Mi resumen de la PonteWordCamp 2018

Si te has perdido la WordCamp Pontevedra (aka PonteWordCamp) seguramente te has perdido una de las TOP 3 mejores WordCamp que se han producido en España en este año 2018.

A diferencia de otras ocasiones, he venido sin ningún prejuicio en cuanto a saber qué me iba a encontrar, aunque la intuición después de todo este año me decía que el resultado iba a estar, como mínimo bien. Simplemente ha sido de matrícula de honor.

En general estoy yendo solo a las WordCamp, aunque en cada ciudad me encuentro a los que ya considero amigos de profesión; en esta ocasión había liado en agosto a dos compañeros de La Virgen Santa, Miguel Ángel y Pablo. Para Miguel Ángel era su segunda WordCamp tras la anterior de Valencia. Para Pablo era la primera. También he de reconocer que cuando estoy en las WordCamp, “no conozco a nadie” y voy bastante a mi bola en cuanto en tanto me pongo a hablar con cualquiera y cualquiera me para para mantener una conversación, habitualmente, muy interesante.

El viernes me tuve que levantar a las 0330, un poco antes de lo habitual. El vuelo salía a las 0630 pero tenía que hacer de taxista previamente para recoger al equipo. A las 0630 salíamos camino a Santiago de Compostela, para llegar allí a las 0830, recoger el coche y salir de camino a Pontevedra. Aparcar y a las 1100 llegar al ático que había alquilado vía Airbnb. No soy muy apasionado de la plataforma, pero cuando voy en grupo me parece una opción interesante y he de reconocer que las vistas que teníamos me han gustado mucho, además de estar en un lugar que nos venía bien para todo. Sin duda ha sido una gran elección.

A las 1200 comenzaba la “ruta turística” por la ciudad. No había estado nunca en Pontevedra (sí por Galicia, hace muchísimos años) por lo que fue un placer contar con una guía del Ayuntamiento de Pontevedra que comenzó en la Casa de la Luz y que acabó allí mismo con unos manjares de la tierra (y digo bien, manjares, porque estaba impresionante). Por el camino Ibon se encontró con Paloma y Alicia que no estaban por allí para la Wordcamp sino en modo turistas y que, obviamente, han acabado participando de alguna u otra manera todo el fin de semana con la comunidad.

A eso de las 1500 nos fuimos a descansar, que al menos a mi me hacía mucha falta. Una hora de siesta para aguantar el resto de tarde y noche y de camino a la Meetup que se había organizado. No había pensado nunca en poner una Meetup previamente al evento y, sin duda, creo que es una buena elección sobre todo si se plantea desde el punto de vista de explicar experiencias personales relacionadas con WordPress o con emprender en general. Hay que reconocer que las historias que explicaron Maria José o Vanesa (esta la conocía más) o la de Fernando (que casi conocía por completo, aunque luego me descubrió que nuestra historia profesional tiene varios puntos en común en las mismas épocas).

Allí en la Meetup comenzamos a ver caras conocidas. No me atrevería a decir a todo el mundo porque seguro que me dejo, pero me hizo ilusión ver a Dani con el que he comenzado a colaborar en su podcast de WordPress desde Zero y al que no había visto en bastante tiempo. Allí también me reencontré con Jaime, con los “sospechosos habituales” a los que había visto la semana pasada en la WordCamp Valencia (los Fernandos, Ana…) o también reencontrarme con José Ramón, Jonatan y, en fin, como digo es que me voy a dejar a una decena de personas.

