El español, un problema para los buscadores

Aunque no llevo ni una semana en Miami, sí que me he dado cuenta que desde que llegas al aeropuerto hasta productos en las tiendas están etiquetados tanto en inglés como en español. Además, sobre todo cuanto más al sur te vayas, la gente habla de forma combinada ambos idiomas.

Hasta aquí puede que no sea ninguna novedad lo que digo, pero sí que me ha sorprendido bastante que, cada vez más, la mayor parte de sitios web que visito (normalmente relacionados con lugares donde voy a ir o tiendas) están en dos idiomas, pero, de la misma forma, por lo general, nadie trata bien el multiidioma de cara a SEO.

Desde hace unos meses los buscadores, aunque principalmente Google, están explicando e insistiendo mucho en explicar formas para gestionar varios idiomas en un sitio web y creo que la razón es por los análisis que dicen que el español va a tener un crecimiento muy grande dentro de Estados Unidos como segunda lengua (algo que a mi personalmente me parece genial).

Además, los sitios de los que hablo no son precisamente pequeños… BestBuy, Verizon o AT&T hacen muchas cosas raras cuando entras en sus sitios en español… sin duda, me da la sensación, de que se han querido lanzar esas “ediciones” sin pensar muy bien qué se estaba haciendo, porque la arquitectura de la información no es muy buena que digamos.

Es cierto que en Europa muchas veces el tema multiidioma suele ir ligado al multipaís, por lo que el uso de los TLD locales está muy valorado, pero… ¿cómo se lo hacen los webmasters en Estados Unidos? Pues usan los métodos habituales: los subdominios (que normalmente no es “es.” sino algo relacionado con “espanol.” o similar) y, en algunos casos el tema de carpetas e incluso parámetros.

Entre los detalles más curiosos es que en la mayoría de casos ninguno enlaza las páginas de los mismos productos de un idioma a otro directamente (creo haberlo visto sólo en un caso), por lo que los sitios son como dos mundos distintos. En el caso de los que están con subdominios, es una estrategia interesante hacerlo así, ya que se tratan como sitios distintos e incluso con determinadas búsquedas se copan más resultados en los SERP, pero los que usan carpetas o parámetros simplemente el idioma español queda relegado a un muy segundo plano, e incluso en muchos casos directamente no se aparece en las búsquedas.

Y es que hay que recordar que Google trata el inglés como un idioma que está por encima del resto (o al menos en caso en que una página tenga dos idiomas y uno de ellos sea el inglés, trata la página como si fuera en inglés). Esto deja en un segundo plano a aquellos sitios que están en más de un idioma y no siguen la estrategia de otro dominio o subdominio, ya que no puede competir con el inglés.

Cómo cocinar un Bob Esponja

Ayer no sabía que comer y, como no me apetecía irme por ahí a comer a saber qué, me decidí a hacerme uno de los “bols” de pasta que compré en el supermercado en plan experimental. Aunque he comprado varios (para probar) cuando llegué al hotel me di cuenta de que uno de ellos tenía algo que ver con Bob Esponja (que conste que como ponía “macarrones” lo compré por eso). Pero mi sorpresa ha sido bastante grande.

Es bastante curioso que este tipo de comida no esté tan extendida por España, porque a mi me ahorraría mucho. Aunque la verdad es que no sé si sería tan sano comer esto cada día o cada poco tiempo.

El funcionamiento de estos tarros es bastante sencillo:

  1. Se abre el bol y se saca el sobre de condimentos.
  2. Se rellena de agua hasta la línea marcada dentro del bol.
  3. Se mete en el microondas entre 3 y 4 minutos.
  4. Se echan los condimentos en el bol y se mezcla todo.

Lo peor de todo es que, si no te has planificado con suficiente antelación, como me ha pasado a mi, cuando sacas el tarro del microondas y le has echado los condimentos (en este caso era queso al más puro estilo Cheetos, tanto por sabor como color) te das cuenta de que no tienes cubiertos ni para moverlo ni para comer. Así que me ha tocado ir al 7-eleven a toda leche y allí comprar un pequeño paquete de 24 (8×3) cubiertos para poder comer.

Por cierto, mal que me pese decirlo, eso está demasiado bueno… así que no debe ser demasiado sano…

Welcome to Miami, returns

El pasado mes de febrero escribí la que fue la primera Welcome to Miami, y tras varios días por Buenos Aires ya estoy aquí.

Lo cierto es que he de reconocer que me está costando un poco más de lo que me esperaba, y eso que sólo llevo 12 horas. El viaje se ha hecho algo pesado, principalmente porque salimos una hora y media más tarde y hemos llegado a las 8 en vez de a las 6:30, lo que ha trastocado parte de mis planes (aunque en ese sentido la cosa ha acabado cuadrando).

