Saber decir que no

Hace ahora un mes que comencé una nueva serie de proyectos. Al cabo de un mes ya vas viendo aquellos que van a un ritmo distinto del que habías previsto, aquellos que aportan distinto de lo que habías previsto, aquellos que te queman a un ritmo distinto del que habías previsto. Creo que en mi caso todo ha sido al revés de lo que había previsto ( que conste que eso no significa que esté mal, en algunas cosas, casi me alegro).

Ahora mismo mi tiempo se reparte en un 40%-40%-20. El primer 40% va dedicado a Keep It Simple Lab, es decir, a todos los clientes que tenemos, consultoría SEO, WPO, etc… el siguiente 40% va dedicado a proyectos en Grupo ITnet, principalmente TopDomainer, temas internos en la empresa, y principalmente a mucha I+D en Sistemas, donde estoy haciendo unas historias con servidores DNS que llevábamos varios años queriendo hacer y nunca encontrábamos el momento. El resto del tiempo, ese 20% lo dedico a mi.

Aquí entran en juego varios temas, el principal es el del quemamiento. Cuando lanzas algo, aunque sea en alpha, beta o delta, pero en producción y falla, teniéndote que dedicar a arreglar cosas en las que en muchas ocasiones no tienes el control porque dependes de otros te quemas. Otro es el del desgaste mental; y es que pensar cansa, es algo que quién tiene un trabajo bastante metódico no entiende, pero es una situación que he hablado con bastante gente (familiares, amigos, conocidos…) y de tanto en tanto encuentro a alguien que lo entiende. Cuando llevas 4 semanas sin parar ni puentes ni fines de semana, acabas petado. Normalmente en 24 horas soy capaz de recuperarme; ahora, no sé si es que ya me estoy haciendo mayor, pero cada vez más me cuesta volver a la normalidad (o eso, o es que cada vez fuerzo más la máquina y cuando se engancha, no hay quien la despegue).

Lo malo de todo esto es que aunque quieres abarcar más, ya lo dice el sabio refranero español: quien mucho abarca, poco aprieta. Así que voy a empezar a dejar temas, proyectos, historias que tengo ahí en el aire y que el coste dedicatorio no parece compensar el esfuerzo de arrancar. Todo lo que se salga de horas de dedicación a “empresa” han de ir volviendo progresivamente hacia mi persona.

Después de una semana “casi de vacaciones forzadas” (y que afectan a los que me rodean) vuelvo a la normalidad, con resaca, pero vuelvo. Este fin de semana tocará acabar temas pendientes, el martes tengo viaje a Madrid, el resto de la semana compromisos y el próximo fin de semana supongo que algo de familia (espero que no mucha) y el resto sí que lo voy a dedicar a mi, a no hacer nada, a aburrirme, a hacer cosas simples como salir a pasear o ir al cine, en definitiva, a ejercer de ser humano.

3 comentarios en “Saber decir que no”

  1. La avaricia rompe el saco, yo creo que eso te pasa por querer mas y mas dinero…

    Con las visitas que tienes en frasescelebres.net si tuvieses bien optimizado y colocado bien adsense podrías ganar unos 10 mil euros al mes sin hacer apenas nada.

    Pero nada, tu sigue trabajando para terceros, en un montón de proyectos y sin descansar…..

    Por que no lo haces ?

    P.D eres bueno en seo pero en adsense no lo eres.

  2. Hola,
    Soy lector de tus rss hace tiempo. No soy emprendedor, pero me dedico a la tecnologica (mas directamente, a los grandes sistemas, comunicaciones, seguridad..etc). .Vamos, que soy un CIO que ha venido “desde abajo”.

    Solo te digo que los “quemamientos” como tu les llamas, son normales en esta profesion. Ademas que , como yo, disfrutamos del trabajo al ser parte de nuestro ocio, tenemos esa tendencia a abarcar de mas, porque en el fondo “nos mola”.

    Que ocurre? Pues varias cosas.. y normalmente por este orden
    – Se aprovechan de ti
    – Aprendes, le das la vuelta a la sistuacion
    – Asciendes, mejoras, cambias
    – Se aprovechan de ti en tu nueva situacion. Eres mas operativo, mas inteligente.. mejor.
    – Aprendes, le das la vuelta, asciendes.

    Y en muchos casos, empieza el porcentaje de amigo/familia a descender (tu dices un 20%, enhorabuena). En mi caso , tendente a cero.
    Dices tu que “te haces mayor”. Pues efectivamente, eso es lo que pasa. Pero, escucha a tu cuerpo.

    En mi caso, yo hago deporte. Y gracias al deporte (al mediodia), puedo ir tirando. Y tambien gracias al deporte mi problema fisico fue menor. Porque si, señores.. ese problema de querer abarcar mas, a una persona deportista, con buena alimentacion, sin colesterol, con un IMC de 15 .. le pueden dar anginas o problemas cardiacos por estres y tension.

    Y si, señores.. el dedicar tantas horas, el no desconectar, el estar siempre pensando en como mejorar esto y aquello, el mezclar lo personal con lo profesional, el depender de otros y no poder hacer nada.. o peor aun, el depender de otros y poder hacerlo pero a sabiendas que te “va a volver a caer a ti”.

    En definitiva, el que comparte aficion y obligacion ha de saber fijar las red lines (en mi caso, el deporte y la agricultura) , porque si no el cuerpo te dara el aviso a ti. Y quizas de esa no puedas salir tan airoso.

    Obviamente, hablo por la experiencia personal mia y ajena

    Descansa. Desconecta. Vive… y quita el PUTO 3G del iphone :-)

  3. HOla Javier, sabes con tu comentario me vi plenamente identificado porque esa fue mi situacion en el pasado, los multiples compromisos, el deseo de mejorar lo que se tiene y el gusto de querer saber más hacen que descuidemos eso que hay en nuestro interior “el ser” y cuando hablo del ser me refiero a nuestra parte humana. LLegamos al punto de alejarnos tanto de nosotros mismos que nos olvidamos que la vida es mas que trabajo, que a la otra orilla del rio esta nuestra familia, nuestros amigos, nuestros seres queridos, nuestros gustos, nuestros joby’s. Esas cosas tan simples pero tan importantes (como caminar en un parque con tus hijos o tus padres, como mirar al firmamento y ver el vuelo de un pajaro) se convierten en un mundo distante del que ya no formamos parte, y es entonces con el pasar del tiempo que pasa lo que tu llamas “el quemamiento” y nuestro inteligente cuerpo empieza a pasarnos la cuenta de cobro (el estrés, el cansancio, uno que otro dolor muscular y en peor de los casos enfermedades cronicas).
    POr eso mi aporte para ti es que te tomes tu tiempo, para dedicartelo a tí mismo y que este tiempo no sea negociable por nada, pues tuyo, es el alimento de tu ser, el cual te permitira ser felíz y hacerle la vida felíz a los demás.

Deja un comentario