De ahí salimos al MoMA, donde al día siguiente también se realizaría el after-party. Un par de refrescos, mucha conversación, muchas anécdotas, muchas presentaciones, gente nueva y gente no tan nueva. A las 2130 camino a la cena de ponentes, patrocinadores y organización donde retomé la reunión con el resto de los que teníamos que estar. Al sentarnos en una de las dos mesas, con Mau coincidimos y decidimos que en la WordCamp Sevilla habíamos hablado suficiente como para volver a mantener conversaciones juntos, así que nos alejamos unas cuantas sillas para “rellenar” con personas que podrían ser desconocidas para nosotros. Al final, en mi caso, acabé con Ana delante, Dani a un lado y nos pasamos la noche hablando. Con Dani aprovechamos para que me pusiera al día sobre lo que va a ocurrir a partir de ese episodio 100 y recuerdo en especial una conversación de tantas en la que estuvimos comentando sobre la rentabilidad de ir a las WordCamp como asistentes, como ponentes, como organización o como voluntario. Me reservo las conclusiones porque creo que cada uno tiene unas expectativas de qué espera en ello y qué acaba consiguiendo. Además, obviamente, salieron temas de seguridad, de privacidad y de mi recorrido por todas las WordCamp de este año, además de explicar un poco sobre el estado de la WordCamp Barcelona que se acerca peligrosamente y de la futura WordCamp Granada en la que quiero hacer una charla muy distinta a las habituales tan… serias (o formales)… que puedo hacer. Quiero que sea una ida de olla (como ya hablé con los granainos cuando estuve con ellos este verano.

El sábado por la mañana me levanté con pocas energías. Había sido un día anterior muy costoso, en términos energéticos, por lo que tuve que pedir un Red Bull para ver si, al menos, me despertaba. La revisión matutina de los sitios a los que hacemos mantenimientos me hizo descubrir que habíamos pasado de la 3.8 a la 3.9 de Gutenberg, lo que acabó generando un tweet a Vidania, en plan graciosillo, diciéndole si tenía que hacer cambios en su presentación (ya que hablaba del nuevo sistema de edición de WordPress pocas horas después). Cuando llegué al evento, hablé con él y estaba un poco mosqueado con la nueva filosofía de WordPress de lanzar actualizaciones los viernes por la tarde-noche.

Y llegó la hora de la verdad. Fuimos caminando a la Facultad de Ciencias de la Comunicación, un lugar que me pareció el perfecto para una WordCamp, el lugar donde crecen los futuros responsables de contenidos del gestor. Una vez más, saludos, según iban llegando, a todos aquellos que no había visto el día anterior. Además, la llegada fue triunfal porque teníamos café calentito, croissants y algunas pastas y algod e fruta que ayudó a tomar esa energía que aún me faltaba. Eso sí, una vez más, comida, comida y comida. Lo de las WordCamp y la comida está empezando a irse de las manos…

Como inciso, una de las cosas que nos comentaron la noche anterior en la cena fue que iba a haber una especie de concurso con unas cartas y que los ponentes teníamos algo que aportar. Se han creado unas barajas de cartas con los ponentes, patrocinadores, cartas negativas y multiplicadores que permitían crear una baraja completa de la WordCamp. De las 56 cartas me he quedado sin 9 (todas de ponentes) a los que voy a intentar contactar para conseguirlas. Por suerte pude conseguir los multiplicadores al final del día, algunos de los cuales solo tiene 5 copias, por lo que me siento muy satisfecho de haber conseguido todo con algo de esfuerzo.

Tras todo, comenzó la presentación y posteriormente Ibon dio una charla explicando su historia en la comunidad y con muchísima participación con el público. Porque lo conozco, pero sino diría que no había hecho ninguna presentación y quería que el público trabajase por él. Tuve la oportunidad de intervenir para animar a todos los que no habían asistido a un Contributor Day a venir al día siguiente. Por cierto, el 90% de los asistentes era la primera vez que asistía a una WordCamp, algo que me alegra y me sorprende y que significa que se ha hecho un gran trabajo con la comunicación del evento en la ciudad y en la zona, porque venía gente de toda Galicia.

