La televisión en Estados Unidos

Muchos de los que me conocéis sabéis que me gusta la televisión ya no tanto por sus contenidos sino por el formato, aunque bueno, eso también me pasa con la radio. Cuando llegué a Miami me planteé el comprarme una televisión o tirar de portátil, y al final me pillé una de 37″ HD, que podría conectar al HDMI del portátil para ver series o usarlo como pantalla gigante. La verdad es que me ha ido genial.

En general en Estados Unidos la televisión es por cable, aunque supongo que hay zonas en las que la TDT funciona perfectamente, pero como en el recinto donde estoy Internet va por cable, mandan la señal en abierto de algunos canales también. Lo malo: no se pueden cambiar las cifras de los canales de forma que en el 84.2 tengo ion televisión, en el 95.1 TNT HD, en el 111.1 está abc o en el 111.7 tengo la FOX.

La verdad es que hay bastantes más canales, muchos de ellos latinos o para latinos, sobre todo en Florida donde hay mucha programación en español. Incluso, hay un canal, en el que no dejo de ver al Arguiñano haciendo recetas de cocina de Antena 3… supongo que debe ser algún canal del mismo grupo, pero de México.

Hay un par de cosas que me han sorprendido sobre los horarios. Una es la puntualidad: si alguien pone que un programa empieza a las 8pm tened presente que realmente empieza a las 8 en punto, ni más ni menos… y acaba justo un par de minutos antes de las 9pm en punto. Otra de las cosas curiosas (que medio conocía pero ahora he asegurado es que en Estados Unidos hay 3 franjas horarias, pero 2 de ellas se emiten a la par. Si alguna vez veis algo del estilo: 9/8c significa que el programa se emite a las 9pm en la costa del este y a las 8pm en la zona central. Probablemente este mismo programa se emita a las 9pm pero en la costa oeste, o sea 2 horas más tarde.

Para acabar, con respecto a los horarios, es muy interesante que el prime time comience (supongo) sobre las 20:00 y acabe a las 22:00. Aquí los americanos tienen “la manía” de hacer series de 20, 40 o 50 minutos, lo que hace que se puedan cuadrar perfectamente en media o una hora de programación y no como en España, que te anuncian que una serie empieza a las 22h y acabas teniendo serie pasadas la medianoche. Eso es un sin sentido, además de la contra-programación y cosas así… aquí esas cosas no pasan. También hay que decir que las cadenas nacionales en realidad son eso: cadenas, lo que significa que van desconectando. Por ejemplo, la CBS en Miami es el “canal 4” y la ABC es el “canal 10”, y a las 11 de la noche desconectan y salta la emisión local.

Otro detalle interesante es el de la publicidad por muchos sentidos. He visto muchos anuncios, he querido ver muchos anuncios para saber cómo se vende en este país, y me he quedado bastante sorprendido. Primero que los anuncios duran más, no son de 20 segundos. Después, que los anuncios de medicamentos comienzan explicando “las bondades geniales del producto”, luego explican “todos los efectos secundarios”, y acaban “de nuevo con las bondades” (como si no hubieran dicho que te puede provocar un ataque al corazón 10 segundos antes)… supongo que es normativa del país, pero me parece perfecto que, ya que se puede comprar casi cualquier cosa en cualquier sitio, se informe.

Por último, un detalle imprescindible es que la televisión por cable es IPTV, lo que significa que en todo momento se puede saber qué cadena estás viendo y desde dónde (ya que las líneas están ultra-geolocalizadas). De esta forma sólo veo 2 tipos de anuncios: los estatales (empresas que operan generalmente en todo Estados Unidos como operadoras de telefonía móvil o seguros de automóvil o de salud) y locales (que principalmente, en mi caso, hablan de Miami, Miami Beach o Fort Lauderdale. para que entendáis aún más, el The Weather Channel, en la parte de abajo de la pantalla que van “pasando mensajes” el tiempo que muestran era únicamente de las distintas ciudades de Miami-Dade y en especial de Miami Beach, aunque el programa estuviera mostrando las nevadas de Nueva York o el aeropuerto de Washington.

