Bureau: es, como lo definimos nosotros, un Airnbn de barcos, que permite a cualquiera alquilar un barco prácticamente en cualquier parte del mundo. Hace unos días lanzamos la segunda fase del proyecto (que se lanzó en una primera versión sobre junio de 2012) y estamos en fase ya de internacionalización.
  • Trip4Real: ¿sabes los smartbox (las cajitas esas de aventuras o de experiencias)? Pues prepárate porque esto es lo siguiente… El objetivo es compartir experiencias. El proyecto se lanzará en breve (ahora mismo estamos comenzando a recoger las primeras experiencias) pero en cuanto se lance creo que va a suponer una revolución en el sector.

Y por ahora esto es lo que puedo contar… estamos preparando cosas nuevas, pero de esas aún no puedo hablar, aunque sí que puedo decir que no paramos, que cada día pensamos más en grande, que el equipo está preparado para seguir creciendo (a parte de nosotros tenemos algunos colaboradores habituales con los que estamos preparando nuevas aventuras) y, sólo puedo decir que: seguid atentos.

Día de Reflexión Pirata

Hoy se supone que hay que reflexionar para ir a votar mañana en las elecciones de Catalunya. Y como es día de reflexión, voy a reflexionar. Sólo un poco.

Desde que tengo uso de razón de voto he ido evolucionando… no siempre voto al mismo partido, porque no creo que tenga sentido, pero al final, desde las últimas elecciones hace un par de años, cuando se presentó el Pirates de Catalunya creo que he llegado a una conclusión: los políticos no deberían hacer política.

Siempre me gustó el concepto de Democracia de los griegos en el que los sabios eran los que “mandaban”. Un poco como los viejos de las tribus y similares. En e instituto tenía un profe de “lengua española” que siempre nos decía que si fuera político quitaría los exámenes y haría la educación muy distinta. Esto también me ha hecho pensar mucho en un movimiento que hubo hace un tiempo que quería que Punset fuera presidente.

Por estas razones llegué a la conclusión que el planteamiento de los piratas es el correcto. En sus listas electorales hay gente profesional de diferentes materias: abogados, profesores, juristas, etc… a parte de ser (creo) que el único partido 100% transparente en todo: un programa disponible y resumido que se centra en el concepto de Democracia Directa (o sea, que podamos participar en nuestro país siempre, y no cada 4 años dejando que “algunos” decidan por nosotros), todo basado en un ideario con una ideología horizontal en el que se prima la Democracia Directa, la Sociedad de la Información y los Derechos y Libertades.

Alguna vez me han dicho que soy muy freak por votar algo así, pero

No som un partit friki, no demanem bajanades. Som el partit més seriós: demanem accés al coneixement, transparència total i democràcia directa: només un friki pot dir friki a una proposta com aquesta.

Sé que no es una gran reflexión, pero tal y como está la cosa hoy en día, casi prefiero ir a votar a un partido que al menos lleva en su programa el Sentido Común que no votar y dejar que los de siempre vuelvan a decidir lo que nadie quiere.

Sí, soy pirata.

Huelga de transportes, a la japonesa

Hace unos días que tuve que usar el transporte público en Barcelona. Normalmente uso el transporte público fuera de Barcelona, cuando viajo por Europa o Estados Unidos, pero hace ya bastante que en Barcelona suelo ir en moto (y en pocos casos, en coche). Pero como digo, el otro día esto cambió, y me hizo, para bien y para mal, hacer comparativas odiosas.

Hace unas semanas estuve en Londres. Allí el transporte público es muy caro (para mi gusto) pero se puede decir que es muy eficaz. Cada dos o tres minutos llegaba un autobús y lo mismo pasaba cuando esperaba en la estación del metro, no paraban de pasar. En cambio, este fin de semana cuando he tenido que usar el de Barcelona me han surgido ciertas dudas si lo miro comparativamente hablando.

Para comenzar, estuve esperando cerca de 20 minutos al autobús L94. Vale, que sí, que pasa cada 30 y salí “pronto”. El autobús me costó 2 euros para hacer un trayecto bastante largo. Tras unos 50 minutos pasé de estar en Port Ginesta a estar en Plaza de España. Para ser sábado por la mañana el bus iba bastante lleno, con personas de pie.

Tras esto me tocó entrar en la parada de metro. Allí otros 2 euros para el siguiente billete (ya que los billetes sencillos parecen no estar en el sistema tarifario integrado). Desde allí hasta Fondo, un camino que me conocía muy bien. La espera en la estación fue de algo más de 4 minutos.

En total desde que salí de casa hasta que llegué a “la otra” casa, casi 2 horas. En moto, como medida, tardo algo menos de 45 minutos.

