Movimientos sociales

Es innegable que la gente ha salido a la calle a raíz del movimiento 15M y con un descontento general con la clase política. Estoy totalmente de acuerdo de que el sistema político que tenemos se ha quedado retrasado principalmente por la gente que lo tiene que usar, no tanto por la democracia en sí.

Creo que lo que estamos viviendo tiene mucho que ver con las cosas que pasaron antes de que yo mismo naciese, y para eso hay que irse a principios del siglo pasado… en la época en la que vivimos una República y más tarde toda la Guerra Civil y finalmente la Transición.

Todos los políticos que hoy en día nos representan estaban corriendo hace unos cuantos años delante de los grises, y creo que esa situación es la que no nos permite avanzar. Tenemos un Gobierno que todavía tiene la cabeza en la Transición y no en el mundo real en el que vivimos.

Todo el que me conoce sabe que soy un partidario absoluto de la Tecnología. Soy partidario de algo que podría definirse como un Gobierno Tecnológico o Democracia Tecnológica; esto no significa que los presidentes del gobierno vayan a ser robots ni que vayamos a votar de forma digital (que bien podría ser un gran adelanto), sino que lo que vengo a decir es que seguimos en un país de paella, flamenco y toros. Y está claro que esto es un sinsentido.

Sé que por mucho que diga que hay que eliminar el presupuesto del ejército y cosas así para ser muy populista es algo irreal. No me parece mal que un país tenga ejército, pero que en vez de irse a los países del este, deberían estar apoyando a todas las fuerzas del Estado (bomberos, policía…) para proteger todos los recursos del país, incluido sus ciudadanos. Pero para conseguir esto, un país que apueste por las energías limpias, que apueste por tener gente inteligente capaz de llevar a cabo lo que quiera con presupuestos ilimitados hay que dar un cambio de base que ahora mismo es muy difícil: cambiar la educación y apostar por la tecnología.

Tampoco me gustaría que la educación, la sanidad u otros recursos sean gratuitos. Lo gratis no se valora. Me parece que todo en esta vida hay que pagarlo de alguna manera (que no necesariamente ha de ser con billetes y monedas). Considero que tiene que haber ricos y pobres, pero los pobres no han de llegar al extremo de ser vagabundos. Supongo que me gusta ser idealista en este caso, pero considero que los ricos deben ser aquellos a los que se denomina “emprendedores” y que los pobres son aquellos con espíritu “funcionario”. Hay gente a la que le gusta hacer cosas, estar todo el día creando, generando, ideando… hay otras personas que quieren simplemente comodidad. En base a lo que aportas a la sociedad, ganas más.

También me gustaría volver a ver lo que estamos viendo estos días en la cal, una Democracia Ateniense; recuerdo cuando estudiaba historia en el colegio y el instituto que (teniendo en cuenta que yo lo de las letras lo llevo bastante mal) la época griega me apasionaba. Uno de los libros que más disfruté en una primera lectura fue El Mundo de Sofía, al menos los primeros capítulos… se me quedó grabada una cosa en la cabeza: los Sabios eran los que gobernaban. En el instituto mi profesor de Lengua Española siempre nos decía que si él fuera Ministro de Educación las cosas serían muy distintas (y luego nos explicaba, cada vez distinta, alguno de los cambios que haría).

Estos meses atrás, cuando estuve en Estados Unidos, me costó 175 dólares (unos 120 euros) crear mi primera empresa estadounidense. Además lo conseguí hace en 24 horas, simplemente rellenando un par de hojas en las que estaban mis datos, el nombre de la empresa y 4 detalles más. Los impuestos son menores, aunque allí te hacen pagar prácticamente por todo. Tampoco voy a decir que ese sea el camino, pero un término medio entre lo que se hace en Estados Unidos y lo que se hace en España estaría bien. Unos impuestos razonables (¿12%?) y que haya que pagar por las cosas que se usan, sin generalizar. Considero que el CoPago en la Seguridad Social también estaría bien, principalmente porque sólo con poner las visitas al médico de cabecera a un euro (a menos que tengas una enfermedad crónica diagnosticada o algo similar) harían valorar más la medicina y la gente no iría por lo que consideran una “emergencia” o “urgencia” siendo una visita normal y corriente.

Como en todos sitios cuecen arroz (nunca he entendido lo de las habas, a mi me gusta creer que en todo el planeta se cuece arroz) siempre tendremos a exaltados haciendo maldades en reuniones pacíficas, al igual que tendremos perroflautas y otro tipo de gente, pero aunque queramos negarlo, este tipo de gente también forma parte de la sociedad en la que vivimos. Y es que muchas veces vivimos en una burbuja que nos limita el día a día, nos limitamos a conocer sólo el mundo que nos rodea y cuando vemos las noticias en la televisión donde unos cuantos negritos están gorditos y rodeados de moscas pensamos que eso es en otro planeta… y está tan sólo a la misma distancia que hay de aquí a Londres, sólo que en vez de ir hacia el Polo Norte hay que ir hacia el Polo Sur.

Como bien dice la imagen de la cabecera, no hay pan para tanto chorizo. Tolerancia cero a los que roban o hacen uso de sus influencias para conseguir “cosas”, pero en lo que creo que nos estamos equivocando es en querer que el Estado nos pague una nómina por no hacer nada. Trabajo hay, sólo que tal vez haya que plantearse si aquellos oficios tradicionales deberían ir encaminados hacia otros sentidos, que, como bien decía al principio, tienen que ver más con la tecnología.

Deja un comentario