Tras la charla de Ibon comenzó el sube y baja de escaleras en el evento (sin duda algo de lo que se ha hablado mucho) y me fui a ver a Ana. Una vez más volvió a retomar su zona de confort para hablar de tipografía, que creo que es por lo que la mayoría la tenemos siempre presente. Nos dio algunas explicaciones de distintos tipografías y su aplicación que harán que tenga que volver a ver la presentación en WordPress.tv o al menos descargar su presentación para acabar de recordar algunos elementos que se me quedaron en el tintero.

En la misma sala, me quedé a ver a Jaime que iba a hablar de temas de dinero, algo de lo que creo que se habla poco. He de reconocer que no explicó nada que no tuviera conocimiento pero siempre es interesante cómo alguien a quién conoces y aprecias te explica su experiencia personal y menciona a otros compañeros de los que ha aprendido en ocasiones previas.

Tras el primer parón de café aproveché en descansar y estuve durante los siguientes minutos hablando con dinahosting ya que tenemos un cliente común y estuve planteándoles una situación algo más compleja de lo habitual. Como siempre encantadores, me plantearon algunas posibles soluciones que me tocará repensar esta semana.

Al rato entré a ver a Mau porque me interesaba mucho el tema que iba a tratar, el de los hooks. No todo el mundo conoce este sistema en el que puedes hackear tanto WordPress como muchos plugins, y además le dio un toque muy divertido hablando de The Big Bang Theory y explicando de una forma muy visual y amena todo esto que es un poco técnico. Sin duda esta introducción es muy recomendable a cualquiera que necesite hacer retoques sobre el sistema sin tener que re programar un plugin de un tercero.

Antes de la comida tocó ver a Vidania volver a hablar de Gutenberg. Lo ví la semana pasada en Valencia pero como sabía que tenía algunos cambios que iba a explicar (además de que lo había chinchado por la mañana con la actualización) sabía que le tocaría hacer cambios de última hora. Sin duda hay que estar al día con esto de Gutenberg porque se va acercando poco a poco el lanzamiento integrado en el núcleo del sistema y aún hay gente que no le acaba de tomar el punto.

Gutenberg es la comidilla de las últimas WordCamp. Foto.

A la hora de la comida estaba volviendo a perder energías y algo intranquilo porque no quería que eso afectase a mi presentación un par de horas después. La comida estaba muy bien (como ya he dicho, vamos a tener que hablar seriamente del tema de la comida, porque se nos está yendo de las manos).

Decidí irme a ver la charla de Fernando sobre seguridad. En esta ocasión como yo opté por salirme de mi temática creo que le tocó a él la charla que no tenía como más prioritaria, aunque me alegro de que lo hiciera porque me sirvió para plantear enfoques distintos cuando retome las temáticas de seguridad. Habló mucho de OWASP, algo que me gusta ya que nosotros aplicamos la mayoría de estas reglas en los clientes que tenemos alojados en nuestro alojamiento.

Una charla que me sorprendió mucho fue la de Bárbara, que vino a hablar de temas legales y jurídicos. Ya dejó claro que es bastante rebelde y que lo de la RGPD no iba a ser el tema central, lo que despertó aún más mi curiosidad. AL final explicó muchos detalles sobre la relación con clientes que básicamente confirman que la forma de trabajar que tengo con los míos es la correcta, aunque me sirvió también para plantear algunas mejoras en un futuro no muy lejano en algunos proyectos propios.

Y llegó mi momento. Me tocaba hablar de plugins de WooCommerce, un tema que no es precisamente de lo que suelo hablar o tratar, aunque suelo utilizar algunos (por no decir muchos) de los que hablé y presenté. Estaba un poco intranquilo porque, como ya he comentado alguna vez, me preparo las presentaciones, pero no las ensayo y, en esta ocasión, había pasado de las 35 diapositivas a 59, lo que era un riesgo en una presentación de 20 minutos. Justo antes le comenté a la chica que llevaba el sistema de avisos de tiempo (faltan 10, 5, 3 1, 0 o -1 minutos) que en todo el año he clavado los tiempos y que me había prometido que lo iba a volver a hacer. Comencé preguntando al público lo que me hizo perder un par de minutos pero quería establecer las bases de qué sí y qué no iba a tratar. Comencé y ahí está la charla ya en WordPress.tv, vosotros podéis juzgar. Eso sí, una vez más me felicitaron por clavar los 20 minutos de reloj.