Y entonces aquí viene la duda que se nos planteó a Jaume y a mi en ese último viaje a Londres: ¿pagarías 10 euros/día por ir en bus + metro y en metro + bus? Sí, es una pasta, pero es más o menos lo que pagamos los varios días que estuvimos en Londres, y eso que íbamos con la Oyster Card que se supone que te da las tarifas más baratas.

Como decía, la diferencia es significativa en cuanto al servicio… el tiempo que tardábamos en tomar el bus tras llegar a la parada, e igual con el metro simplemente eran de risa. Si tuvieras un servicio eficaz ¿pagarías por él? Los usuarios del transporte público se quejan (con razón) de que el servicio en muchas ocasiones es deficiente. Estoy de acuerdo… creo que algunas líneas de bus sobran sobretodo si se potencian otras con una frecuencia de paso que de miedo. Con el metro también pienso lo mismo; creo que la red de Barcelona está ajustada (y cuando esté la línea 9-10 aún más) pero que existen un grave problema de tiempos. Y ya no entro en el tema de los trenes de cercanías.

Entonces la cuestión que se me pasó por la cabeza, tras las muchas huelgas en los transportes públicos es ¿por qué no probar una huelga a la japonesa? Simplemente me gustaría ver qué ocurre si salen TODOS los autobuses y todos los metros a la vez. Es algo técnicamente asumible, ya que por la parte de los autobuses no habría problemas, dependen del tráfico, y los metros tienen un sistema de semáforos para que no choquen entre una estación y otra.

Con esto me gustaría testear dos cosas:

Por un lado que se puede tener un mejor servicio, que es lo que los usuarios quieren. Con esto los trabajadores del transporte público podrían decir: miren señores, esto que quieren es posible, pero con la mierda que nos pagan, con los recortes y demás, no nos dejan y no son capaces.

Por otro, comprobar que con un pequeño ajuste en el precio, la eficacia de los transportes ayudarían muchísimo a la ciudad a mejorar en productividad. Si los usuarios pueden ajustar los tiempos de ida y vuelta se mejoraría tanto en el nivel de vida como en otras cosas.

Sé que a lo mejor estoy planteando algo muy absurdo, pero tengo muy claro que el concepto de “huelga a la japonesa” puede permitir demostrar algunas situaciones, como podría ser esta, algo que a los usuarios haría felices, y algo que demostraría que los trabajadores tienen razón…

Pero como siempre, estas ideas locas son, por norma general, las que nunca se llevan a cabo.

NOTA: Me encanta el bus de la imagen.

Ninja Team

Cuando desde Keep It Simple Lab nos llega un correo porque alguien quiere que le ayudemos con temas de SEO y WPO cada vez se esta haciendo más frecuente la pregunta de qué software se está utilizando y dónde (en casa o externalizado) está el equipo de desarrollo. Y depende mucho de esta respuesta que queramos trabajar con esa persona o empresa. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla: no queremos trabajar con gente inútil. Y no me entendáis mal, no quiero decir que la gente sea tonta o similar, sino que no es útil. Tanto en temas de SEO y aún más en temas de WPO es muy importante hacer las cosas exactamente como se piden. Por eso somos buenos, porque sabemos con exactitud lo que hay que hacer, pero sobretodo si se puede o no hacer. Y aquí es donde entran los “problemas”.

Pero antes de seguir me gustaría introducir varios conceptos:

  • Ninja: Los ninjas eran un grupo militar de mercenarios entrenados especialmente en formas no ortodoxas de hacer la guerra, en las que se incluía el asesinato, espionaje, sabotaje, reconocimiento y guerra de guerrillas, con el afán de desestabilizar al ejército enemigo, obtener información vital de la posición de sus tropas o lograr una ventaja importante que pudiera ser decisiva en el campo de batalla.
  • Código Spaghetti: El código spaghetti es un término peyorativo para los programas de computación que tienen una estructura de control de flujo compleja e incomprensible. Su nombre deriva del hecho que este tipo de código parece asemejarse a un plato de espaguetis, es decir, un montón de hilos intrincados y anudados.
  • Framework: Un framework para aplicaciones web es un framework diseñado para apoyar el desarrollo de sitios web dinámicos, aplicaciones web y servicios web. Este tipo de frameworks intenta aliviar el exceso de carga asociado con actividades comunes usadas en desarrollos web.

Ahora que ya sabemos lo que es un ninja, un framework y el spaghetti-code podéis haceros una idea de por dónde quiero ir. Y es que estoy muy cansado de los frameworks. Son una putas cajas negras que las cosas más sencillas de hacer en spaghetti se vuelven muy complejas. Como digo esto lo explico desde la propia experiencia, porque dos de los últimos proyectos que nos hemos encontrado hechos en Symfony o se han ido al retrete o se tienen que rehacer, y ya no os cuento cosas hechas en CodeIgniter. También he sufrido mierdas hechas con Zend que han acabado en la Papelera de Reciclaje.

