Un Sonido Que Hiela

La Office of Naval Research, un organismo militar de investigaciones científicas, ha financiado el trabajo de varios expertos de la Penn State University para el desarrollo de un refrigerador compacto que sustituye con ondas de sonido las habituales sustancias utilizadas para lograr frío.

La Marina estadounidense ha estado buscando durante años alternativas a los sistemas de refrigeración tradicionales basados en freón, un gas que perjudica al medio ambiente. Steve McElvany, a la cabeza del programa TRITON (refrigeradores de 3 toneladas), se está encargando de hacer realidad este objetivo que además ahorrará energía. La tecnología seleccionada se basa en el concepto de congelador acústico de Steven Garrett.

Este científico, junto a Matt Poese, ha diseñado en la Penn State un sistema que utiliza energía sonora para refrigerarse a sí mismo. Durante los ensayos, el equipo de Garrett utilizó un altavoz «trucado» para generar energía sonora de gran amplitud en gases inertes presurizados. Con este aparato se consiguieron niveles de sonido miles de veces superiores a lo tolerado por el oído humano, alcanzándose hasta 173 dB. El resultado fue alcanzar una temperatura diferencial de 8 grados bajo cero, lo bastante frío como para mantener a un helado comestible en perfecto estado.

El mismo método podrá utilizarse para el mantenimiento de los sistemas de refrigeración distribuida en los buques de la flota de la Marina.

Garrett también ha recibido financiación de la compañía Ben & Jerry’s Homemade, uno de los fabricantes de helados de la zona de Vermont. Más allá de sus aplicaciones militares, el invento tendrá numerosos usos civiles y comerciales. Además, demostrará que la termoacústica es una solución amistosa para el medio ambiente, permitiendo eliminar los refrigerantes químicos que causan el efecto invernadero y dañan la capa del ozono cuando son liberados a la atmósfera.

Amazings

Categorías Ciencia

Deja un comentario