Reset profesional

Mi día a día profesional de los últimos 15 años ha sido muy movido. En 2001 comencé a programar en PHP algunas webs (principalmente porque estaba harto de tener que replicar menús HTML y cambiarlos, y los “include” fueron la solución), y eso hizo el despuntar del desarrollo web que había comenzado en 1997. En 2003 tuve un trabajo que no olvidaré nunca, el de socorrista acuático (en playas), que era una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida tras un año sabático, y tras eso comenzó mi recorrido digital en ITnet. Allí comencé OJObuscador, que acabó convirtiéndose en una empresa (mi primera empresa), y a partir de ahí, emprendedor siempre.

Hace 10 años OJO no acabó muy bien con mis primeros socios, y posteriormente hubo cambios y entraron otros. Tras eso muchos otros proyectos (Ethek, TuManitas…) y un viaje a Estados Unidos que me hizo entender Internet de otra manera mucho más global y darme cuenta de que había que hacer las cosas de forma diferente. Como ya expliqué en su momento, arruinarse está bien visto en algunos lugares, y hay que complementarlo con la vida personal del emprendedor.

Hace algo más de 4 años comenzó la historia de Geenapp, seguramente el proyecto del que estoy más orgulloso de haber creado desde cero, seguido de TuManitas. Aunque hace ya casi 10 meses que no estoy en el día a día en él y hoy finaliza mi colaboración en él, saliendo por completo de la compañía. Desde octubre que no estoy el proyecto ha cambiado muchísimo, y aunque hace unos meses podría haber tenido la posibilidad de volver a él e incluso tratar de liderarlo, no tenía ningún sentido cuando todo el equipo había cambiado y ese proyecto había dejado de ser parte de mi.

Estos últimos meses me he dedicado parcialmente a las empresas participadas en las que estoy a trabés de Keep It Simple Lab, tras la salida de trip4real (adquirida por Airbnb) han llegado proyectos como stayforlong o MAM Originals y principalmente seguir con BoatBureau, que justo hace unos días ha conseguido una ronda de inversión.

Con la salida de Geenapp ahora comienza una etapa. Seguramente estos primeros meses (y hasta finales de 2017) volveré a hacer consultoría SEO y WPO, algo que he ido siguiendo de cerca y ejerciendo a nivel personal con algunos proyectos, pero no de cara a fuera, y principalmente con otros elementos que he ido aprendiendo, cosas tan sencillas más tirando a sistemas, APIs y similares. De forma informal he lanzado en Home Null para dar soporte a estos temas.

¿Qué es lo que voy a hacer a partir de ahora? La verdad es que no lo sé. Mi círculo más cercano me insiste en que emprenda con algún proyecto, pero ahora mismo no me veo con la energía suficiente para hacerlo. Para emprender hay que estar al 100% y requiere de muchas horas al día, y ahora mismo no me veo con las capacidades necesarias para ello. También me preguntan qué sé hacer, algo difícil de contestar. A estas alturas no me veo programando (aunque lo hago de forma puntual con proyectos que me motivan o tienen un punto interesante), y quizá sí que me veo dirigiendo algún proyecto, aunque más enfocado a producto que a tecnología. Hace un par de años que hice el Máster en Mobile Business y me abrió los ojos para dejar ligeramente de lado la parte tecnológica a la que me he dedicado estos últimos años, para volver a la parte más de marketing y producto (sobre todo esta última).

Con el paso del tiempo, y exceptuando algunos temas concretos en los que creo que sigo teniendo buenos conocimientos, he conseguido un nivel horizontal entre tecnología, producto, analítica y negocio que hace que me sienta a gusto en todos los ámbitos pero sin querer dedicarme a sólo uno de ellos. Prefiero ser multidisciplinar. Y eso se demuestra con mis proyectitos chorra como el del apoyo a las licencias EUPL o la base de datos de Códigos Postales.

Aprovechando que el 31 de agosto es “fin de año” 😉 (como todos ya sabéis) voy a aprovechar para hacer un reset profesional y comenzar a meterme en algún tema, ya sea conocido o desconocido.

Proveedores SMTP

Gestionar correo es quizá una de las cosas de Internet más desagradecidas debido al spam y a la dificultad de mantener una limpieza si envías muchos correos. Y es que cuando hablamos de correo siempre hemos de hablar de tres tipos de correo: el corporativo, el de servidor y el de boletines.

Hasta hace un tiempo siempre decía que lo ideal era separar estos tres correos separados, incluso en dominios distintos, aunque con las medidas que se han ido aplicando en estos últimos tiempos ya no haría falta hacerlo. Aún así, hay que tener presente que si mandas poco o mucho correo, el envío ha de hacerse correctamente.

