¿Qué es el Calendario Republicano Francés?

Cada cultura utiliza un sistema diferente para medir el tiempo. En la actualidad en los países occidentales se usa el calendario gregoriano, que sustituyó al calendario juliano proveyendo más exactitud. Aunque en otras regiones del mundo se utilicen sistemas diferentes, el calendario gregoriano es comprendido por la mayor parte de los habitantes de la Tierra.

Aunque un calendario se defina por fenómenos naturales, como el ciclo de las fases lunares, las estaciones, los días y la posición del Sol, muchos de sus aspectos son más artificiales, como la cantidad de los meses, la división en veinticuatro horas y los días de la semana.

Al triunfar la Revolución Francesa, el matemático Joseph-Louis Lagrange propuso la creación de un nuevo calendario, para medir el tiempo con el sistema decimal y eliminar las diferencias religiosas. La Convención Francesa aceptó esta idea con el objetivo de romper con los órdenes antiguos y se instauró en Francia y en sus colonias el uso del Calendario Republicano.

En este calendario el año se divide en doce meses de treinta días, más cinco días festivos que no pertenecen a ningún mes (en los años bisiestos los días festivos eran seis). Estos días eran llamados «epagómenos». El inicio del calendario se fijó en el equivalente del 22 de septiembre de 1792, fecha en que se proclamó la República.

Después de muchas discusions, se aceptaron los nombres de los meses sugerios por el poeta Fabre d’Eglantine. Los meses de otoño acabarían con las letras -ario, los de invierno en -oso, los de primavera en -al , y los de verano en -or. Los nombres se definen por las características de cada estación en la región de París:

Vendimiario: Mes de la vendimia, que equivalía a los días de 22 de septiembre al 21 de octubre.

Brumario: Mes de las brumas, del 22 de octubre al 20 de noviembre.

Frimario: Mes del hielo, del 21 de noviembre al 20 de diciembre.

Nivoso: Mes de las nieves, del 21 de diciembre al 19 de enero

Pluvioso: Mes de las lluvias, del 20 de enero al 18 de febrero.

Ventoso: Mes de los vientos, del 19 de febrero al 20 de marzo.

Germinal: Mes de las semillas, del 21 de marzo al 19 de abril.

Floreal: Mes de las flores, del 20 de abril al 19 de mayo.

Pradial: Mes de los prados, del 20 de mayo al 18 de junio.

Mesidor: Mes de la cosecha, del 19 de junio al 18 de julio.

Termidor: Mes del calor, del 19 de julio al 17 de agosto.

Fructidor: Mes de los frutos, del 18 de agosto al 16 de septiembre.

Definido ésto, al 5 de octubre de 1793 le siguió el 14 de Vendimiario del año II.

No solamente se cambiaron los meses, sino también las semanas, que fueron sustituídas por décades de diez días. Se propuso darles el nombre de personajes ilustres de la Revolución, pero el consenso era difícil y se corría el riesgo de deificarlos. Al final se le atribuyó a los días de cada décade nombres numéricos tomados del latín: Primidi, duodi, tridi, quartidi, quintidi, sextidi, septidi, octidi, nonidi y decadi.

A los cinco días que quedaban fuera de los meses se les asignaron nombres edificantes: Virtudes, Genio, Trabajo, Opinión y Recompensas. El día extra en los años bisiestos era llamado Sansculótido, por la gente del pueblo que colaboró con el asalto a la Bastilla y a otras luchas. Se les conocía como sans-culottes (sin bombachos) pues no usaban la ropa estrafalaria de la aristocracia francesa, sino pantalones y ropa sencilla.

Los defensores más recalcitrantes del sistema métrico insistían en que el día se debía dividir en diez horas, cada hora en cien minutos y cada minuto en cien segundos. Sin embargo esto suponía sustituír todos los relojes, como los de las casas y los de las iglesias, por lo que la idea no resultó viable.

Naturalmente es difícil cambiar las costumbres de los pueblos. Muchas personas siguieron usando las semanas y el calendarios gregoriano por comodidad, aunque el calendario republicano se usara oficialmente. Este calendario duró solamente doce años, desde octubre de 1793 hasta agosto de 1805. Fue abolido por Napoleón Bonaparte, y aunque se volvió a implantar brevemente después de su derrocamiento y otra vez por la Comuna de París, en poco tiempo se regresó al uso del calendario gregoriano.

Categorías Ciencia

Deja un comentario