En plena presentación de la PonteWordCamp. Foto.

La parte de preguntas fue breve, me tocó responder un par de ellas… alguna enfocada a temas de seguridad pero que dejé para después, para la hora del café aunque hice una breve reseña de qué se tendría que hacer en los casos de trabajar con WooCommerce y tiendas en línea. Al acabar todo el mundo se fue a la zona del café para hacer un descanso y me quedé comentando la jugada con un par de personas. Una de ellos me preguntó sobre cómo vender imágenes, que generó una conversación muy interesante sobre el uso de [shorcodes] en WooCommerce. A partir de ahí el asalto a mi persona fue continuo y he de agradecerlo porque no espero menos de los asistentes. Si puedes aprovechar a consultar algo a un ponente es el día perfecto para hacerlo (además del Contributor Day).

A partir de ahí me relajé y me perdí la siguiente ronda de charlas. Necesitaba descansar un poco y me quedé dando vueltas y hablando con los patrocinadores. Ya me había dado una ronda por la mañana para saludar al equipo de dinahosting, Siteground, Raiola y Yith. Con algunos de ellos aproveché la conversación para tratar temas de la WordCamp Barcelona, ya que también son patrocinadores y teníamos que cerrar flecos.

Tras ese momento breve de desconexión me bajé al auditorio y estuve hablando un rato con Rocío a la que siempre es de agradecer por las WordCamp y a la que expliqué mi propuesta de charla de Granada y con la que estuvimos riendo un rato. La charla es sobre WP-CLI (aunque va a ser visualmente muy distinta a lo que creo que estamos habituados y va a ser sin presentación, toda “en directo”) y estuvimos comentando que hacen falta más charlas iniciales de CLI en España. Estoy de acuerdo aunque habrá que encontrar una forma amena de hacerlo ya que “enseñar una cosa en una pantalla negra con comandos rara” no sé si es lo más atractivo del mundo.

Última charla por parte de Sara de Yith sobre atención al cliente que me pareció muy interesante (algo que tampoco se había tratado en ninguna otra WordCamp) y que tiene que ver muy mucho con el comercio electrónico, elemento que ha tenido mucho peso a lo largo de toda la WordCamp.

De la despedida me quedo con algo que no había apreciado hasta ese momento y es la cantidad tan grande de “camisetas verdes” que había en todo el evento. Estos camisetas verdes han sido los voluntarios que llevaban una camiseta con “sus alas de ángel” en la espalda y que han estado completamente atentos a todo lo que hacía falta durante el evento y que han hecho que haya ido todo muy suave y ligero. Y como digo, me sorprendió porque la organización del evento ha sido de 9 personas y unos 15 voluntarios. Sin duda, en un primer repaso inicial de todo el año, las WordCamp en las que hay más equipo organizador y, de lejos, más voluntarios son las que han funcionado mejor, lo que significa que si quieres una WordCamp exitosa te has de rodear de un buen equipo en el que confiar casi ciegamente.

Al acabar el día de sesiones comenzaba la parte mucho más informal. Pero antes de ir al after-party nos esperaba pulpo a la gallega. IN CRE I BLE. No puedo decir nada más. Mientras, conversaciones interminables tanto dentro de la Universidad como en el exterior… total, que el evento acabó a las 1930 y no nos fuimos hasta las 2130. Estoy dudando en si poner una foto del pulpo o no, pero voy a dar mucha rabia y sí que lo voy a hacer.

El pulpo, tan esperado. Foto.