La salida del Aeropuerto de Ezeiza fue, al menos para mi, bastante tranquila. A muchísima gente le estuvieron revisando las maletas y bolsas de mano y a mi simplemente me dejaron entrar en el avión. No sé si el pasaporte de Unión Europea ha tenido algo que ver, pero la verdad es que en ese sentido me he sentido a gusto y nadie ha violado mi intimidad (me daba un poco de cosa, más que nada porque llevaba ropa usada de la última semana). Además, en el avión me ha tocado una de las puertas de emergencia, por lo que tenía como un metro de espacio por delante, así que no he ido en ningún momento apretado.

La llegada también ha sido tranquila… 15 minutos esperando a “la manga” (también conocido como “pasarela para entrar/salir del avión” o finger) porque se había estropeado y después el control de pasaporte. Una cosa interesante es que si rellenas el ESTA no hace falta rellenar el “papel verde”. Así sólo hay que rellenar el otro, por si traes cosas “tax-free” y similares, que en la mayoría de casos supongo que no. También está bien haber venido anteriormente porque sólo me hicieron revisar las huellas de una mano (supongo que para chequear con las anteriores) y, eso sí, la foto la actualizan. Tras eso, recogida de maletas y el siguiente que te pregunta hasta cuándo te quedas, porqué vienes y cuánto dinero llevas encima.

El primer… no sé cómo llamarlo… me lo he encontrado cuando he llegado a AVIS. Al quedarme el coche cerca de 1 mes me han empezado a querer encalomar seguros de cosas (que en parte tenían toda su buena intención) y se me ha hecho un poco complicado hacerme entender con la señora (que allí mismo me ha dicho: un segundo que he de tomarme mis medicinas y se ha puesto allí a empastillarse). En ese momento me he dado cuenta de dos cosas: que mi inglés con gente que no habla claro se pierde en un 80%, y que si he de mantener una conversación de la que no tengo ni idea que decir, me vuelvo un poco inútil (y no tanto por no poder contestar, sino porque no me sabría explicar ni en español).

Al final el coche que me han dado (supuestamente “pequeño”) es un Toyota Camry de color blanco. La verdad es que se conduce muy fácilmente y el hecho de que sea automático te hace preocuparte más por la carretera y seguir las instrucciones del GPS. Por cierto, es IMPRESCINDIBLE tener GPS, un buen GPS si es posible, porque como te equivoques o tengas dudas, se va todo al traste. Por suerte antes de venir me compré un TomTom sencillo y le metí los mapas de Estados Unidos, por lo que en ese sentido, exceptuando algunas cagadas propias, me ha salvado el día.

Tras salir del aeropuerto me he venido al hotel donde me quedo hasta el día 1 de diciembre. Pero como aquí los check-in los hacen a las 15h me he conectado un momento, he impreso un par de direcciones de sitios, y me he ido al Dolphin Mall, del que ya hablaré más concretamente en un artículo. Allí me he comprado toda la ropa, camisas, ropa interior, chaqueta y zapatos que necesitaba. He estado comiendo en el Fridays y me he vuelto a hacer el check-in y a pegarme una siesta, que la necesitaba.

Esta tarde me he dispuesto a visitar una tienda MetroPCS pero me he llevado una sorpresa al saber que sus teléfonos no tienen SIM porque no van por la red GSM… así que sigo sin conexión de voz y datos. Creo que me tendré que decidir por las “caras” operadoras T-Mobile, Verizon o Sprint para poder hacer funcionar mi Android.

Después he estado comprando y poniendo al día la nevera y microondas que hay en la habitación del hotel… aunque la verdad es que no tengo mucha hambre… el viaje me ha trastocado más si cabe el horarios de comidas, lo que hace que tenga hambre cuando no toca y que no tenga ningunas ganas cuando debiera… pero eso puede esperar a mañana cuando ya rehaga mis horarios…

Y para empezar ese ha sido mi primer día de llegada a Miami. No os preocupéis que no voy a contar lo que hago cada día… pero sí que me apetecía explicar el resumen de este primer día de llegada… aunque eso no descarta que haga alguna que otra reseña de sitios que vaya visitando o cosas que vaya haciendo.

Ciudades cuadradas

Ahora que ya estoy a punto de marchar de Buenos Aires me gustaría comentar algunos detalles que me han sorprendido bastante y que quizá muchos de los que me leéis tampoco conozcáis.

Cuando llegamos a la ciudad, una de las cosas que más me sorprendió fue la numeración de las calles. Hace ya un tiempo expliqué cómo funciona, parcialmente, el sistema de numeración de las calles por España, pero es que el sistema que tienen por aquí tiene una idea mucho mejor que la que usamos en Europa.

