Los Diamantes, Cápsulas del Tiempo

Un equipo de científicos de la University of Maryland y de la University of California ha descubierto que los diamantes pueden preservar interesantes datos geoquímicos pertenecientes al lejano pasado de la Tierra, hace unos 3.000 millones de años.

Para los investigadores, sin duda, los diamantes son más que joyas. Son cristales muy valiosos en los que los geólogos y químicos atmosféricos pueden encontrar información sobre cómo era la atmósfera terrestre hace miles de millones de años. Es una demostración más de que algunas de las rocas más antiguas de nuestro planeta contienen «firmas isotópicas», formas de elementos como el azufre o el oxígeno, que pueden revelarnos datos sobre aspectos hasta ahora desconocidos de la historia primitiva de la Tierra, como la evolución atmosférica y el origen de la vida primitiva que empezó a metabolizar el azufre.

Los Diamantes, Cápsulas del TiempoMark Thiemens y sus colegas han estado estudiando diamantes procedentes de la región africana de Botswana. En ellos han encontrado proporciones particulares de tres isótopos del azufre. Estas proporciones indican que el elemento pasó a través de casi un ciclo geoquímico completo.

El ciclo se inició cuando gases como el dióxido de azufre fueron expelidos por un volcán hacia la atmósfera. En ella, reaccionaron con la luz ultravioleta del Sol, produciendo una marca isotópica en los aerosoles en suspensión, los cuales acabaron cayendo sobre la superficie y fueron incorporados a las rocas sedimentarias como sulfuros. La placa tectónica que contenía esta roca sedimentaria descendió posteriormente por debajo de otra placa hasta el manto (subducción). Cuando se formaron los diamantes en el manto, los sulfuros con su firma de isótopos quedaron atrapados en su interior. Todos estos procesos ocurrieron hace unos 3.000 millones de años. Más tarde, los diamantes salieron al exterior debido a fenómenos volcánicos, y acabaron siendo extraídos por los mineros.

Los científicos opinan que existe un reservorio desconocido de azufre que tiempo atrás seguía un ciclo químico a través de la atmósfera. Es posible, como sugieren a los nuevos descubrimientos, que este reservorio se encuentre ahora en el manto terrestre.

Durante el estudio más reciente, se hallaron fragmentos de sulfuro en 12 diamantes que se analizaron en el W.M. Keck Foundation Center for Isotope Geochemistry, mediante una microsonda de iones. El aparato dispara rayos de iones de cesio altamente precisos sobre una muestra de sulfuro no más gruesa que un cabello humano, extraída de los diamantes. El rayo produce un diminuto agujero en ella, vaporizando una cantidad minúscula de material (menos de una milmillonésima de gramo), mientras la sonda realiza un análisis para ver si se encuentra presente la proporción isotópica buscada.

Este tipo de estudios sobre el azufre de las rocas ha proporcionado a los científicos datos sobre la evolución del oxígeno, el ozono y la luz ultravioleta en la atmósfera primigenia de nuestro planeta, tres cambios que coincidieron a su vez con la evolución inicial y la expansión de la vida terrestre.

Esta información es útil para completar nuestra visión de esta época (hace entre 3.900 y 2.200 millones de años), de la cual tenemos muy pocas evidencias fósiles. Hasta ahora no habíamos averiguado cuándo la atmósfera cambió lo suficiente como para soportar la vida. La nueva técnica, por supuesto, podría usarse también para estudiar otros mundos.

Deja un comentario