Un satélite en la órbita de Internet

Todo está a punto para que la compañía europea SES Astra lance al espacio a las doce de esta noche, desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, el mayor satélite comercial de comunicaciones construido en Europa. Un peso total de 5,25 toneladas, una altura de 6,6 metros y una envergadura de 37 metros con los paneles solares desplegados de altura son la carta de presentación del Astra 1K.

El decimocuarto satélite de esta compañía quiere ser una punta de lanza en los servicios de Internet vía satélite, entre otros nuevos usos. Las aplicaciones más frecuentes de los satélites Astra son la transmisión de contenidos audiovisuales para televisión y de radio. A partir de ahora, dos millones de hogares españoles recibirán la señal del Astra 1K, mediante el cual se transmitirán más de 80 canales en abierto y más de 70 de pago.

El nuevo satélite ampliará la cobertura geográfica de la actual flota de Astra en Europa, por un lado hacia Europa del Este y algunos de los países europeos de la CEI, y, por otro hacia España, incluyendo Canarias, donde abastece a los abonados de Canal Satélite Digital. Esto va a permitir que la recepción de la señal en estas islas se pueda hacer con antenas de 50 centímetros.

Pero desde hace tres años, el campo de juego en el mundo de las telecomunicaciones se ha ampliado con la posibilidad -a través del sistema de banda ancha- de que el satélite sirva para dar también servicios de Internet, y, no sólo textos, sino contenidos audiovisuales, así como videoconferencias, entre otras opciones tanto para usuarios particulares como para empresas. El Astra 1K está destinado a extender (e implantar por primera vez en Canarias) el sistema interactivo en banda ancha para obtener información y contenidos audiovisuales a gran velocidad en el ordenador gracias al satélite. En su actual grado de implantación, este servicio está orientado básicamente a empresas, instituciones y profesionales.

En España, estos servicios los comercializa desde hace unos meses de manera exclusiva Neosky. Sin embargo, no parece que esta opción vaya a llegar de manera inmediata al consumidor doméstico. Donde sí piensa abrir Astra un importante frente para captar este sector de negocio es en la utilización del satélite en aquellos hogares que no pueden disponer de ADSL -el sistema que permite un rápido acceso a Internet por vía terrestre.

En este caso, el satélite sólo interviene en una dirección. Se utiliza la capacidad del satélite para la descarga la página web de Internet mientras la petición se hace por vía telefónica terrestre. «De esta manera se proporciona al usuario en las zonas sin ADSL las mismas prestaciones que el ADSL en cuanto a acceso a Internet y, además, con los mismas costos finales», declara Albert Martí, director general de Astra en España.

Martí afirma que hay motivos para desterrar la idea de que los servicios de Internet para usuarios finales de carácter doméstico o residencial son caros. La compañía alemana Deutsche Telekom lanzó poco antes del verano un servicio de Internet de banda ancha unidireccional que le ha permitido ganar ya más de 7.000 clientes, mientras que en Italia otra operadora tiene otros 35.000 abonados. Astra ha iniciado contactos con operadoras españolas para implantar este servicio lo antes posible en España y espera que se introduzca inicialmente entre profesionales y pequeñas empresas.

Junto al incremento de hogares que pueden tener este tipo de conexión a Internet vía satélite, está la posibilidad de que estos mismos operadores puedan poner en marcha como servicios adicionales canales temáticos con contenidos audiovisuales (como informativos o deportes) que pueden ser recibidos directamente a través del ordenador.

Categorías Ciencia

Deja un comentario