Otra cosa interesante es que prácticamente está todo subtitulado. Las series ya vienen subtituladas por las cadenas (y, cómo no, los subtítulos patrocinados, muchos por Toyota) y, los programas en tiempo real, con un retardo de unos 3 segundos pero también, van apareciendo subtítulos… no tengo claro si es algo que se hace de forma automática por máquinas o hay gente picando teclas… porque, la verdad, da la sensación de esto último.

Y, para acabar, Miss America. Hace unos minutos he puesto la televisión y estaban dando el programa en la ABC para todo el país. Eso sí es un programa bien hecho. Creo que ha empezado a las 9pm y ha acabado a las 11pm en punto. Todo estaba muy estudiado, los tiempos han sido exactos, la gala se ha hecho muy entretenida, los anuncios se han hecho cortos y en los momentos precisos y, lo más importante, parecía Factor X y no una gala en la que las chicas enseñasen carne. Y digo lo de Factor X porque a parte de hacer los típicos pases de modelo al principio, una de las segundas fases ha sido la de “hacer eso que se te da tan bien”. Una chica tocaba el piano, muchas otras han cantado, otras han bailado, una ha hecho claqué e incluso una ha estado haciendo de ventrílocuo. Al final, las típicas preguntas de “qué harías para cambiar el mundo” y, como digo, todo muy ajustado de tiempo y muy ligero.

Otra de las cosas interesantes de las televisiones es que saben llegar a los internautas. Las series de las cadenas están disponibles para verse por Internet prácticamente desde el minuto en el que ha acabado de verse en televisión y también están disponibles muchos capítulos en Netflix y Hulu. Las televisiones saben que las series se descargan de la red (aunque yo creo que se descarga más de fuera de USA que desde aquí) y han puesto todos sus esfuerzos en plataformas que saben rentabilizar sus contenidos. El caso que he podido probar es el de Hulu. Tienen una versión abierta y gratuita que te permite ver series de hace varios años (Alf, El equipo A y cosas de ese estilo) intercalando un anuncio de 10-15 segundos cada 10 minutos. La versión de pago es realmente barata, ya que desde 8 dólares al mes tienes varios servicios, incluso puedes disponer de aplicaciones para ver desde las videoconsolas o los teléfonos móviles.

Me hace gracia cuando las empresas se quejan de la piratería en Internet. Señora Sinde, la respuesta a sus problemas está resuelta, pero como los políticos y artistas están cegados no lo ven. Hulu, Netflix, Last.fm, Spotify… la tecnología ya ha inventado herramientas que, a unos precios más que razonables, hacen que la gente no necesite descargarse nada, sino verlo en streaming y pudiendo añadir publicidad… eso sí, los costes son distintos y los beneficios también, lo que no se puede es querer vivir de rentas. Sabemos que fabricar y grabar un CD o un DVD cuesta menos de 1 euro… no nos quieran ROBAR de nuestros bolsillos lo que no vale “un cacho de plástico quemado”.

En fin, la televisión en Estados Unidos es todo un mundo… seguro que me he dejado decenas de cosas por aprender… pero, como bien dice Homer Simpson: ¡televisión! maestro, madre, amante secreta.

1 comentario en “La televisión en Estados Unidos”

  1. Muy buen articulo, me ha gustado mucho, y ademas el tema final que comentas sobre las empresas que se quejan de la pirateria mas aun,… ya que utilizo mucho Spotify y otras aplicaciones de ese tipo y ademas si se ve desde un punto de vista como usuario, es como esta empresas pueden ganar mas dinero, ya que no nos importaria pagar por esete servicio ya que tenemos lo que queremos cuando queramos y donde queramos.

    Un Saludo desde Sevilla.

Deja un comentario