Para comenzar hay que diferenciar el correo de entrada del de salida, es decir, el POP / IMAP -entradas MX en las DNS– de la salida de correo con el SMTP -entradas SPF, DKIM y DMARC-. Teniendo en cuenta esto, hay que trabajar de forma separada para cada uno de ellos.

Normalmente, para la entrada y gestión de correo hay dos grandes opciones: gestionarte tú mismo el correo en tu propio servidor (teniendo en cuenta la carga de trabajo que puede sufrir, la cantidad de usuarios, el anti-spam…) o externalizarlo en un servidio del estilo GSuite, Office365, Yandex.Mail, etcétera.

Pero para la salida de correo (para el corporativo, suele usarse el mismo que te proporciona el servidor de entrada) la cosa cambia, sobre todo si envías correo desde tus servidores a tus clientes o usuarios, o si envías boletines. En estos casos aunque en algunos casos se puede usar el mismo sistema de correo que el corporativo, hay que tener presente que si mandas mucho correo, te puedes bloquear tu cuenta. Para eso existen los servidores SMTO de salida externalizados.

Como el objetivo es enviar correo a través de máquinas externas, voy a focalizarme simplemente en un elemento: el precio. hago esto porque al final todos estos sistemas te permiten enviar correos con la configuración de un usuario, contraseña, servidor (hostname) y puerto.

GRATIS30001000025000100000300000
Activetrail0/total79,00139,00
Amazon SES0/total0,301,002,5010,0030,00
AuthMailer0/total3,323,326,6612,5012,50
Elastic Email150000/mes0,000,000,000,0016,00
InboxRoad0/total1,053,508,7535,00105,00
MailGun10000/mes0,000,007,5045,00145,00
MailJet6000/total7,507,507,5075,00165,00
Mandrill0/total20,0020,0020,0080,00240,00
MNB0/total30,0060,00115,00175,00
Pepipost25000/mes0,000,000,0015,0055,00
PostmarkApp25000/total0,451,503,7515,0037,50
Sarv0/total6,926,926,9217,5045,00
SendGrid40000/total10,0010,0010,0020,00170,00
SendInBlue9000/mes0,006,006,0029,00
SendPulse12000/mes8,008,008,0070,00160,00
SMTP.com0/total15,0015,0070,00160,00500,00
SMTP2GO1000/mes14,0014,0069,0069,00199,00
SocketLabs2000/mes15,0039,0079,00250,00450,00
SparkPost100000/mes0,000,000,000,00199,00
SwipeMail0/total20,0020,0020,0020,0020,00
Tipimail10000/mes0,000,0039,0079,00279,00
TurboSMTP6000/mes9,009,009,0070,00190,00

NOTAS:
– Los precios son aproximados en euros (cambios USD/EUR, etc…)
– Pueden depender del servicio elegido. Habitualmente se elige el menor posible para el caso.

Tras ver la tabla, obviamente la primera elección es clara: Elastic Email; es la que ofrece una mayor cantidad de mensajes de correo gratuitos, y cuando te pasas del límite los precios son muy bajos.

A partir de aquí hay que plantearse opciones, como por ejemplo si llegas a los 100.000 correos mensuales (unos 3.000 correos/día) o si te pasas de ahí. En este caso las opciones podrían ampliarse:

En el caso de enviar menos de 100.000 correos al mes tenemos la opción de SparkPost, de SendGrid, de PostmarkApp y de Amazon SES.

A partir de esta cifra, o de tener mucho volumen la cosa cambia. Sin duda, la mejor opción sigue siendo Elastic Email, aunque tenemos los de Amazon SESo el de SwipeMail, que ofrece un servicio ilimitado de mensajes con una tarifa plana.

Y como siempre, si tienes alguna duda en cómo configurar el correo (ya que no es sólo darse de alta y enviarlo), sino que hay que hacer varias configuraciones para asegurarse de que el correo está certificado y no hay suplantaciones, no dudes en escribirme.

ads.txt como anti-fraude en la publicidad digital

La publicidad programática es la última forma de poder gestionar tus anuncios a nivel mundial de la forma más rápida, pero ¿es posible tener control de dónde aparecen los anuncios? La respuesta es sí, gracias al nuevo estándar propuesto por la IAB en el que se plantea poner una serie de filtros a los sistemas publicitarios decentes.

Para ello, y usando una base similar a la del robots.txt, el sistema de ads.txt también trata de ser un fichero de texto que se encontrará en la carpeta raíz del hostname de la dirección donde llegan los anuncios y que permitiría que las plataformas publicitarias confién en la existencia de dicho control.