Buenos Aires es una ciudad “cuadrada”. Y por cuadrada, para que me entendáis, quiero decir que está hecha prácticamente a base de cuadras, manzanas, isletas o, como queráis llamarlo, de forma muy parecida al Eixample de Barcelona. Además, es una ciudad muy extensa, los edificios no son muy altos, pero se ha crecido a lo ancho, lo que significa que las calles, por norma general son muy largas.

Aquí puedes encontrarte números de calle tranquilamente cercanos a los 5.000, algo que me hizo abrir los ojos al poco de llegar. ¿Cómo es posible que una calle tenga 5.000 números si la Gran Vía de Barcelona tiene algo más de 1.000 y cruza de punta a punta la ciudad? La razón es muy sencilla: cada cuadra son 100 números. Esto significa que cada manzana cubre en entero entre 100 de una calle. De esta forma, si estás en el 2578, significa que estás en la manzana 25 desde el principio de la calle.

La verdad es que este sistema me parece muy inteligente, ya que sabes exactamente a la distancia que te encuentras de un sitio, principalmente porque las isletas más o menos son fácilmente medibles. Os recomiendo una entrada que explica bastante bien el sistema de numeración de varios lugares.

Otra de las cosas que me han parecido muy inteligentes (y seguras) es que, a la salida de los estacionamientos (parkings, aparcamientos…) hay un par de bombillas, roja y verde. Estas bombillas son para avisar que un vehículo está saliendo, y es que este sistema es obligatorio porque se han atropellado a muchas personas. Sí, muchos atropellos porque en esta ciudad (y parece que en el país) la gente parece enloquecer frente al volante.

Reconozco que cuando voy en la moto hago muchas cosas que no se deben hacer… pero la verdad, en Argentina no se me ocurriría ir en moto porque simplemente moriría a los 2 días. Los carriles se puede decir que están para gastar pintura, porque en todos los trayectos que he recorrido simplemente iba por encima de las líneas blancas intermitentes. Además, la gente tiene la mano suelta en cuanto al claxon (pito) se refiere… a la mínima que alguien no hace lo que tú consideras que ha de hacer o tarda 2 segundos más en incorporarse, tocas el claxon para “increparle” porque no (y repito, no) incumple correctamente las normas de circulación. Otra cosa importante es que, creo, que el concepto “reasfaltar las calles” no existe… tengo la sensación que las calles se asfaltaron hace 30 años y se han quedado así. Hay muchísimos baches, agujeros, saltos… siempre que salgo de los coches salgo mareado. Lo siento, pero he de decirlo: voy cagao de miedo cuando me subo a un coche.

Una anécdota divertida (vaya, a mi me lo parece) es que anoche cuando volvíamos del aeropuerto le dijimos al taxista que íbamos a la calle Guatemala. Por aquí cerca hay otras calles de similar nombre (un par más allá está Paraguay). Tras un largo viaje, el taxista paró en un sitio completamente desconocido por nosotros e hizo la intención de decir que ya habíamos llegado… pero, antes de que eso ocurriera, Miquel le dijo al taxista que íbamos a la calle Guatemala. El taxista reconoció su error y comenzó el trayecto preguntándole a otro taxista por la calle en cuestión. Al momento le preguntamos que qué calle era donde nos había llevado y nos dijo: les entendí la calle Honduras. Sin duda a mi se me escapó una sonrisa gigante y por mi cabeza pasaron varias fórmulas de cómo el hombre había podido confundir Guatemala con Honduras…

El día que estuvimos por Mendoza quedamos a comer con una gente y, mientras esperábamos a los 3 que venían, me quedé hablando con uno de ellos sobre el estado de la conexión a Internet del país y la ciudad. Me interesa saber qué tecnología y demás usan. Me estuvo explicando y yo también le contaba las analogías con España y otros lugares, también hablando de móviles (le enseñé mi HTC Desire HD) y no sé cómo apareció una chica joven (debía tener unos 14 años) que se quedó escuchando. Yo me quedé observando porque estaba situada a unos 50 centímetros de nosotros, con una oreja puesta en la conversación y con el rabillo del ojo mirándome. Al cabo de un poco nos pregunta: perdona, ¿de dónde sois vosotros?. Le contestamos y la chica siguió escuchando atentamente hasta que llegaron unas compañeras del instituto que había en la calle de delante. Me hizo mucha gracia que alguien de esa edad se interesase tanto por “las telecomunicaciones”.

En fin, muchas anécdotas que me llevo de estas ciudades y a las que prometo volver, aunque esa vez será con algo más de tiempo y un poco más turísticamente.

Equipos de desarrollo en Argentina

Como ya comenté, estoy estos días por Buenos Aires principalmente y, una de las principales razones que me han traído aquí junto a Miquel ha sido el de encontrar a un equipo de desarrollo que nos cuadre con lo que queremos hacer y con el precio.

