Los millennials

Últimamente estoy muy centrado en hablar de tecnología en mi blog, pero la verdad es que hace tiempo que me rondaba hablar de los millennial y he encontrado una excusa para hacerlo gracias a Simon Sinek, quien estos días se ha llevado casi toda mi admiración al descubrir unos vídeos en los que básicamente es capaz de expresar de forma sencilla lo que yo llevo diciendo y pensando desde hace un tiempo.

Me considero una persona que está entre la Generación X y la Generación Y, es decir, no estoy ni en una ni en otra porque no me considero alguien de la “generación MTV” ni tampoco soy de los que están todo el día en “Instagram”, pero reconozco que ambas cosas me atraen.

Hace un año aproximadamente en algún sitio escuché el concepto viejenial y creo que es el punto en el que estoy. Me comporto como un milenial, pero por la calle me llaman “señor”.

Mis padres siempre han sido de esos que quieren lo mejor para sus hijos, y que la vida les vaya mejor que a ellos. La cosa les ha salido torcida, porque siempre han sido de los de “búscate un trabajo que te paguen una nómina, aunque sea baja, pero con la seguridad de que te portas bien y haces tu trabajo. Hace unos días hablando del asunto, llegamos a la conclusión de que sus esquemas se han torcido bastante. El hijo que tenía más capacidad de ser algo tipo funcionario les ha salido emprendedor y la que tenía que ser profesora les ha salido feliz con un trabajo que algunos podrían considerar de bajo nivel.

En mi familia la conectividad ha estado bastante metida en la cabeza desde siempre debido a mi. Desde el 97 que ando conectado casi al 100%, y eso ha hecho que mis hermanos, y posteriormente mis padres, asumieran la tecnología como algo normal. Seguramente mi hermana, que podría ser considerada milenial de los inicios no tiene los problemas que tienen muchos milenials gracias a eso, a que ha tenido desde siempre la tecnología a su alcance y he hecho que la aprovechasen como una herramienta y no como una necesidad. Internet está ahí, tiene información y ofrece servicios, no es una forma de vida (o mejor dicho, una necesidad en la vida).

Esto me lleva siempre a las discusiones con amigos y conocidos primerizos a los que siempre les lanzo una pregunta: ¿a qué edad vas a dejarle a tu hijo una tablet (para olvidarte de él y que te deje tranquilo) y a qué edad le darás un móvil para que lo lleve al colegio? Obviamente soy “un mal amigo” por dar una respuesta de la que estoy convencido: hasta los 14 años no han de tener dispositivos propios, aunque sí que desde los 8 les enseñaré a controlar la tecnología y a que no les controle a ellos.

Soy creador de contenidos en Internet desde el año 97 aunque he vivido en la red desde el 94. He visto de todo, desde Hotbot y Altavista, la creación de Google, cuando Amazon solo vendía libros… hasta la GDPR, una ley básicamente para proteger la privacidad de los datos en Internet, específicamente.

Lo más triste es que tenemos una sociedad mucho más conectada, con muchas más relaciones, pero más asocial. Hace un tiempo escuchaba en una entrevista a una psicóloga-sexóloga que decía que estamos en el momento de la historia del ser humano en el que hay más acceso al sexo y se practica menos sexo. Pues con las relaciones personales creo que estamos igual: tenemos centenares de amigos en Facebook, pero al final “amigos de verdad, no llegan a los dedos una mano”.

En el vídeo, Simon comenta una cosa muy interesante y es que al final, la responsabilidad de la gente joven hoy recae en las empresas, en los empresarios, en aquellos que realmente están mostrando hoy en día a los jóvenes la realidad de lo que hay.

Y aquí el vídeo de la entrevista. Os recomiendo escucharlo un par de veces, porque siempre aparece un pequeño detalle interesante que te lleva a decir: sí, lo que está diciendo, es lo que es.

Gracias a Miguel Ángel por el vídeo, la verdad es que es muy claro de muchas de las conversaciones que hemos tenido sobre la vida hoy en día.

Categorías Javier

Deja un comentario