Me convierto al Pastafarismo

Monstruo de Espagueti VoladorEn verano de 2005 hubo un poyo en Estados Unidos por el tema de que en la clase de biología se debían impartir las mismas horas lectivas a la posible formación del universo por la evolución de las especies como por la creación espontánea. Es por esto que en la Universidad de Kansas comenzaron a aparecer los seguidores de la religión que cree en un dios conocido como el Monstruo de Espagueti Volador, ya que si pronuncias su nombres morirías de forma instantánea.

Creo en el Monstruo de Espagueti Volador

  • El universo fue creado por un Monstruo de Espagueti Volador invisible e indetectable. Todas las evidencias que «erróneamente» apoyan la evolución han sido «plantadas» intencionadamente por este ser.
  • El MEV hace que todo parezca más viejo de lo que es en realidad. Por ejemplo, cuando un científico realiza un poceso de fechado por carbono en un objeto arqueológico, podría ver que aproximadamente 75% del carbono-14 se ha desintegrado, por emisión de electrones, a nitrógeno-14, e inferir que este artefacto es de aproximadamente 10.000 años de antigüedad, ya que la vida media del carbono-14 parece ser de 5.730 años. Pero de lo que el científico no se da cuenta, es que cada vez que realiza la medición, el MEV está ahí, cambiando los resultados con Su apéndice tallarinesco.
  • Aunque el MEV posee un nombre, éste es tan hermoso y difícil de pronunciar que no sólo mata a quienquiera que lo intente, sino también a todo ser dentro de un radio de 6,0534 kilómetros. Este radio se duplica cuando uno trata de escribir o mecanografiar Su nombre. Esto fue hecho apropósito por el MEV sólo para entretenerse.
  • El calentamiento global, los terremotos, los huracanes y otros desastres naturales son consecuencia directa de que desde los años 1800 ha disminuido el número de piratas.
  • Bobby Henderson es el profeta de esta Primera Iglesia Unida del Monstruo de Espagueti Volador (First United Church of the Flying Spaghetti Monster).
  • El símbolo principal es una cruz, que en vez de tener un Jesús crucificado, tiene un tenedor para comer espaguetis.
  • Las oraciones a «Él» deben terminar siempre con la palabra «RAmén» en vez de «Amén». Ramen es un tipo de fideo japonés.

Oh Tallarines que están en los cielos gourmets
Santificada sea tu harina
Venga a nosotros tus nutrientes
Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos
Danos hoy nuestras albóndigas de cada día
y perdona nuestras gulas así como nosotros perdonamos a los que no te comen.
No nos dejes caer en la tentación (de no alimentarnos de vos)
y líbranos del hambre…
RAmén.

Me gustaría mucho que no hicieses

  • Me gustaría mucho que no actuases como un imbécil santurrón que se cree mejor que los demás cuando describas mi tallarinesca santidad. Si algunos no creen en mí, está bien. En serio, no soy tan vanidoso. Además esto no es acerca de ellos así que no cambies el tema.
  • Me gustaría mucho que no usases mi existencia como un medio para oprimir, subyugar, castigar, eviscerar, o, tú sabes, ser malo con otros. Yo no requiero sacrificios, y la pureza es para el agua potable, no para la gente.
  • Me gustaría mucho que no juzgases a las personas por como se ven, o cómo se visten, o la manera en que hablan, o, bien, solo sé bueno, ¿sí? Ah, y que les entre esto en la cabeza: mujer = persona, hombre = persona, Samey = Samey. Ninguno es mejor que el otro, a menos que hablemos de moda, y lo siento, pero le digo eso a las mujeres y a algunos hombres que conocen la diferencia entre verde mar y fucsia.
  • Me gustaría mucho que no tuvieres una conducta que ofenda a ti mismo, o a tu compañero amoroso mentalmente maduro y con edad legal para tomar sus propias decisiones. En cuanto a cualquiera que quiera objetar, creo que la expresión es «váyanse mucho al c*****», a menos que lo encuentren ofensivo, en cuyo caso pueden apagar el televisor y salir a caminar, para variar.
  • Me gustaría mucho que no desafiaras las ideas fanáticas, misóginas, y de odio de otros con el estómago vacío. Come, luego ve tras los c*******.
  • Me gustaría mucho que no construyeras iglesias/templos/mezquitas/santuarios multimillonarios a mi tallarinesca santidad cuando el dinero podría ser mejor gastado en (tú eliges):
    • Terminar con la pobreza.
    • Curar enfermedades.
    • Vivir en paz, amar con pasión, y bajar el costo del cable.
      Quizás sea un ser omnipresente de carbohidratos complejos, pero disfruto de las cosas sencillas de la vida. Yo lo sé, yo SOY el creador.
  • Me gustaría mucho que no fueses por ahí contándole a la gente que te hablo. No eres tan interesante. Madura ya. Te dije que amaras a tu prójimo, ¿no entiendes las indirectas?
  • Me gustaría mucho que no le hicieses a los otros lo que te gustaría que te hiciesen a ti, en especial si están interesado en, eh, cosas que usan mucho cuero/lubricante/Las Vegas. Si a la otra persona también le interesa (conforme a #4), entonces disfrútenlo, saquen fotos, y por el amor de Mike ¡usa un PRESERVATIVO! En serio, es un pedazo de goma. Si no quisiera que se sintiera bien cuando lo haces hubiera añadido picos, o algo.

Convertirse al pastafarismo

  • Los pastafaris tienen una moral laxa, como los espagueti que adoran.
  • Todos los viernes son fiesta.
  • En el cielo, encontrarás un volcán de cerveza y una fábrica de nudistas.

En fin… adoraré al Monstruo de Espagueti Volador sobre todas las cosas…

Categorías Mis Cosas

2 comentarios en “Me convierto al Pastafarismo”

Deja un comentario