Y que conste que no estoy en contra de los frameworks, estoy en contra de los programadores que no saben qué hace un framework ni cómo solventar problemas que generan. Y aunque no estoy en contra de ellos, sí que estoy en contra de los que usan uno y no saben bien bien qué configuración genera por defecto. Por ejemplo, hace unos días nos encontramos un marrón con Symfony en el que devolvía unas cabeceras HTTP/1.0 (tecnología de Internet que hace más de 10 años tiene una versión 1.1) y por otro lado unas configuraciones multiidiomas que sí, que están estandarizadas en el RFC2616 pero que cuando la “gente” te pide SEO es para tirar a la basura el proyecto porque vuelves loco a los buscadores.

Y esto me lleva al tema de la eficiencia. Está bien hacer las cosas, pero es mejor hacer las cosas perfectas. Y si a eso le sumamos la simplicidad, tenemos lo que hacemos en Kisslab. De ahí tener un equipo ninja, equipo en el que, a la hora de desarrollar, me incluyo. Y es que hay que ser resolutivos. Frente a una situación desagradable hay que poner un poco de cabeza, buscar la manera más simple de solventarla y solventarla, y, por experiencia, lo mejor en un sitio web es el spaghetti-ninja, un monstruo que llega y arraza por donde paza.

Sé que lo que voy a decir puede sonar muy nazi, pero a los programadores, por norma general, no hay que dejarlos pensar, hay que dejarlos programar. Para pensar ya hay otras cabezas que son las que en determinados proyectos tienen un medio-largo plazo y a veces piden a los programadores cosas con cierta visión. Esto no significa que un programador sólo tenga que picar teclas, porque hay otros proyectos donde se puede hacer pajas mentales y que salga lo que salga… eso sí, luego suelen llegar llorando porque el SEO y WPO no acaban de irles bien. Suelen usar tecnologías que sólo usan ellos (y que por supuesto no saben escalar cuando eso se va de madre), las últimas versiones de sus lenguajes de programación favoritos (y porque son conscientes de que las versiones alpha pueden fallar, que sino te las cuelan) y lo mismo con usar bases de datos no-relacionales. Es todo muy bonito en su cabeza, pero en la realidad de Internet eso no funciona.

Y en este sentido puedo decir que tengo un equipo que no me lo merezco. Seguramente Jaume puede opinar mucho más que ha tenido entre manos a decenas de personas de estos ámbitos y en vista a los proyectos (propios) que tenemos he de decir que a veces me dan ganas de mandar de vacaciones a parte del equipo porque cuando tienen claro lo que hay que hacer, lo hacen rápido y bien, y eso no tiene precio.

Bueno, ahora ya podéis venir a abroncarme, aunque no vais a conseguir hacer cambiarme de opinión.

31 de agosto

Hace ya unos años que celebro el “fin de año” el 31 de agosto. Ya lo comenté hace muchos años y hace otros no tanto, pero aunque no lo recuerdo cada año, hace ya 10 que “celebro” esta peculiar fecha.

Todo comenzó por una historia que no viene a cuento pero que el año que entró el euro en funcionamiento me hizo cambiar la fecha de “fin de año” del 31 de diciembre al 31 de agosto. Esto también venía por una conversación con una amiga que también pensaba lo mismo, que al final, la gente “desconecta” en general el mes de agosto, todo se para y en septiembre todo comienza (el cole de los niños, volver al trabajo…) ya que, al final, en Navidad hay “días sueltos” pero prácticamente no cambia nada del 30 de diciembre al 2 de enero.

En cambio este año nuevo que empieza, esta temporada 2012-2013 se plantea muy distinta a la de los últimos años. Por un lado en los últimos meses me he mudado y ha sido un cambio bastante radical. Me ha costado adaptarme, aunque en realidad ha sido fácil, ¡casi ni me acuerdo ya de mi piso!

Por otro lado, el lunes 3 de septiembre comienza una nueva etapa en Keep It Simple Lab por varias razones… pasamos de ser 2.5 a ser 5. Desde el pasado mes de febrero que Rubén Vasallo se unió al equipo, que hasta ese momento eramos sólo Jaume Ferré y yo, pero Jaume estaba a medio gas, ya que seguía de responsable del proyecto TusJuegos.

Hace unos meses que Jaume se planteó dejar sus cargos operativos, su día a día en ITnet, para incorporarse a Kisslab y pasar a controlarme a mi (que no sé si se arrepentirá de ello…). Además, Carlos nos ha cedido la gestión de los sitios de Casual Games (JocJuegos, PequeJuegos…) de OcioMedia, así que ya tenemos el último empujón para comenzar el nuevo año con fuerzas.