Una de las primeras empresas que he estado visitando ha sido DineroMail. En Latinoamérica en general hay bastantes problemas a la hora de cobrar con tarjeta de crédito. Parece que entre Estados Unidos y Europa la cosa está bastante estandarizada y por lo general las tarjetas de un lado funcionan en el otro, pero en América central y del sur la cosa cambia bastante. DineroMail básicamente es un sistema tipo “paypal” pero pensado para estos países.

A los siguientes que hemos visto ha sido al equipo de DigBang, a los que conocía de antemano por haber medio colaborado con ellos en un proyecto anterior de uno de mis socios. La verdad es que no puedo hacer nada más que dar las gracias a Mariano y a su equipo por haber hecho la estancia en Buenos Aires un simple lujo. Y por habernos llevado a “Los Platitos” (que no Los Platillos) para comer un buen bocadillo de molleja. Ellos tienen equipo de desarrollo propio y a nivel directivo son pocos y bien allegados, lo que los hace muy ágiles a la hora de contactar con ellos.

Aunque no son un equipo de desarrollo, tuve la oportunidad de conocer a la directiva de Getty Images Latam. Yo en esa reunión estuve un poco de oyente, pero me pareció muy interesante el negocio que gestionan a nivel editorial… si necesitas fotos actuales, ellos tienen equipos en prácticamente todos los eventos y puedes adquirir con derechos sus fotografías… Muy buena gente, sin duda, y con un conocimiento del mercado muy interesante.

El jueves nos trasladamos a Mendoza, que básicamente es “la otra punta del país” (a lo ancho). Estuvimos por la mañana con la gente de e-Bureau. Fue una reunión sencilla y ellos principalmente trabajan con equipos de desarrolladores freelance que coordinan. Es un buen sistema ya que se puede absorber una carga de trabajo si es necesario y además es gente especialista en el tema a desarrollar.

Por la tarde fuimos a ver a la gente de Belatrix que están muy cerquita de Mendoza. Tienen unas oficinas muy impresionantes (son como 3-4 casas convertidas en oficinas y en los que agrupan a los distintos equipos), recordándome muy al rollo americano de Sillicon Valley. Su equipo es simplemente interminable, y alcanza las 150 personas. Una de las cosas muy interesantes que tienen es que, a parte de los desarrolladores tienen un equipo de calidad que las testea, lo que hace que el producto sea muy sólido.

Y aunque hemos visto a más gente, los principales han sido estos… la verdad es que ha sido una experiencia a repetir. Si alguna empresa o algo quiere contactar con alguien responsable de estos equipos, que me lo diga que le paso los contactos y referencias.

Buenos Aires y River-Boca

Sin duda Buenos Aires es una ciudad peculiar. Cuando iba del aeropuerto hacia el hotel me he encontrado con cosas muy curiosas. Para empezar, creo que nos quejamos en exceso en Cataluña cuando hablamos de peajes… sólo el trayecto del Aeropuerto de Ezeizo al hotel (en Palermo) ha llevado como 3 pagos.

Otra cosa curiosa es que los coches o son muy nuevos o son muy viejos… pero cuando digo viejos, son viejos de verdad… he visto algunos que en alguno de los baches de la carretera se podrían destartalar. Porque, esa es otra… parece que no hayan asfaltado las carreteras en décadas.

Y que conste que no quiero decir que esto sea malo, simplemente es lo que es. Por ejemplo, una cosa genial es que, por lo general, los edificios son bastante bajos, de 2 o 3 plantas de media, calculo. Supongo que por eso la ciudad es tan gigante en cuanto a extensión. Cuando aterrizaba se veía el inicio cercano a la costa, pero no se divisaba el final… al rato, cuando al avión llevaba cerca de 5 minutos sobrevolando la ciudad a 400km/h hemos dado la vuelta, por donde empezaban a haber algunas urbanizaciones con piscina y mucho, mucho bosque y campo.

Aún así, tengo la sensación de que es una ciudad que desde los 70 no ha evolucionado. Es como si el tiempo pasase, pero la ciudad en sí se hubiera quedado anclada en esa época… los edificios me recuerdan a los del barrio donde vivo, construido a mediados de los 70. Eso sí, el Congreso es exactamente igual que todos, una especie de edificio griego en medio de la ciudad que no pega ni con cola (como pasa en Madrid).

Aunque realmente donde me lo pasé mejor y donde pasé mucho miedo fue en el partido River Plate vs. Boca Juniors. Estábamos muy cerca de la zona donde estaban los aficionados del Boca, y la verdad es que el partido fue bastante aburrido (1-0), los dos equipos están por el medio de la clasificación, pero como le decía a los que venían: hay dos partidos, uno abajo en la zona verde, y otro por encima.