La versión 1.0 del sistema ads.txt ya está disponible y básicamente trata de ser un fichero de texto con una serie de reglas, parecido a esto:

#<dominio>, <IDcuenta>, <FormaPago>, <TAG>
dominio1.com, 12345, DIRECT, ABC123
dominio2.com, 45367, DIRECT
dominio3.com, 89012, RESELLER

El fichero ads.txt deberá estar codificado con un MIME Type “text/plain” y en “UTF-8” [Content-Type: text/plain; charset=utf-8], devolviendo un código 200 OK (no se permiten redirecciones). En caso de no encontrar el fichero, el sistema asumirá que no existen limitaciones y por tanto seguirá haciendo lo que deba.

Los campos estarán separados por comas (,) y serán los siguientes:

  1. Dominio de la plataforma publicitaria: Es obligatorio y la plataforma publicitaria debería decir qué dominio es.
  2. Cuenta del publisher: El identificador del publisher en esa plataforma.
  3. Tipo de relación: Si la publicidad que se utiliza es directa o de reventa. para eso se usarán los valores DIRECT | RESELLER.
  4. Authority ID: El identificador del Trustworthy Accountability Group, si se tuviera.

Así que, aunque todavía nadie ha dicho que lo está implementando, siendo una petición formal de la IAB, es probable que en los próximos meses comencemos a ver sistemas publicitarios que lo implementan para verificar la veracidad de los anuncios y también evitar el fraude en la reventa y otros servicios que nunca has contratado.

Máster en Mobile Business

Hace un par de años recibí un correo de La Salle (Barcelona) en la que se decía que iban a hacer unas charlas sobre un máster relacionado con móvil. En ese momento estaba en Geenapp y me planteé ver de qué iba, así que me planté allí sin saber muy bien. Cuando llegué hice un pequeño test y al salir me encontré con otra gente de universidad que, obviamente, me conocían al haber sido probe en algunos otros postgrados y másters, además de haber sido director del Postgrado de Web Analytics años atrás.

Y allí estaba yo, planteándome si hacer un máster sobre temas de negocio móvil. Finalmente me mandaron las condiciones y acepté cursarlo. Cuando se lo decía a mi entorno me preguntaban que “qué clases iba a dar”, lo que me hizo plantearme si había decidido correctamente dedicándome yo al sector. La respuesta es sí, fue una gran decisión.

A lo largo del curso aprendí bastantes cosas distintas de las que ya sabía algo, pero que es muy distinto tener que ser autodidacta a que te vengan profes a contártelo. Y aquí tienes una de las mejores cosas del Máster en Mobile Business: los profes. Y es qjue en muchos casos los profes de los másters son profes de la universidad, que sí, que saben un montón, pero hay temas en concreto que es mejor que te los explique alguien que se rompe la cabeza cada día en la empresa privada. Y quizá ese sea uno de los secretos de este curso en el que han venido profesores de todos los sitios y con un curriculum impecable. Algunos de ellos incluso eran compañeros de profesión con los que ya trabajaba o colaboraba de alguna manera.

Por otro lado están los compañeros, otro de los grandes secretos del máster, y es que Emili (el responsable del máster) tiene mucha delicadeza y claridad a la hora de elegir a los alumnos, porque no, no todo el mundo consigue estar en el máster. Y si eres uno de los elegido es seguramente porque vas a cuadrar mucho con el resto. Sinduda mis compañeros se han convertido en una pequeña familia a la que acudir en muchos momentos, buenos y malos, y que me han apoyado mucho durante un año duro profesionalmente para mi. Además, el hecho de que cada uno vengamos de un sitio distinto, haya gente de negocio que no sabe de tecnología, haya gente de tecnología que no sabe de negocio y en general, perfiles muy distintos hacen que las clases sean muy fluidas y “muy preguntonas” (tanto que a veces los profesores no tienen tiempo de acabar sus presentaciones, que acaban derivando a temas muchísimo más interesantes que la teoría).

Este curso he tenido la gran suerte de pasar de ser alumno a profesor. Sé que Emili tenía cierto reparo (los que me conocéis sabéis que en las charlas suy bastante porculero, y en clase no iba a ser menos) y yo también lo tenía, porque es una gran responsabilidad, pero parece que de la clase original, el haber acabado haciendo tres dice bastante del asunto. e podido hablar de prácticamente todo: analítica móvil, medición, atribución, ASO, publicidad (tanto publisher como anunciante) y una charla de datos (que fue algo que heché en falta en mi curso). Incluso, uno de los días llegué a clase y pude improvisar una hora y media hablando de branding (y marcas, y dominios), arquitectura de la información, y un poco de márketing online más genérico. El hecho de haber podido improvisar media clase con lo que querían los alumnos creo que es un reflejo de en general todos los profesores que se adaptan a lo que los alumnos quieren, a su nivel y a lo que necesitan (obviamente, dentro de unos límites). Seguramente estoe s lo que ha hecho que el Máster en Mobile Business sea el máster mejor valorado de La Salle según sus alumnos. Y no le quito razón, porque yo también lo pienso, tanto como alumno como profesor.