A parte, como decía, se han incorporado 2 personas más. Rubén lleva la parte de desarrollo, y ahora Ernesto Gámez lleva la parte de sistemas y Pau Farràs la parte de contenidos. Con esto tenemos un equipo potente que se encargará principalmente de los proyectos que estamos llevando adelante. En la parte de consultoría SEO, WPO y demás seguiremos en cabeza tanto Jaume como yo.

Además, también mi día a día personal cambiará un poco, probablemente a partir de octubre cuando comience a compartir piso. Es una decisión complicada, ya que las veces que me lo he planteado no me acababa de hacer a la idea, pero este año retomé el contacto con una persona que hacía tiempo había desaparecido de mi vida y parece que he dado con alguien que será capaz de aguantarme… (o eso espero).

Para acabar también he hecho un cambio mental importante en cuanto a viajar, principalmente por trabajo, y el ir a eventos y demás. El cambio básicamente es algo que ya he comenzado a aplicar estos últimos meses y principalmente se centra en salir fuera de España a los sitios donde se habla. Creo que los próximos meses voy a intentar acostumbrarme a ir a eventos por Reino Unido y a escaparme alguna vez más a Estados Unidos. Esto también va a ir acompañado de un empujón al evento de Web Performance España que está costando de hacer debido a que el alto nivel requiere de ponentes de alto nivel y están escondidos (sí, sé que estáis ahí, pero como siempre, la mayoría de los buenos están “tapados”). Ya lo dejo aquí: si sabéis de alguien muy bueno en temas de sistemas, decídmelo que lo invito a dar una charla, que temas hay para aburrir.

Y nada más, el deseo de año nuevo me lo reservo, para que se cumpla 😉

Varnish 3.0.3 RC1

Sin duda Varnish es uno de los mejores Web-Proxy que conozco y su función de cachear (y principalmente de focalizarse en ello) es lo que lo hace grande (aunque también se pueda usar como balanceador de carga). Ya está disponible una primera versión candidata de lo que será el nuevo Varnish Caché y aquí te dejo cómo puedes actualizar la versión actual. ATENCIÓN: No utilizar en producción esta versión RC1 ya que es una versión candidata y puede contener errores o fallos no detectados.

rpm -Uvh http://repo.varnish-cache.org/test/rpms/varnish-3.0.3-0.rc1.el5.x86_64.rpm http://repo.varnish-cache.org/test/rpms/varnish-debuginfo-3.0.3-0.rc1.el5.x86_64.rpm http://repo.varnish-cache.org/test/rpms/varnish-docs-3.0.3-0.rc1.el5.x86_64.rpm http://repo.varnish-cache.org/test/rpms/varnish-libs-3.0.3-0.rc1.el5.x86_64.rpm http://repo.varnish-cache.org/test/rpms/varnish-libs-devel-3.0.3-0.rc1.el5.x86_64.rpm

Básicamente hay que instalar los RPM de varnish, varnish-debuginfo, varnish-docs, varnish-libs y varnish-libs-devel.

En esta nueva versión se ha introducido por defecto el uso de algunos cambios en la gestión de la memoria y en los timeouts de salida, aunque todavía no hay una lista oficial de la evolución entre Varnish 3.0.2 y Varnish 3.0.3.

AMPLIACIÓN: La URL de descarga de los fuentes:

http://repo.varnish-cache.org/test/varnish-3.0.3-rc1.tar.gz

Además de “lucid” y “squeed”.

Desarrolladores vs. Administradores de Sistemas

Como algunos ya sabéis yo de formación soy Administrador de Sistemas, aunque en general estos últimos 10 años me he dedicado principalmente a desarrollar. Pero estos últimos meses (principalmente desde principios de año) estoy dedicando la mayor parte del tiempo a dirigir y organizar proyectos y, sobre todo, a ejercer de SysAdmin. Como decía, había tenido ya experiencia en combinar ambas historias, pero en general la parte de sistemas siempre venía respaldada por alguien y yo “intentaba mirar” en vez de trabajar.

Ahora eso ha cambiado y me ha llevado a plantearme estos dos estilos de vida conjuntamente y por separado. Y es que he de decir que, aunque sea un trabajo algo más duro el de Administrador de Sistemas, no cabe duda que en general la satisfacción personal es mucho mayor.