Lo que me habían contado de que los hinchas no dejan de cantar es totalmente cierto. Durante toda la primera parte los hinchas del Boca se pasaron cantando la misma canción, y para la segunda parte cambiaron. Los del River, sí que había una zona bastante parecida, pero realmente cuando se notaba era cuando pasaba algo en el césped: todo el mundo se ponía a cantar o a lanzar improperios contra los rivales o el árbitro.

Una cosa a tener en cuenta es que el River se ha quedado sin entrenador y parece que va mal en general, incluso nos contaron que podrían cambiar “las normas” para que se quedase en Primera División. También nos contaban que aquí la gente vive por y para el fútbol, y eso se notaba sólo viendo banderas (telones) como estos:

Eso sí, cuando el River metió el gol del partido, los del Boca se enfadaron un poco, bastante, y comenzaron a encender bengalas y a tirarlas a la pista (suerte que es un estadio con pistas de atletismo, porque sino se hubieran cargado al portero).

Ahora toca volver al trabajo, a las reuniones, aunque eso sí, con el temblor de todo un estadio bajo mis pies (todavía no me explico cómo la estructura del estadio es capaz de aguantar tales presiones y saltos) y un adiós hacia el estadio del River.

Por cierto, si a alguien le interesa el Boca-River (el partido de vuelta) ya hay entradas a la venta.

El sueño americano

Ya sólo faltan unos días para mi primera larga estancia fuera de España en un viaje personal y profesional. La verdad es que todavía no tengo claro cómo empezó todo esto de irme a Estados Unidos una temporada. Supongo que si sumo elementos y cosas que me dije hace algunos años se podría llegar a mi situación actual. Recuerdo cuando estudiaba que mi profe de programación, Jordi Binefa, hizo un comentario sobre los informáticos titulados en USA y eso me hizo pensar que algún día estaría bien irse a Estados Unidos a trabajar. Años después, cuando estuve trabajando en Cruz Roja en la playa me planteé la posibilidad de ir en “invierno” a Argentina, y quedarme en verano en España. La verdad es que nada de eso lo llevé a cabo.

Algunos recordaréis que el pasado febrero estuve de viaje en Miami al evento Parallels Summit 2010. Ahí fue cuando me quedé fascinado por lo que Miami ofrecía, y parcialmente por lo que Estados Unidos en general tenía. No sé, desde ver que es cierto que las botellas de leche allí son “garrafas” hasta los retretes que, la taza siempre está llena de agua hasta casi los bordes (espero hacer documentos gráficos cuando vaya, porque es un poco raro). En Estados Unidos todo es grande; la palabra que definió ese viaje fue BIG.

Así que a la vuelta de aquel viaje me planteé la posibilidad de irme un par de meses a finales de este año. La idea era irme 2 meses, buscar clientes y, en febrero, volver a ir esta vez para el Parallels Summit 2011 que se hace en Orlando.

Miami Beach and Port of Miami Skyline

Así que tras el verano me dispuse a pillarme un vuelo de ida-vuelta Barcelona-Algo-Miami. Acabé comprando uno en British Airways que era, en ese momento, el que me salía mejor de precio. Vuelos a Miami directos no hay aún desde Barcelona, por lo que las alternativas principales eran Madrid (Iberia), Londres (British) o Zurich (Swiss).

Una vez ya tenía el billete, el siguiente paso era conseguir alojamiento. De nuestro último viaje allí saqué algunos contactos interesantes, y a través de Jorge González he podido negociar un apartamento muy cerca de la 5th Venetian Island que es donde estuvimos. La verdad es que el apartamento no es muy grande, pero la idea es que esté yo sólo por allí, con picos puntuales de gente, así que me acondicionaré aquello para la situación. De todas formas, no me dan el apartamento hasta como quien dice, el 1 de diciembre, así que he de buscarme unos días de hotel o similar.

Otra cosa interesante es el tema “vehículo”. Miami no está muy preparada a tener parkings subterráneos, pero allí la mayoría tiene coche y va en coche. Lo mejor es que los aparcamientos que hay en la cale (rollo zona azul / parquímetros) son bastante baratos. Ahora no recuerdo los precios, pero recuerdo que con 1 dólar tenías para un par de horas. Total, que lo que me han recomendado es que, si voy a plantearme estar un tiempo elevado, me compre un coche. Al parecer un coche de segunda mano allí es bastante barato (2.000 – 3.000 dólares, unos 2.000 – 2.500 euros) lo que lo hace muy interesante, porque el alquiler de un coche “pequeño” es de unos 600 – 750 euros al mes. De todas formas, el primer mes sí que me pillaré un coche pequeño de alquiler, y en esos días tendré que buscarme alguna cosa para comprarme uno.

