Se Le Acaba el Tiempo a la Tierra

En su largo camino hasta sus actuales 4.500 millones de años, nuestro planeta ha evolucionado desde su ígneo y violento nacimiento hasta su precioso aspecto azul, lleno de agua, aire respirable y vida. Pero la Tierra no será siempre así. Su evolución continúa avanzando. Dos astrobiólogos de la University of Washington consideran que el planeta ya ha iniciado su largo proceso hacia la destrucción.

Se Le Acaba el Tiempo a la TierraSi equiparamos la vida de nuestra estrella a las 24 horas de un día cualquiera, el reloj de nuestro planeta se encontraría ahora rozando las 04:30 de la madrugada. Esta hora corresponde a su edad de 4.500 millones de años, un instante de plenitud y riqueza biológica. Pues bien, muy poco después, hacia las 5 de la madrugada, el reino de mil millones de años de plantas y animales habrá llegado a su fin. Peor aún, hacia las 8 de la mañana, los océanos se habrán evaporado. Por la noche, tras 12.000 millones de años, la expansión de la esfera solar, transformada en una gigante roja, se habrá tragado a nuestro planeta, fundiendo cualquier evidencia de que una vez existiera. Sus moléculas y átomos se disgregarán flotando en el espacio.

Por supuesto, la desaparición de nuestro planeta, explican Donald Brownlee y Peter Ward, astrofísico y paleontólogo, respectivamente, se encuentra aún a 7.500 millones de años de distancia, pero las personas deberían empezar a comprender que la Tierra no es un ente inmutable sino un vehículo que avanza y evoluciona irremediablemente. En este sentido, deberíamos ser conscientes del tesoro que tenemos y esforzarnos por cuidarlo y mantenerlo el mayor tiempo posible.

Esta y otras ideas han sido plasmadas por estos dos científicos en su nuevo libro, llamado «The Life and Death of Planet Earth». En él, utilizan nuestros actuales conocimientos sobre planetas y estrellas, así como los parámetros de la vida, para proporcionarnos una vistazo sobre la segunda mitad de la existencia de la Tierra y sobre lo que vendrá después.

La obra explica también la biografía del planeta, sobre cómo la vida actual fue precedida por un largo período de dominio microbiano. Según sus autores, la vida compleja acabará por desaparecer, siendo reemplazada únicamente, de nuevo, por vida microbiana, capaz de sobrevivir en condiciones mucho más duras que las actuales. Algunas de las eras pasadas de la Tierra, como las edades del hielo, volverán a reproducirse en el futuro.

A medida que nos adentremos en el próximo ciclo glacial, los hombres aún lucharán para suavizar sus efectos gracias a grandes proyectos de ingeniería planetaria. No obstante, aún no sabemos si seremos capaces de llevarlos a cabo o si sabremos qué hacer en cada circunstancia. Tampoco sabemos qué consecuencias ecológicas tendrán nuestras medidas. Pintar el planeta de negro para que recoja más calor podría tener ramificaciones inesperadas.

Con el paso del tiempo, el calor será el gran dominador, y los habitantes terrestres deberán regresar a los mares para protegerse. Aquellos que se adapten sobrevivirán, al menos durante un tiempo. Cuando también los océanos se calienten demasiado, las formas de vida compleja desaparecerán.

La última vida que reine en la Tierra se parecerá mucho a la que hubo cuando surgió por primera vez. Pero incluso las bacterias acabarán por ser barridas de la faz del planeta. Para el Hombre, la única solución será abandonarlo y buscar otro más apto para vivir, una empresa tremendamente difícil.

A medida que el Sol vaya creciendo, superará en tamaño a las dimensiones de las órbitas de Mercurio y Venus. Podría detenerse antes de alcanzar la Tierra o continuar más allá, pero aun en el primer caso las condiciones de habitabilidad del planeta desaparecerán. Marte quizá sobrevivirá, pero a su distancia, el Sol sólo iluminará como la Luna llena.

Amazings

Deja un comentario