La cuestión es que en el día a día, el desarrollador suele encontrarse puntos de dificultad pero que creo que son relativa. Una cosa clara, hablo de desarrollador y no de maquetador, que es otra historia (esto sí que hace ya un par de años que intento no tocar ni una línea de código). Volviendo al tema, desarrollar, hoy en día es muy sencillo. Que conste que yo sigo programando con el Notepad++ y sin frameworks ni mierdas varias de esas. Podemos discutirlo, por ahora siempre he ganado yo; los frameworks se supone que te han de aliviar el trabajo pero, cuando luego voy a pedirles algo a los desarrolladores que hagan un cambio se vislumbra el drama porque “eso lo hace el framework así y tocarlo es complicado”. No, no es complicado, simplemente sobrecargas la función, o creas una función nueva y se acabó, porque si te digo que eso ha de ser así (por SEO, por WPO, por eficiencia o por lo que sea, es así). También he de reconocer que en general desarrollar depende de cada uno. Cuando pasan años y veo algún trozo de código que he hecho yo lo reconozco al momento. Supongo que mi código tiene mi firma. Para acabar, también creo que la parte de desarrollo, aunque siempre hay alguien presionando por “las fechas” es algo que puede llegar a ser muy laxo, porque simplemente cuando vas a comenzar el desarrollo, te sobras con unas cuantas semanas de más y tan a gusto.

En cambio la administración de sistemas es bastante distinta. En general hay dos tipos de actuaciones: el “ha petado todo” y el “hay que actualizar”. En general las dos situaciones son bastante mierdas. Cuando falla algo, normalmente hay que arreglarlo “para ya”. Esto implica unos niveles de estrés bastante duros ya que sueles tener a moscas cojoneras molestando y revoloteando a tu alrededor. Por desgracia la gente no parece percatarse de que en la mayoría de los casos cuando algo falla tú ya te has dado cuenta porque te han llegado 10 correos avisando de que nosequé está fallando.

La otra situación, la de los mantenimientos tiene su parte positiva y su parte negativa. La positiva es el I+D. La evolución en la parte de la programación suele producirse cada unos pocos años y los saltos no son muy grandes (yo podría programar con lo mismo que aprendí en 2001) pero en cambio la parte de infraestructura suele ser distinta. Las máquinas van evolucionando cada poco tiempo (cada 6 meses suele haber servidores más potentes) y hay que ir adaptando el software al hardware para sacar el máximo provecho.

Por poner un ejemplo, en estos dos últimos meses que he podido ponerme un poco más a fondo con Varnish creo que he hecho hasta 5 versiones nuevas de la configuración. A veces es un simple cambio de una cifra, otras veces es añadir una funcionalidad completamente nueva, pero en cualquier caso pueden llegar a ser varias horas (o días) dedicados a intentar rascar un poco de aquí y de allá para que todo funcione mejor. Yo no conozco a muchos programadores que tras acabar un proyecto vuelvan a abrir el programa y se revisen el código en busca de mejoras (y que conste que me incluyo, aunque sí que de tanto en tanto me pongo a revisar código para optimizarlo de alguna manera).

Sé que muchos lusers #BOFH no van a entender la mitad de lo que digo (ni falta que hace) pero creo que necesitaba desahogarme un poco después de unos días en los que entre unos (desarrolladores) y otros (administradores) están acabando conmigo…

Mudanza: de Santa Coloma a Sitges

Estas últimas semanas he estado (y espero no seguirlo) un poco desconectado. Todo ha sido debido a mi mudanza (migración para los sysadmins) de mi persona física de Santa Coloma de Gramenet (norte de Barcelona) hacia Les Botigues de Sitges (sur de Barcelona). El cambio la verdad es que se ha hecho esperar, pero ya llevaba un año (desde que volví de Miami) con un cambio en la cabeza y hace una semana que se ha producido.

Y es que después de haber estado viviendo una temporada en la playa, en el Caribe como quien dice, cualquier cosa se hacía a poco… y tras buscar un poco encontré un sitio delante de la playa, una zona tranquila, y que cumplía con algunos requisitos básicos. Además, coincide con que en los próximos meses Keep It Simple Lab dará un importante salto profesional. Esto va a implicar que todos tengamos que trabajar algo más, y ahora que se acerca el verano, es probable que algunos días mi nuevo sitio se convierta en oficina, en la terraza, al fresco, con la WiFi puesta y con el relax de trabajar muy a gusto.

La experiencia de la mudanza en sí ha sido muy interesante. Desde que me mudé de casa de mis padres al piso al que hasta ahora he estado (que estaba muy cerca) poco tuve que hacer en realidad, pero ahora sí que he tenido que alquilar una furgoneta, mover algunos muebles y seguir revisando cajas y cajas de cacharros que aún me pregunto para qué necesito. Creo que voy a empezar a rellenar bolsas de basura con trastos inútiles.

En fin… volvemos a la carga en unos días, en cuanto el ADSL vuelva a estar disponible en casa… qué duro se hace no poder conectarte cuando quieras para poder aunque sea revisar el correo tranquilamente.