Hace cosa de 4 semanas hubo un cambio de planes que hicieron que tuviera un pico de estrés importante: un cliente me pidió que le acompañase a Argentina para encontrar un equipo de desarrollo que valiese la pena. Una de las cosas que hacemos en Kisslab es el de ejercer de CTO (Director de Tecnología) ya que es uno de los problemas más importantes que tienen algunas empresas de Internet, que tienen equipos de desarrollo fuera de la empresa pero “no saben comunicarse con ellos”. Ahí es donde entramos nosotros. De esta forma, en base a un desarrollo que tienen en España vamos a buscar unos desarrolladores que tengan ciertos conocimientos de SEO y que hagan las cosas bien.

Este viaje hizo que se produjera una situación extraña en el viaje. Al día siguiente de que me preparasen los vuelos Barcelona-Madrid-Buenos Aires-Miami me enteré que British te cancela el billete de vuelta si no has consumido el de ida. Así que me encontraba en la situación de que tenía un billete inservible y necesitaba una solución para volver así que me tocó cancelar el vuelo de British y, con la misma pasta que me devolvieran, encontrar uno Miami-Barcelona, lo que me ha hecho investigar bastante sobre viajes por Estados Unidos. Al final encontré uno de Swiss que será Miami-Zurich-Barcelona.

Buenos Aires - Skyline

A partir de este momento, en el que ya tengo todos los billetes las preocupaciones cambian radicalmente. Una de las primeras cosas que he hecho es adaptar mi GPS a los datos de Estados Unidos, haciendo backups de todos los mapas y demás del TomTom para no perderme nada más salir del aeropuerto. Allí, si te descuidas, te sablean con el alquiler de los GPS casi más que con el propio coche… Mi idea será más adelante usar el Google Navigation, pero no está de más tener un GPS siempre en el coche para el que esté allí y lo necesite utilizar.

Otra de las cosa que he hecho es un seguro médico / de viaje. Como ya sabréis, Estados Unidos tiene una sanidad como bastante privada, por lo que si te ocurre algo, lo normal es que tengas que pagarlo absolutamente todo. Es por esto que decidí mirarme un seguro por unos 6 meses (noviembre – mayo). Tras hablar con gente que se había sacado seguros anteriormente me recomendaron el de Mapfre que salía por unos 500 euros. Al final, hablando con un vecino que trabaja en Catalana Occidente me ha salido por poco más de 200 euros (y con mayor cobertura). Es importante ir con un seguro de este estilo (al menos médico) por si te pasa algo fuera del país… En mi caso, como no voy a llevar equipaje he decidido que los seguros “de viaje” no eran la mejor ayuda.

Hace un par de semanas lo que tocó fue dedicar un día al “papeleo en casa”. Básicamente quería tener una copia de todo. Principalmente hay que llevar copias de: reservas de vuelos, reservas de coches, reservas de hoteles y, imprescindible, el ESTA. Las reservas básicamente las llevo para que, si en la aduana o en algún sitio, te pregunta que cuando legas, cuando e vas o similares, puedas “demostrarles” (entre comillas) que tienes al menos una reserva hecha y así no se mosquean. Aunque lo más importante es, cuando ya tienes todo más o menos seguro (y como muy tarde una semana antes de irte, mejor que 48 horas) el “famoso” ESTA (Electronic System for Travel Authorization). Este documento básicamente es un formulario en el que has de rellenar tus datos personales, el vuelo en el que llegas a USA, la dirección donde te vas a quedar y has de contestar a preguntas de esas de ¿quiere matar usted al presidente? y por el estilo. Lo importante es que este documento dura 2 años (yo lo he vuelto a hacer, aunque me ha avisado que hacía “poco” que lo tenía) con la intención de imprimirlo y ponerlo con un clip en el pasaporte. La idea del ESTA (según me explicó David) es mantener una base de datos central de todos aquellos que entran en Estados Unidos y que cualquier agencia (FBI, CIA, etc…) tengan acceso a dicha base de datos.

Otra cosa importante cuando se va uno a Estados Unidos es, a parte de llevarse algo de efectivo, el llevar tarjetas de débito/crédito. Es importante llevar un poco de todo por varias razone: el efectivo nunca está de más, las tarjetas de débito no siempre funcionan allí y las de crédito son imprescindibles. Además, aunque te abras una cuenta bancaria allí, sólo te dejarían pagar con cheques, pero no te dan una tarjeta de crédito. El efectivo lo tengo ya preparado desde hace tiempo… además, de mi último viaje me sobró bastante, así que llevo un poco de todo (incluso algunas monedas). Con el tema de tarjetas, en La Caixa me han ofrecido una VISA + AMEX (American Express), pero que tenían un límite de tan sólo 1.200 euros. Aunque es una cifra razonable, he conseguido que me la aumenten a 1.800 y es que no quiero correr riesgos. En casos de emergencia incluso creo que es poco margen. Probablemente hablaré con los de la oficina para que “me reserven” una parte de lo que tengo reservado para el viaje como cojín de las tarjetas, y de esa forma que puedan subir hasta 2.500 euros de límite. Es bastante y espero no tener que usarlo, pero no pienso correr riesgos. De todas formas, llevo todas las tarjetas que tengo de todos los bancos y cajas “por si acaso”.