Si quieres saber un poco más, puedes descargarte el “panfleto” informativo, aunque si tienes dudas no dudes en escribirme.

Base de Datos de Códigos Postales de España

Se supone que Correos es una empresa con participación pública (y viene de ser una empresa completamente pública) pero eso parece que no ayuda a que sus datos sean considerables como abiertos. Esto hace que algo tan absurdo como la base de datos de Códigos Postales y calles no esté disponible de forma simple abierta y gratuita, como debería. Es por esto que hace unos años hice un primer acercamiento a tener una base de datos de códigos postales, aunque aquella vez fue hecha de forma manual.

En esta ocasión he estado rebuscando por la red de redes y gracias a varias fuentes de datos que tenían información suelta, y también gracias al portal de datos.gob.es donde hay algunos elementos del INE, he conseguido hacer un megamix de información y poder crear una base de datos en SQL relacional de provincias, poblaciones (municipios) y códigos postales.

El portal lo he lanzado en postal.cat y aunque la web está en catalán, el contenido está en las lenguas oficiales, ya que las poblaciones han de estar así. Allí encontrarás los ficheros en formato CSV, Excel y SQL, dependiendo de lo que quieras hacer.

Además, es probable que haya una siguiente actualización en la que se incluya el callejero, de forma que en las grandes ciudades donde hay más d eun código portal por municipio, se podría buscar la calle y así saber cuál es el código portal correcto que tiene. De todas formas, esto es algo que ya llegará.

La odisea de tener datos móviles fuera de Europa

Viajar a Estados Unidos es algo de conocido por muchos que me gusta hacer de tanto en tanto, principalmente a Miami donde tuve la oportunidad de vivir medio año y que me abrió los ojos en muchos sentidos. En aquella época directamente me pillé una línea de (creo recordar) T-Mobile por lo que tenía mi número de US. En mis siguientes visitas ha sido bastante fracaso el asunto, ya que he intentado comprar algún SIM allí mismo, de prepago, pero o porque mi teléfono no lo soportaba o por cualquier razón no acababa de funcionar.

Con el paso del tiempo esto ha cambiado y existen muchas empresas que han lanzado sus sistemas de SIM prepago enfocadas a datos, y voy a comentar algunas de ellas, siempre desde el planteamiento de alguien que vive en la UE y se va a US, y con una cifra de datos de 1 GB (que creo que es bastante aceptable para 1 semana fuera de la eurozona).

Primeras opciones:

  • Flexiroam: Tienen un SIM que compras por 30 dólares e incluye 1 GB de datos, que has de consumir en 3 meses. A partir de ahí puedes recargar otro giga por 30 dólares que te durará otros 90 días.
  • WorldSIM: Aunque su foco es el de pago-por-uso, tienen un paquete para América (US y PR) que te da 1 GB durante 30 días por 54 dólares.
  • GO-SIM: Este pack para Estados Unidos te ofrece 1 GB durante 30 días por 49 dólares.
  • GigSky: Por 50 dólares durante 30 días tienes 1 GB de datos.

Más opciones:

  • T-Mobile Tourist plan: Es una opción interesante en la que durante 21 días tienes un SIM funciona para todo (llamadas, sms, datos…). Incluye 2 GB de datos, 1000 minutos a US por unos 30 dólares. A las 3 semanas el SIM “se autodestruye”.

La decisión:

Finalmente mi decisión ha sido la de utilizar el servicio de AlwaysOnlineWireless. Para comenzar compras el SIM (con envío incluido) por 15 dólares. Una vez lo tienes, lo activas y eliges uno de los planes que quieras utilizar, que siguiendo con la línea que llevaba, sería el de 1 GB durante 15 días por 8 dólares (o 3 GB por 23 dólares). No sé si será el mejor servicio, pero es el que cuadra más con mis necesidades, una SIM extra (mi teléfono tiene 2 slot de nanoSIM, así que me va perfecto) que usar cuando lo necesitas y por muy bajo precio.

¿Qué ofrecen las operadoras españolas?

Toda esta búsqueda se ha basado en una decisión de que la operadora que uso, Movistar, tiene unas tarifas bastante malas en cuestión de roaming por Estados Unidos, ya que te da 10 MB al día por 2,5 euros, algo que considero fuera de lo que debería, teniendo en cuenta que por ejemplo Vodafone trata US como Europa, tanto en voz como en datos. Orange, en este caso te da 100 MB por 5 euros/día.