¿Por qué chocamos las copas al brindar?

Las personas llevan a cabo constantemente acciones dictadas por la usanza, y en la mayoría de las veces no se sabe dónde de originó esa costumbre.

Como ejemplo, cuando un grupo de personas se reúne para conversar y divertirse, con frecuencia se hace un brindis con las copas o los vasos de licor, haciendo votos por la salud o por otras razones. Es difícil imaginarse que esta costumbre, que parece siempre una muestra de camaradería, se originó como una manera de evitar un homicidio.

En la antigua Grecia, el envenenamiento era algo de todos los días. Muchas veces se asesinaba a un enemigo invitándolo a comer, y al final de la cena se le daba una copa de vino en la que se había vertido un veneno poderoso, usualmente arsénico. Se dice incluso que el rey Mitrídates, temiendo morir de esta manera, tenía la costumbre de tomar pequeñas dosis de este veneno, con lo que llegó a desarrollar cierta inmunidad.

Una manera de reducir las tensiones entre dos personas era la de mezclar un poco del contenido de los dos vasos. Surgió la costumbre de golpearlos uno contra el otro, para que las gotas de cada recipiente se intercambiaran.

Esta costumbre fue adoptada por los romanos, y se conservó hasta la Edad Media (conjuntamente con el uso del veneno, desgraciadamente).

Ahora como en la antigüedad, el chocar las copas es un signo de confianza y familiaridad, y afortunadamente la costumbre de los envenenamientos ha disminuído considerablemente. Podemos estar tranquilos entonces cuando compartamos tragos con nuestros amigos.

Categorías Ciencia

Deja un comentario