Ahora lo siguiente que queda es una pequeña fiesta (o barbacoa) de inauguración.

El PageRank ha muerto

No sé si sabes que desde hace unos años Google ya no ostenta en exclusiva la patente del PageRank; me explico. Cuando Larry Page, por aquellos 1997-1998 patentaba el PageRank, la fórmula que básicamente dice que el peso de los enlaces hace que una página tenga relevancia lo hizo no para él o para Google Inc. sino para la Universidad de Stanford.

Hace unos años la patente quedó fuera de los ámbitos de uso exclusivo por parte de Larry y su compañía, lo que supone que, aunque tienen derechos de uso, el objetivo a muy corto plazo es no usar dicha estrategia ya que hoy en día ya no es totalmente suya.

Ahora en 2012 todos los buscadores utilizan el concepto de que un sitio con enlaces cobra relevancia pero no como hasta ahora lo teníamos entendido, lo que significa que algo está cambiando. Es decir, tanto Bing, como Baidu o Yandex utilizan el concepto del PageRank (adaptado a su manera) pero no con las bases propias del PageRank.

Estos días que he estado en el www2012, en el que estaba Bing, Google, Baidu, Yandex, Yahoo! y seguramente otros tantos que ni fui capaz de cruzarme, ninguno de ellos hacía referencia a ese tema de dar relevancia a los buscadores en base a los enlaces, sino que todos comentaban que su trabajo estos últimos años ha sido y sigue siendo el de dar relevancia en base a la calidad. El problema es definir qué se entiende por calidad en Internet (algo en lo que Ricardo Baeza hizo mención en varias ocasiones su charla). En general la calidad va definida por cosas muy elementales como simplemente escribir bien, tener los menores errores ortográficos, semánticos y gramaticales. Por otro lado cada vez más y más se habla de la personalización, ese elemento que hace que el SEO dependa de los usuarios y no de las máquinas.

El SEO en general es algo que los buscadores tienen presente y se premia si se hace todo correctamente. El SEO “de la antigua escuela” ya no tiene por dónde evolucionar más que no sea “hacer las cosas bien”. Si sigues las normas, generas contenidos, aportas valor a tus usuarios y, de rebote, generas un buzz suficiente en la red no necesitas más. El problema (y la solución), una vez más, es hacer las cosas bien.

En muchos proyectos en los que estoy trabajando no se aprecian los detalles, esas excepciones que los programadores intentamos tratar en el día a día de un producto (que si un if por aquí que si un if por allá). Hace poco he tenido la posibilidad de comparar un desarrollo que hice hace algunos años del que estoy más que orgulloso (en el sentido de que creé un producto que lo que hacía lo hacía bien y que desde el punto de vista SEO era genial) con el mismo producto desarrollado por otra gente que hace lo mismo pero se ha hundido en la miseria a la hora de compararlo desde el punto de vista SEO; los contenidos son los mismos, se supone que tienen ahora mejores enlaces y de más calidad que antes, pero pequeños fallos de desarrollo han impedido que eso en vez de ir para arriba vaya para abajo. Y como digo con “pequeños”, pero con gran impacto. Esa es la diferencia de “hacer las cosas bien”.

Es posible que muchos penséis que una vez más se me ha ido la cabeza (algo que, por otra parte, me la resbala bastante), o que el título del artículo es amarillista o lo que queráis, pero soy viejo, llevo muchos años trabajando por y para la red de redes y las veo venir de lejos. Otros de los pre-2000 también opinan como yo. Internet está en su plena adolescencia como red mundial, estamos en un punto de efervescencia en cuanto a proyectos, desarrollo y estándares. Hacía 10 años que no teníamos una nueva versión de HTML, que viene con muchísimos añadidos alrededor como los microdatos, los canvas, navegadores que intentan ir por delante del ritmo oficial…

Al final, como ya decía en la Guía SEO y como debería poner en la Guía WPO todo es Sentido Común, es adaptarse a las necesidades de cada proyecto, de cada cliente, tener una base bien preparada y sobre todo hacer las cosas con dos dedos de frente. La “crisis” ha hecho que mucha gente haya venido a Internet y haya entrado como un elefante en una cacharrería, haciendo mucho ruido, pero pocas nueces… Así que simplemente paciencia, todo llegará y volverá a sus cauces. Eso sí, no esperéis que los buscadores vuelvan a la tecnología de hace 10 años, porque eso es agua pasada.

Invertir en infraestructura y sistemas

En 1997 me encontré un problema cuando tuve que subir a la red de redes mi primer sitio web… a algunos les será reconocido un sitio llamado AngelFire… pues sí, ahí coloqué mi primera web… tiempo después lancé mi primer sitio con dominio propio que me alojó una persona que ya estaba metida en el sector y que me dio hosting gratis durante una larga temporada.

