Comenzar nuevos proyectos y cerrar anteriores

Un año más se acerca el cambio de año, sí, ese 31 de agosto, y de nuevo me encuentro inmerso en un cambio de paradigma. Y ya son varios años así… las transiciones son lentas aunque eso no significa que haya parado en ningún momento (o casi).

Hace un año os explicaba sobre mi salida de Geenapp y el cambio que eso estaba suponiendo y hace unos meses os comentaba cómo había pasado esos primeros meses y se enfocaban los siguientes… ahora parece que la cosa está más clara.

Para comenzar en la WordCamp Santander 2017 me propuse algo para todo 2018 que, por ahora, estoy cumpliendo que es asistir a todas las WordCamp que se celebren en España este 2018. Como digo esto lo voy cumpliendo y sin duda la lista de entradas sobre WordPress que llevo lo confirma. Eso ha hecho que haya vuelto a hacer mucho foco en WordPress que tenía un poco descuidado, pero reconozco que el haber pasado por MAM una temporada (hasta que decidieron dejar de usarlo) me fue bien, sobre todo para trabajar más en profundidad con WooCommerce, su herramienta de comercio electrónico.

Así que, al final, todos los proyectos anteriores, exceptuando WordPress danger están en fase de que los vaya dejando de lado. Principalmente el objetivo es des-invertir de todas las empresas en las que estaba Keep It Simple Lab, la empresa que tenía con Jaime, y que ahora mismo ya no tiene ningún sentido mantener. Si alguien está interesado en comprar acciones (con descuento) de empresas que van muy bien y tienen muy buena proyección, que me escriba que la lista es larga. Que conste que no salgo porque quiera, sino porque después de los cambios personales que han sucedido, es lo que debo hacer.

Así que, de golpe, a principios de abril me encontraba con poco que hacer en el día a día. Eso me hizo recuperar la consultoría y conseguir un trabajo a media jornada muy relacionado con la analítica y, en el fondo, con poner orden en un proyecto, muy entretenido la verdad. Una vez más, poder trabajar para terceros es interesante por ver un poco cómo funciona el día a día de las empresas.

Aunque la sorpresa quizá la tuve cuando comencé a colaborar puntualmente con Sara Lorenzo (a la que conocí en enero en la WordCamp Zaragoza 2018) con la que poco a poco hemos ido planteando un proyecto conjunto que espero que esté en marcha en breve y del que ya os iré contando más. Pero vamos, básicamente va a ser un proyecto en la línea de lo que he ido haciendo hasta ahora (consultorías de Internet) pero no solo enfocado desde el punto de vista tecnológico (SEO, WPO, Buenas Prácticas, Arquitectura de la Información, integración de APIs con WordPress, y en general todo lo relacionado con WordPress que las agencias no suelen tratar…) sino también desde un punto de vista de marketing (adquisición de clientes, analítica, performance de comercio electrónico y todo lo que tiene que ver con el marketing y la identidad digital…) de forma que podemos crear un sistema mucho más complementario para las empresas y agencias con las que trabajemos. Hemos comenzado, pero aún estamos acabando de perfilar los flecos. Sin duda un proyecto en el que quiero trabajar y mucho, ya no solo por lo emocionante y lo que disfruto con ello, sino también por poder compartir esa jornada laboral con otra persona, algo que hacía bastante tiempo que no hacía.

Y por otro lado otro proyecto más, aunque en este caso -se supone, que los inicios son difíciles y hay que arrimar el hombro- que haciendo de forma puntual pero con la vista puesta en el futuro, que es La Virgen Santa, una compañía focalizada en dar servicios de comercio electrónico a empresas de todos los niveles y tamaños (desde autónomos, artesanos, micropymes hasta medianas, grandes empresas y lo que se ponga por delante) principalmente gracias a WooCommerce. Lo interesante de este proyecto es que aunque la tecnología está ahí, es una cosa secundaria ya que para nosotros es un commodity y nos enfocamos principalmente en dar soluciones a todo lo que hay alrededor de la tienda, como son los métodos de pago, la logística, la adquisición de clientes; en definitiva todo lo que en realidad hace fracasar los sitios de comercio electrónico que conozco: su mala planificación pensando que es “lanzar la web y eso vende”. Obviamente mi principal parte (además del conocimiento que tengo con startups) será el de montar una infraestructura tecnológica impecable. Y estoy muy contento con ello porque vamos a montar una que lleva de serie sistemas de seguridad, hardening, firewall, anti-malware y todo lo habido y por haber para que la web en sí no sea el problema de que no funciona el sistema. Como además ofreceremos ayuda con todo lo que hay alrededor (analítica, logística, pagos, etcétera) ¿cómo no va a ser ese comercio electrónico un éxito? Además, tengo un equipo alrededor que vale mucho, y seguro que eso va a hacer que todo funcione.

Así que, ahora mismo, con este mes de agosto por delante, solo queda finalizar los pequeños detalles y ponerme manos a la obra de cara a ese mes de septiembre próximo que se acerca. Y si quieres comenzar a trabajar conmigo en cualquiera de los proyectos, no dudes en contactarme, que es tan simple como entrar en JavierCasares.com.

NOTA: Justo antes de publicar esta entrada es posible que todo o la mayoría de lo que he puesto cambie, puesto que me han ofrecido un puesto de Director de Operaciones en una compañía de Internet y es una interesante oportunidad. Eso sí, sea como sea, lo que queda claro es que en septiembre cambian las cosas.

Categorías Mis Cosas

Deja un comentario