La noche continuó al llegar a las 2225 al MoMA, el lugar del after-party, aunque Miguel Ángel, Pablo y yo decidimos que como no estamos suficientemente gordos, nos tocaba picar algo en el restaurante de delante. Unos montaditos y una tortilla de patatas (que estaba brutal) hicieron de cojín para la bebida que podría llegar posteriormente. Y es que allí delante me pasé como un par de horas hablando con parte de la delegación canaria con Paloma y Alicia, que me están (y siguieron al día siguiente) convenciendo de que siga mi periplo por las WordCamp y vaya a la próxima WordCamp Las Palmas de Gran Canaria que ya se está preparando. Aún no lo he decidido (hasta que no pase la WordCamp Barcelona en dos semanas no quiero tomar más decisiones en mi vida pero como me lo han vendido tan bien quizá acabe sacrificando (con mucho dolor) Zaragoza por ir a las islas y ¡no descarto que acabe yendo a las dos!

Sin que fuera muy tarde, tocaba dormir que quería estar muy fresco para el Contributor Day a la mañana siguiente. tenía especial interés en él ya que en Barcelona soy el responsable (casi diría único y final) del mismo. Quiero que salga todo perfecto y estuve muy atento a todo lo que se planteaba allí. Al llegar estuvimos esperando unos minutos, que dieron pie a seguir con las conversaciones de la noche anterior, y obvia,mente hubo café y un poco de desayuno. El chute que todo el mundo necesitaba para despertar. Al principio parecía (y hubo comentarios) de que éramos pocos, pero a las 1115 cuando entramos en el Aula 1 aquello era un no parar… ¡80 personas! que fueron creciendo a lo largo de la mañana hasta 90. Estoy muy orgulloso de la comunidad que tenemos, y además el 80% de los asistentes nunca habían asistido a ninguna otra.

Se hizo una breve explicación de cómo crearse una cuenta de WordPress.org y con tu usuario, cómo comenzar a entrar en el Slack de la Comunidad WordPress de España. A partir de ahí se creó el grupo de Diseño (liderado por Ana), el de Soporte y Traducciones (liderado por Fernando), el de WordPress.tv (liderado por Mauricio) y la de Comunidad (liderada por Rocío). Yo aproveché un rato en esconderme (que no sirvió de mucho) para preparar una pequeña presentación sobre el otro gran cambio de WordPress 5.0 y que tiene que ver con el soporte a las versiones de PHP y cómo se desarrollan los plugins. Básicamente si alguien está interesado, recomiendo instalar los plugins Health Check & Troubleshooting y PHP Compatibility Checker, al menos hasta que salga la versión 4.9.9. Pero eso era para después de la comida, de las pizzas, las interminables pizzas. Estuve allí colaborando como si de un voluntario más se tratase, repartiendo las pizzas a lo Mario Bros.

Al acabar también pedí montar en la mesa de Comunidad una continuación de la misma en plan “Mesa de Organizadores”, algo que ya había hecho en Bilbao, Irun, Sevilla y Valencia. Rocío sabe vender muy bien qué es la Comunidad y yo sé vender muy bien cómo montar los eventos alrededor de ella, así que ahí estábamos hablando (casi a modo de entrevista por mi parte) sobre cómo había ido la WordCamp Pontevedra, y cómo se presentaban la de Barcelona y Las Palmas de Gran canaria.

Tras las despedidas, que como siempre nunca sabes cuándo empiezan y cuándo acaban, con algún que otro “hasta mañana”, hasta dentro de “dos semanas”, hasta dentro de “un mes” y otros “hasta Granada” creo que se resumen todo. A partir de ahí coger de nuevo el coche y dirección a Santiago donde quedamos con las chicas de las islas que volvían en un vuelo más o menos a la misma hora que nosotros volvíamos a Barcelona. Así que hicimos parada en la Catedral y luego estuvimos charlando un buen rato sobre cómo había ido el fin de semana y cómo estaba la Comunidad. ya sabéis que aunque estoy muy abierto a las decisiones que se toman, soy muy crítico con algunos detalles que ni siendo organizador en Barcelona consigo cambiar (algún día sé que lo conseguiré, poco a poco), lo que generó un pequeño debate muy interesante. Solo por esa conversación se ganó puntos el bajar una vez más a las islas.