En 1999 tenía mi primer servidor dedicado, con mi propia IP, y pagando ya cada mes (o creo que cada 3) una pequeña cuota por tener un servicio decente para mis sitios… tras eso muchas idas y venidas probando alojamientos en varios proveedores del mundo hasta que acabé en mi proveedor actual, Kaos, que era el ISP que tenía Grupo ITnet por aquellos 2003 cuando comencé a trabajar en la empresa.

Desde ahí he pasado de tener servidores (sí, en plural) dedicados a tener VPS (Virtual Private Server), varios de ellos, que hoy en día me permiten escalar todas las aplicaciones. Si sumo los que tengo yo y los que tiene Keep It Simple Lab creo que debemos tener ahora mismo unas 11 máquinas, que no son pocas.

En estos últimos meses me he visto envuelto en la implementación de estrategias de infraestructura de varias empresas, empresas muy distintas pero que tienen una cosa en común: todas ganan dinero a través de Internet. Y al fin y al cabo los sitios web hoy en día son bastante similares… una base de datos (que suele necesitar una máquina con algo más de recursos que el resto), una máquina para el frontal web, a veces alguna otra máquina para cosas especiales (sitio SSL, algo que no se puede cachear y siempre ha de estar disponible, etc…) y últimamente una o muchas máquinas de web-proxy ya estén en el propio país o distribuidos por el mundo, según las necesidades del proyecto. Creo que algunos pensarán que “para qué quiero yo tantas máquinas si en una puedo meter el mySQL, el Apache, el correo y las DNS”. Sí, se puede, pero después de 15 años haciendo webs la experiencia me dice que hacer esto suele acabar mal, sobre todo si tienes proyectos “con cara y ojos”. Si tienes un simple WordPress, pues a lo mejor no te es necesario, pero si estás haciendo una tienda por la red, aunque sea pequeña, necesitas disponibilidad, alto rendimiento…

Si vamos a la parte de “hacer números” os puedo decir que aproximadamente invierto un 3% de lo que facturo en sistemas. Esta cifra porcentual es lo que mi socio Jaume dice que viene a ser que “has de invertir en infraestructura lo que ganas en un día, todo el mes, como mínimo”. Es decir, que si facturas 3.000 euros al mes, debes gastarte al menos 100 euros en servidores, que es “el coste de estar un día sin servicio”. Que conste que no es una regla de oro, pero haciendo números es bastante aproximado a lo que un jefe puede despotricar cuando una web no funciona.

Y es que me hace gracia que, gente que se gana la vida con Internet, cuando le dices de gastarse 100 euros al mes en servidores se echa las manos a la cabeza… pues, qué queréis que os diga, con 100 euros mensuales se hacen maravillas en cuanto a servidores, ya que puedes tener 2-3 máquinas más que decentes que pueden servir 1.000 visitas/segundo sin pestañear. Que sí, que poca gente tiene 1.000 visitas/segundo, pero cuando tienes 50 sitios web pequeñas en un sitio, te aseguro que estos datos te pueden parecer bajos.

Otro detalle a tener en cuenta es dónde tienes los servidores, físicamente. Si tu sitio está enfocado a vender en España, has de tener los servidores en España, por la simple razón de la conectividad. Cada país tiene su propia red “gigante” de fibra que interconecta los operadores de telefonía / Internet con los ISP o con las redes más importantes, para ser más concretos, con los Centros de Datos, a menos que tú te hagas tu propio miniISP en tu oficina y directamente uses una de las operadoras. En el momento en el que te vas a otro país, la interconexión es simplemente pésima. Las conexiones internacionales son bastante malas, y no sólo pasa aquí, pasa en general en todo el mundo.

Hoy en día parece que el tema del alojamiento web se haya convertido en un commodity. En parte sí lo es, el tema viene cuando tu sitio web tiene unas necesidades de administración de sistemas que no te va a dar tu proveedor de esos que por 1 euro te hace tu sitio web… porque, ¿sabes qué ocurre? que cuando se te rompa la web se limitarán a reiniciar tu servidor, y si sigue sin ir el problema sigues teniéndolo tú. Lo caro de los servidores web no son las máquinas… eso es más o menos barato, lo importante es tener una buena conectividad (sobre todo si tu negocio se basa en SEO, estaría bien pensar cómo llega Google a tu sitio web) y, sobre todo, tener bien configuradas las máquinas. A veces cambiar un simple número de 8M a 16M en el Apache o mySQL hace que una web funcione de muy mal a muy bien.

