Windows 8 ¡en marcha!

Estos días atrás he podido chafardear unos documentos internos de Microsoft en los que se habla ya de cómo debería ser Windows 8. Esta documentación parece que ya corre por Internet, así que seguro que si hacéis una búsqueda lo encontraréis.

Haciendo un repaso por las distintas cosas que se comentan, me ha hecho gracia que entre las primeras presentaciones se hable de Apple. Y es que es cierto que uno de los mayores problemas que ha tenido Windows en su evolución ha sido las variaciones en su interfaz. Es mejor a veces no cambiar muchas cosas de sitio para facilitar la curva de aprendizaje de un sistema operativo a otro.

Otra de las cosas que se comentan es cómo deberían ser “las máquinas del futuro”. Entre otras cosas se comenta que las pantallas, en su mayoría, serán táctiles y que tendrán entre 17” y 30”, además de ofrecer todas calidad en Alta Definición. Como detalle, hablan de la integración completa de cámaras 2D, que se utilizarían para el reconocimiento facial.

Además de esto, se plantea la opción de que los perfiles se encuentren distribuido en “la nube”, de forma que la configuración y preferencias del usuario se encuentren siempre disponibles. Incluso, las opciones de acceso a la red también quedarían grabadas para que los usuarios pudieran cambiar a sus sitios de forma automática.

Esto podría implicar que la próxima versión de Windows sólo funcionase en aquellos casos en los que hay conectividad a la red. De esta forma no se dependería de la máquina sino de los Software as a Service, no necesitando ningún programa instalado en las máquinas, a parte de los estándares que irían en el sistema operativo.

Además, el nuevo Windows estaría pensado para 2 grandes tipos de perfil: los “entusiastas”, aquellos que están siempre conectados y que son influyentes en las decisiones de familiares o amigos, y el perfil de “grandes consumidores”, que sería la mayor parte del mundo. También es posible que gracias a esta consideración nos encontremos con un sistema operativo básico por defecto, y que dependiendo de las necesidades de usuario y/o hardware se puedan hacer ampliaciones, y no como ahora que necesitas adquirir el producto final. En esta línea nos podríamos encontrar que, dependiendo del dispositivo que compremos (sobremesa, portátil, notebook…) el sistema podría ser distinto en cada caso, adaptado al hardware y a las necesidades que cada uno de estos elementos suponga. Por ejemplo, los dispositivos móviles podrían enfocarse más a la conectividad web, a lo social, y al correo electrónico, mientras que un equipo de sobremesa estaría más desarrollado para gestionar multimedia y aplicaciones.

Otro detalle importante donde parece que se está trabajando en el energético. Al igual que los usuarios de Mac siempre elogian el rápido apagado y recuperación de los sistemas hibernados, Windows 8 podría ir muy enfocado a mejorar esto, de forma que simplemente con cerrar el dispositivo el sistema crearía un proceso automático de apagado y rápida recuperación. Uno de los elementos en donde se trabajaría bastante en en el software ineficiente, que parece ser el que “peor lo lleva”. Otro detalle es que la parte de gestión energética se separaría en unos módulos independientes, a diferencia de como funcionan hoy en día. Esto también implicaría el rápido apagado de cualquier dispositivo de hardware que tenga la máquina y que, en estos momentos, no tuviera las posibilidades de apagado rápido. Para acabar, el sistema podría disponer de un sistema intermedio que permita la lectura y escritura de datos de forma asíncrona, y así no necesitar acceder a los discos físicos.

Con respecto al encendido se plantea una metodología para que el arranque sea prácticamente instantáneo. Esto afectaría sobretodo a aquellas máquinas portátiles y posiblemente el sistema sea capaz de aprender de la propia máquina y del usuario para conseguir el mayor rendimiento de arranque. Esto podría llevar a que al arrancar el sistema no se inicien gran cantidad de servicios que lo hacen por defecto, además de paralelizar el arranque de elementos.

Otro punto que parece que se va a recuperar es el desarrollo de un nuevo sistema de ayuda y soporte que se iba a implementar en Windows 7 pero que finalmente nos e llevó a cabo. Este nuevo sistema integraría no sólo la ayuda de la propia Microsoft, sino la de la firma de hardware, además de foros y otros lugares de interés sobre la materia. Otra cosa que se plantea es un sistema que permita “resetear” la máquina de forma muy sencilla, con la configuración por defecto del sistema y/o aplicaciones; esto reduciría enormemente el soporte sobre este tipo de consultas.

En esta línea nos encontraríamos con una opción que parece ya trabajada que es la de resetear el dispositivo. Al hacerlo se nos preguntaría sobre si simplemente deshacer los últimos cambios realizados y volver a un estado previamente guardado, o el de reestablecer la configuración inicial guardando la información personal y de configuración. Al hacer esto podríamos lanzar la Windows Apps Store para reconfigurar nuestros programas, o tener la opción de reinstalar otros programas externos.

Sobre Internet Explorer 9, sería el navegador que vendría de serie. Al parecer la versión beta se lanzará en Agosto de 2010 y sería una versión 100% funcional. Tras esto vendrían unas versiones RC y Final que probablemente estén disponibles para Octubre-Noviembre de 2010 (antes de la campaña navideña).

Para acabar, vendría dado el lanzamiento de la Windows Store. Gracias a esta plataforma, similar a las que ya conocemos como la de iTunes o el Android Market, los desarrolladores podría publicar sus aplicaciones para Windows 8 y así monetizarlas a muy bajo precio. también tendrían la posibilidad de actualizaciones automáticas, algo que mejoraría la seguridad de todos los sistemas.

En definitiva… puede que Windows 8 salga al mercado antes de lo esperado, e incluso me atrevería a decir que no va a ser un sistema operativo como hasta ahora entendíamos la evolución hasta Windows 7, ya que al estar 100% integrado en la red de redes, será necesario una menor evolución del corazón del sistema y una mejora en los sistemas de comunicaciones.

Deja un comentario