ads.txt como anti-fraude en la publicidad digital

La publicidad programática es la última forma de poder gestionar tus anuncios a nivel mundial de la forma más rápida, pero ¿es posible tener control de dónde aparecen los anuncios? La respuesta es sí, gracias al nuevo estándar propuesto por la IAB en el que se plantea poner una serie de filtros a los sistemas publicitarios decentes.

Para ello, y usando una base similar a la del robots.txt, el sistema de ads.txt también trata de ser un fichero de texto que se encontrará en la carpeta raíz del hostname de la dirección donde llegan los anuncios y que permitiría que las plataformas publicitarias confién en la existencia de dicho control.

La versión 1.0 del sistema ads.txt ya está disponible y básicamente trata de ser un fichero de texto con una serie de reglas, parecido a esto:

#<dominio>, <IDcuenta>, <FormaPago>, <TAG>
dominio1.com, 12345, DIRECT, ABC123
dominio2.com, 45367, DIRECT
dominio3.com, 89012, RESELLER

El fichero ads.txt deberá estar codificado con un MIME Type “text/plain” y en “UTF-8” [Content-Type: text/plain; charset=utf-8], devolviendo un código 200 OK (no se permiten redirecciones). En caso de no encontrar el fichero, el sistema asumirá que no existen limitaciones y por tanto seguirá haciendo lo que deba.

Los campos estarán separados por comas (,) y serán los siguientes:

  1. Dominio de la plataforma publicitaria: Es obligatorio y la plataforma publicitaria debería decir qué dominio es.
  2. Cuenta del publisher: El identificador del publisher en esa plataforma.
  3. Tipo de relación: Si la publicidad que se utiliza es directa o de reventa. para eso se usarán los valores DIRECT | RESELLER.
  4. Authority ID: El identificador del Trustworthy Accountability Group, si se tuviera.

Así que, aunque todavía nadie ha dicho que lo está implementando, siendo una petición formal de la IAB, es probable que en los próximos meses comencemos a ver sistemas publicitarios que lo implementan para verificar la veracidad de los anuncios y también evitar el fraude en la reventa y otros servicios que nunca has contratado.

Deja un comentario