Beach

Otra cosa que he ido haciendo (en bloques) es dar poderes (y no, por mucho que vea Merlin no acabo de poder hablar con dragones). Por un lado he dejado poderes a mis socios según las empresas; de esta forma, si por cualquier cosa hubiera que ir a notarios o similares, ellos también tienen firma como para poder actuar en mi nombre. Lo que no tenía tan claro era qué hacer por si surge un poyo personal. La verdad es que no se me ocurren muchas situaciones, pero cosas tan sencillas como ir a Correos a buscar un certificado o tener que ir al banco a hacer alguna transacción de emergencia (desde pagar un recibo hasta enviarme dinero a USA) se complicaban bastante. Así que voy a dejar a una persona responsable en mi familia para que me gestione estos temas.

Y lo último gordo que he tenido que hacer ha sido encontrar el alojamiento para los primeros 10 días. Como antes he dicho, hasta el 1 de diciembre no tendré mi propio espacio, así que durante un par de semanas he estado investigando dónde alojarme. Esto me ha hecho aprender mucho de los sitios de valoraciones, tipo TripAdvisor y comprobar cuan importante es el tema de que la gente valore los sitios que visita y cosas así. Gracias a un par de sitios del estilo me he pasado horas y horas buscando el mejor para quedarme, hasta llegar a Best Western Windsor Inn donde estaré al principio. Ya contaré qué tal es como alojamiento para unos días.

En fin, ahora que sólo falta una semana para comenzar el viaje sólo me queda una cosa por hacer: creérmelo.

Buscadores alternativos

Desde que en 2003 comencé con Googlemanía y luego pasé a OJObuscador he aprendido una cosa importante con respecto a los buscadores: ningún buscador lo sabe todo.

Una de las recomendaciones que hago cuando puedo es que se intente buscar en sitios alternativos… un ejemplo quizá muy claro y que todos tendremos presentes es la Wikipedia. Y es que a la hora de buscar información sobre un personaje, un país o algo más bibliotecario acabamos yendo ahí.

Básicamente con esto quiero decir que a veces no es necesario ir a los encontradores generalistas para llegar a buen puerto. Así que aquí os dejo algunas alternativas interesantes para determinado tipo de búsquedas:

  • Buscador de PDF: pdf Search Engine, para mi el que encuentra y ofrece mejores resultados.
  • Buscador de Música: MP3realm, al buscar música suele encontrar bastante y tiene un reproductor que ayuda a escuchar rápidamente.
  • Buscador de Sonidos: FindSounds, muy útil a la hora de buscar ruidos de alarmas, tanques, aviones…
  • Buscador de vídeos: truveo, porque no es lo mismo Youtube (que no es un buscador, sino un sitio de alojamiento de vídeos) que buscar un vídeo por toda la red en muchos sitios de alojamiento.
  • Buscador de Sitios de alojamiento de ficheros: FilesTube, para los amantes de las descargas en rapidshare, megaupload, hotfile…

Mr. Nobody

En España conocida como Las vidas posibles de Mr. Nobody, salió en 2009 pero ha llegado hace tan sólo unos meses aquí.

La verdad es que escribo de esta película porque me ha impactado y porque no me he enterado de nada, eso sí, no me ha dejado indiferente. Es una sensación extraña. Muchos sabéis que me gusta el tema de los viajes en el tiempo, que la única película que tengo en DVD es Regreso al Futuro (la trilogía) y que el resto de cosas que tengo en DVD es Futurama.

No sabría definir muy bien de qué va la película… digamos que tiene que ver con el Big Bang y el Big Crunch, y narra la historia de un buen hombre desde los 9 hasta los 118 años; amores, desamores, aventuras, desventuras.

Según la Wikipedia, la sinopsis es esta:

Nemo Nobody, un hombre de 118 años en el año 2092 y el último mortal en un mundo de inmortales gracias a los avances científicos, revive todas sus posibles vidas y tres matrimonios que tal vez podía haber experimentado desde su lecho de muerte. Cada una de estas vidas depende de una decisión importante que tiene que tomar siendo un niño, cuando sus padres se separan. El film se caracteriza por el trato que ofrece a la muerte Jaco Van Dormael en sus películas, pero con un paralelismo aún más intenso entre realidad y ficción.

