Regale una lata de chapapote por Navidad

Todo comenzó en un chat. Gonzalo Jaén, una inquieta mente creativa de 32 años que ha vivido en Venezuela muchos años, intercambiaba bites con una chica gallega de nombre Belén. Y surgió la idea: enlatar el chapapote maldito, venderlo por un euro y destinar el dinero a Galicia. Habló con Greenpeace, con la Xunta, con todo el mundo, pero le ignoraron. «Alabo a Periodistadigital.com, que visualizó la idea de enlatar el fuel del Prestige tal como yo la tuve, mientras otros quizas ni caso hicieron por pensar que era muy irreal o una broma de mal gusto. Lo
cierto es que gracias a este gran periódico digital, que para mí ha cumplido a cabalidad con la funcion social del periodismo, se están logrando muchas cosas; de la misma manera invito a otros medios a sumarse a esta «gente limpia» y solidaria, asi como a cada uno que le interese, el planeta o sus habitantes», declara Jaén. Y numerosas empresas ya se han sumado al proyecto, desde conserveras gallegas a grandes almacenes. Y cada minuto, somos más.

Regale una lata de chapapote por Navidad

Categorías Prestige

Deja un comentario