Refrigeración en el Sahara

El ganador del 2003 Dakar Rally, la famosa carrera que dio inicio el pasado 1 de enero, tendrá mucho que agradecer a los ingenieros de su vehículo. En el desierto del Sahara, la refrigeración se convierte en un reto extraordinario. Uno de los competidores, sin embargo, salió con una pequeña ventaja.

Han sido 342 los participantes que partieron desde Marsella (Francia). Pasaron por España y embarcaron hacia África, donde siguen una ruta que les llevará el 19 de enero hasta Sharm El Sheikh, en Egipto. Los que consigan cruzar la línea de meta habrán recorrido 8.552 km, y superado todo tipo de obstáculos. Uno de ellos, técnicamente hablando, es sin duda la difícil refrigeración de los vehículos (motocicletas, automóviles y camiones).

Refrigeración en el SaharaEn el Sahara se pueden alcanzar temperaturas de hasta 58 grados Celsius. Por eso, el veterano Henri Pescarolo, cuatro veces campeón de Le Mans, se ha buscado una pequeña (o gran) ayuda. Su V6 Nissan Terrano lleva el logotipo de la ESA porque la Agencia Espacial Europea ha contribuido con tecnologías que, aunque diseñadas para el espacio, serán muy útiles para lograr una refrigeración óptima. Además, Pescarolo y su equipo comerán como astronautas.

Pierre Brisson, de la Technology Transfer and Promotion Office de la ESA, nos explica algunas de las aportaciones de la agencia. Entre ellas destaca una pantalla térmica muy eficaz que utiliza tecnología desarrollada para el cohete Ariane. Esta pantalla se encuentra fijada bajo el coche, junto a la zona de escape, lo que reduce la temperatura del tubo hasta unos 100 grados C (frente a los 800 grados C habituales). El sistema aporta una mayor seguridad y un menor riesgo de incendio en caso de una fuga de aceite o gasolina. También ha disminuido la temperatura interna de la cabina de conducción, algo que mejorará la comodidad de los pilotos y aliviará la fatiga.

Los cascos de los ocupantes también contienen tecnología espacial. La empresa italiana Grado Zero Espace ha integrado en ellos un sistema de refrigeración que bombea el calor desde su interior. Poseen asimismo un sistema por el cual circula un fluido que transporta el calor hasta una zona donde será absorbido. La tecnología fue diseñada originalmente por la compañía española Nuevas Tecnologías Espaciales y por la canadiense Med-Eng.

Las bebidas de los pilotos se mantienen en un contenedor auto-refrigerado. El dispositivo podría revolucionar el mundo de los refrescos en los próximos años. Utiliza un viejo principio por el cual los contenidos son enfriados gracias a la evaporación de agua. En pocos minutos, el sistema puede refrigerar una bebida en unos 15 grados C, evaporando un centilitro de agua. Para la carrera, se ha modificado para que pueda enfriar hasta 20 grados, dado el extremo calor existente en el desierto. La ESA colaboró con los cálculos numéricos para que la empresa Med-Eng pudiera diseñar el contenedor.

Por último, la agencia ha proporcionado una serie de menús alimenticios, desarrollados originalmente para la misión espacial franco-rusa Cassiopeia, de 1996.

Amazings

Deja un comentario