Como os habréis dado cuenta no he hablado prácticamente de Juan Hernando (vamos, he intentado evitar mencionarlo), CiudadanoB, y es que quiero dedicarle un apartado especial para felicitarlo personalmente y en público por el gran trabajo que ha hecho. Y es que muchos hemos pasado por el trabajo de organizar una WordCamp, saber lo que te consume, descubrir la importancia en confiar en tus voluntarios y detectar cómo los ponentes son de gran ayuda en muchos momentos en los que puedes perder el control (la mayor parte de veces cuando hay fallos técnicos y estás allí, entre el ponente y el tema a solucionar).

Como le he comentado en privado y hago extensible, mis felicitaciones por el gran trabajo realizado, lo mismo que le dije y agradezco a Pablo Moratinos y seguramente me pasará lo mismo con Fran Torres cuando le llegue el turno a Granada. Este año sin duda sois y vais a ser los 3 ejemplos a seguir: el esfuerzo, la dedicación, la voluntad que le estáis dando al proyecto en lugares que no son Barcelona o Madrid (donde la problemática es otra y donde nunca podremos brillar de la misma forma) es simplemente excepcional, y es que sois personas excepcionales, sois buenas personas que quieren ayudar a los demás en un mundo en el que es a veces difícil encontrar ese “sin pedir nada a cambio”. De nuevo: ¡FELICIDADES!

Y para acabar dejo un par de enlaces a modo de resumen:

Categorías WordPress

3 comentarios en “Mi resumen de la PonteWordCamp 2018”

  1. Javier, muchas gracias por tu visita y tu resumen.

    Me alegra que te vayas con tan buena impresión y con ideas nuevas, ha sido un trabajo complicado justamente porque queríamos hacer cuadrar muchas actividades y eso requiere tiempo.

    Efectivamente la comida parece que se nos va de las manos, pero está controlado. Es una cuestión de idiosincracia, para nosotros la comida no es sólo para alimentarse, es nuestra manera de socializar y parte de nuestra cultura de hospitalidad. Recuerda el dicho: “Pontevedra e boa vila, da de beber a quen pasa”.

    Te felicito por tener las cartas multiplicadoras, sin querer resolviste un misterio… ¿Donde estarán las cinco cartas?. Ya los tenemos identificados y es fantástico que estén no solo en la zona, sino que se den un paseo por otros sitios, ese juego me parece que fue una excelente idea porque anima a acercarse a un ponente y romper el hielo.

    Saludos y nos vemos en la próxima.

    José Luis

  2. Hola Javi, lo primero muchas gracias por compartir tu experiencia en Pontevedra y ayudarnos a los que no pudimos ir a hacernos una (pequeña) idea de lo que fue.
    Y lo segundo, gracias por tu reconocimiento personal que me llega muy al corazón. Solo por saber que la gente se va feliz de estos eventos ya merece mucho la pena el esfuerzo :-)

    Un abrazo.

  3. Muchas gracias Javi por tus palabras, tanto a nivel particular como sobre todo hacia el evento. En estos momentos las WordCamps ‘nuevas’ tenemos que tener siempre presente dos cosas: el hacer grande nuestra comunidad local, involucrar a gente nueva, mostrarles de qué va todo esto, que lo pasen bien y animarles a seguir por este camino; y que los ya ‘veteranos’ de la comunidad se lo pasen en grande, conozcan sitios nuevos y, sí, por qué no decirlo, coman bien ;) Me alegra mucho leer que nuestra idea se ha plasmado en el evento y ha merecido la pena el cruzar el país de punta a punta. ¡Nos vemos en Granada!

Deja un comentario