Uno de los detalles quizá que más me ha llegado de la película, a parte de, como bien dice el protagonista, haya hasta 12 versiones de su personaje, es la música, la banda sonora que le acompaña:

Qué significa “estar bien posicionado”

Hace unos días preguntaban en un comentario que si el Flash posicionaba o no, y que webs en Flash se posicionaban muy bien. La pregunta es interesante pero no por el hecho del Flash sino por saber ¿qué es estar bien posicionado?.

Esta pregunta que parece obvia a veces tiene consecuencias extrañas. Mucha gente cree que estar bien posicionado es buscar por su nombre, marca o producto y aparecer primero. Si eso no fuera así tendríamos dos problemas: la primera por parte del dueño del sitio, que es tonto del culo porque “la ha cagado” haciendo la web; la segunda por parte del buscador, ya que los buscadores tienen “la obligación” de poner primeros las webs oficiales (nótesen las comillas de obligación).

Estar bien posicionado depende mucho del sitio que ha de aparecer en los primeros puestos. Por ejemplo, no es lo mismo un sitio web de un hotel, en que el objetivo sería (entre otras):

  • [nombre del hotel]
  • hotel en [ciudad]
  • hotel con [caracteristica] en [ciudad]

En cambio, otro ejemplo posible sería el de algo tipo clasificados, donde la combinatoria simplemente es interminable, porque casi casi cualquier cosa te sirve, ya que buscas simplemente tráfico (de calidad o no), habitualmente porque el modelo de negocio depende de cuánto tráfico tienes. En el del hotel no, necesitas tráfico muy cualificado y no te sirve tener muchas visitas.

Teniendo en cuenta estas cosas, y también mirando la cantidad de páginas indexables (e indexadas) del sitio, podemos llegar a la conclusión de que, en muchos casos no sirve de mucho estar posicionado por 1.000 combinaciones de búsqueda, sino que es mejor estar posicionado por 10, que son las que acabarán dándote de comer.

Ejemplos más claros (según Analytics y lo que él considera “buscadores” y “gratuito”, que deja fuera las imágenes, noticias, etc…); los he ordenado más o menos por los ingresos que podrían generar (esto no es muy real y puedo cagarla, porque tampoco tengo esos datos en la mano, pero más o menos los intuyo):

  • almacén de fotografías: 740.544 visitas desde buscadores con 142.738 palabras clave de las cuales 140.648 no incluyen la marca.
  • software: 44.779 visitas desde buscadores con 18.631 palabras clave de las cuales 18.244 no incluyen la marca.
  • blog temático: 646.543 visitas desde buscadores con 86.454 palabras clave de las cuales 80.473 no incluyen la marca.
  • e-commerce de alimentación: 1.415 visitas desde buscadores con 929 palabras clave de las cuales 918 no incluyen la marca.
  • e-commerce de decoración: 15.728 visitas desde buscadores con 6.259 palabras clave de las cuales 6.244 no incluyen la marca.
  • e-commerce de turismo rural: 14.231 visitas desde buscadores con 8.795 palabras clave de las cuales 8.600 no incluyen la marca.
  • e-commerce de actividades: 10.144 visitas desde buscadores con 8.107 palabras clave de las cuales 8.005 no incluyen la marca.
  • e-commerce de alojamientos: 3.750 visitas desde buscadores con 1.404 palabras clave de las cuales 1.208 no incluyen la marca.
  • clasificados temático: 139.865 visitas desde buscadores con 93.015 palabras clave de las cuales 91.751 no incluyen la marca.
  • clasificados: 18.295 visitas desde buscadores con 12.894 palabras clave de las cuales 12.863 no incluyen la marca.
  • e-commerce de formación: 1.302.308 visitas desde buscadores con 607.542 palabras clave de las cuales 605.985 no incluyen la marca.
  • e-commerce de eventos: 231.149 visitas desde buscadores con 87.644 palabras clave de las cuales 87.272 no incluyen la marca.
  • vídeos para adultos: 12.525.350 de visitas desde buscadores con 360.489 palabras clave de las cuales 325.290 no incluyen la marca.

Estos datos son de hace varios meses pero con una duración similar (sino, vaya mierda de comparativa…). Con esto básicamente quiero decir que, está claro que los vídeos para adultos ganan pasta (a base de tener muchísimo tráfico), qe el e-commerce de formación gana pasta gracias a los leads que genera, pero, en cambio, el almacén de fotografías apenas genera ingresos, de la misma forma que el blog emático tampoco lo hace. En estos dos últimos casos, casi me atrevería a decir que genera más ingresos el e-commerce de alimentación.

Por eso cuando alguien me dice que está bien posicionado me pregunto ¿cuánto/qué estará ganando con ese sitio web?.