¿Qué te pensabas, que montar una web era algo tan sencillo como entrar por FTP y subir el sitio? Pues no, pero claro, a los administradores de sistemas que nos den… total, como ya tengo mi web funcionando ¿para qué voy a pagar a alguien que se preocupe de darme lo mejor?

NOTA: Sí, para los que no lo sepan, yo soy administrador de sistemas, que aunque no ejerzo en el día a día, sí que me preocupa el asunto. Si algún día hay huelga de SysAdmins, preparaos, porque el mundo se acabará.

I Master SEO Profesional (Madrid 2012)

En unas semanas comienza el I Master SEO Profesional que dirige Miguel López (TallerSEO) y que se celebrará en Madrid. A diferencia de otros cursos y formación, este está enfocado al 100% a todo lo que tiene que ver con optimización de sitios, además de todo lo que hay alrededor de ello.

No sé si puedo decirlo o no, pero os voy a adelantar algunos de los ponentes y algunos de los temas que se tratarán. Por ejemplo Miguel Pascual explicará las distintas fases de un proyecto, José Moreno hablará, entre otras cosas de reputación digital, Edgar Sánchez nos dará algunas herramientas, Aleyda Solis tratará los entresijos para conseguir enlaces, Fernando Muñoz acabará con auditorías SEO.

Por mi parte trataré temas más técnicos y hablaré un poco de WPO, que como muchos ya sabréis cada vez más está tomando fuerza todo lo que tiene que ver con la infraestructura y velocidad de carga de los sitios. A parte de hablar sobre los elementos básicos, también intentaré entrar en profundidad en cómo montar una infraestructura buena, bonita y barata tan potente como lo que “los grandes” montan, con la diferencia de que lo que yo explicaré ayuda al SEO y lo de los grandes no.

Además, todos los alumnos del master estarán invitados a asistir al III Congreso SEO Profesional que este año se hace en Madrid también a principios de Julio y donde todos los profesores del master estarán también.

Así que ya sabes, si te estás planteando ser SEO y dedicarte de forma profesional a ello apúntate al I Master SEO Profesional.

Cambio de paradigma profesional

Renovarse o morir; eso dicen. Hace un año que volvía de Miami a Barcelona para estar unas semanas y prepararme para una vuelta allí de unos meses con el chip cambiado. Hubo muchos cambios personales y profesionales. Cuando volví en mayo la idea era quedarme en Barcelona hasta septiembre, todo se alargó hasta diciembre y, hace cosa de un mes muchos cambios, una vez más, han hecho que dedique las últimas dos semanas a reorganizar prácticamente todo; para comenzar he cambiado cosas de mi casa, que ya tocaba.

Los cambios principales han sido profesionales; para empezar Keep It Simple Lab va a tener una persona trabajando, lo que va a implicar por un lado responsabilidades y por otro poder crecer de una forma que hasta ahora no habíamos podido. Esto también va unido a una mayor dedicación en tiempo y esfuerzo a la compañía, a los clientes y a poder absorber más trabajo, aunque en realidad son casi más proyectos que trabajo, ya que estoy (estamos) en fase de dedicar esfuerzos a aplicar lo que sabemos a nosotros mismos.

Estos cambios también corresponden a un enfoque personal distinto. Últimamente estoy enfocado más en organizar proyectos y no tanto en hacer SEO. Es decir, mirar más por la arquitectura de la información (incluida la infraestructura) y el WPO (la parte de infraestructura). Los clientes y el sector de Internet en general están muy concienciados con el SEO, del que hay que orientar pero no tanto forzar, ya que es algo que comienza a darse sólo.

Además de esto, estoy retomando ligeramente lo de dar charlas. Esta semana estoy en el Máster en Buscadores (medio de SEO medio de WPO), en breve participaré en otro máster pero este únicamente en la parte de WPO e infraestructura y escalabilidad… además, es probable que esté por el Search Congress, por el Congreso SEO y en algunas charlas de aDigital en los próximos meses.

En cosa de pocos meses hará 15 años que estoy día a día en la red de redes, creando sitios, desarrollando aplicaciones, redactando decenas y decenas de documentos, publicando libros y, creo que ese ritmo que llevaba ya no es posible seguirlo (casi me atrevo a decir que no puedo estar al día en lo que a la parte de desarrollador se refiere) lo que ha hecho que, tras muchas horas de reflexión, de negociaciones con socios y mi alrededor haya tenido que dar este giro que creo que va a aportar un feeling distinto a mi día a día.

Así que si tienes alguna idea que quieras llevar a cabo, si quieres escalar tu proyecto de Internet de forma fácil, si quieres tener una visión distinta de cómo desarrollar tu proyecto… tan sólo has de contactar conmigo y, ahora más que nunca, seguro que podemos ayudarte.