Ley de Vagos y Maleantes

Sé que lo que voy a explicar puede sonar muy anti popular, pero la verdad es que a estas alturas de la vida en las que no me importa nada decir las cosas tal y como las pienso, voy a soltarme: creo que debería volver la Ley de Vagos y Maleantes.

Por supuesto, me gustaría que volviera pero ligeramente actualizada, y es que lo que el PSOE y el PP han conseguido estos últimos años creo que es totalmente indecente de cara a ser participes de un mundo global como el que estamos viviendo hoy en día. Y digo estos dos partidos porque son los que han estado en el Gobierno estos últimos años… prácticamente desde que yo nací.

Desde que he vuelto de USA y he visto como ha degenerado el país a nivel laboral y empresarial cada vez estoy más contento de haber tomado la decisión de dedicarme a Internet y ser capaz de gestionar un proyecto completamente, desde la infraestructura hasta la comercialización; cada cosa a niveles distintos (ya que mi perfil es más bien técnico), pero con la posibilidad de quedarme en casa, trabajar por mi cuenta y vivir al nivel de vida que me apetece.

Estos días en los que en ITnet hay muchas vacantes disponibles, y en las que buscamos gente con cierto nivel, la cosa se complica. Siempre hemos sido partidarios de tener becarios, y los que realmente han dedicado ese tiempo a aprender y a aplicar su formación han crecido y ahora son responsables de muchas áreas. También ha habido gente que voluntariamente se ha ido para emprender o pasarse a otras empresas y han (hemos) vuelto de alguna u otra manera a trabajar y/o colaborar con alguna de las empresas del grupo.

¿Y qué tiene que ver esto con los vagos? Pues que ahora que buscamos gente de cierto perfil, cuesta encontrar gente buena sin trabajo, es decir, a los buenos no les falta trabajo, en cambio gente sin ganas de trabajar o simplemente inútiles (no útiles, -que no trae o no produce provecho, comodidad, fruto o interés-) los hay a patadas. Y lo peor es que muchos de ellos viven del cuento todo el tiempo posible que pueden del resto de nosotros a través de la subvención del subsidio por desempleo, algo que personalmente limitaría a 3 meses, excepto en aquellos que se dediquen a formarse de alguna manera. La gente se ha acomodado en su trabajo y no le ha dedicado algo de tiempo a formarse de alguna manera (incluida la auto formación).

Creo que aquellos que son conscientes de que su línea laboral (por ejemplo, aquellos que se dedicaban a la construcción, que está claro que eso no va a volver nunca a estar en los niveles en los que estaba, al menos a corto plazo) deberían trabajar de estudiar algún tipo de Ciclo Formativo (Medio o Superior) y aprender las bases de un nuevo oficio. El primer año dedicarlo lo máximo posible a estudiar (y ampliar idiomas, por ejemplo en las horas libres) y el segundo año comenzar a hacer prácticas y acabar su formación. Y digo esto porque, vuelvo a repetir, creo que gente válida hay y encuentra trabajo.

Otra cosa que hay que tener en cuenta son aquellos que acaban de salir de estudios universitarios y envían sus Curriculum Vitae a puestos para los que están sobre educados. Está claro que hay que empezar por algún sitio para tener cierta práctica, que no hemos nacido aprendidos, pero sed realistas y enviad una carta de presentación en la que expliquéis precisamente esto mismo, que sabéis que estáis por encima de lo que se solicita, pero que veis que es posible encajar (si es realmente así). Hace unas semanas me encontré en la situación de tener que incorporar una persona en el equipo y todos los CV que vi tenían másters, postgrados y similares cuando buscaba un simple redactor de contenidos. la persona que, aunque tenía estudios, se presentó con una buena explicación de que quería empezar a meterse en el mercado laboral para ver cómo funciona acabó llevándose el puesto, casi de un día para otro.

Por cierto, a todos aquellos que os entre el gusanillo de “emprender”: antes de lanzaros pensad si estáis dispuestos a trabajar 18 horas al día durante un año, incluidos los fines de semana.

4 comentarios en “Ley de Vagos y Maleantes”

  1. Buenas compañero, no soy vago ni maleante y me he enviado el currículum a la dirección de contacto de la web de ITnet que comentas :) Saludos.

  2. Cierto Javier, los buenos están trabajando.

    Yo no he sufrido tanto el problema de la vagancia directamente cuando he incorporado gente a mi equipo, algún caso puntual. Pero sí constato que encontrar gente de cierto nivel en el mundo del desarrollo web o en el área de sistemas es extremadamente difícil.

    Cuando mi empresa tiene que buscar gente siempre se hace pensando en el futuro, apostando por alguien para mucho tiempo, no para mal pagarle durante un breve periodo de tiempo. En estos casos me he contrado con escenarios como:

    -Gente aparentemente buena que están de F¡freelances a los que les he tirado directamente: no hay manera, uno piensa que les va a hacer ilusión trabajar en un equipo con profesionales pero siempre dicen no al final. Es más cómodo trabajar a tu ritmo y cuando te apetece que hacerlo sujeto a un horario y dependiendo de un equipo de personas (no todos los freelance trabajan 18hs).

    -Gente que se sobre-valora espectacularmente, normalmente licenciados, y que más que apredender vienen a enseñarte, aunque acaban de salir de la carrera y no han hecho un desarrollo web profesional en su vida. Les suele faltar humildad para aprender.

    -Lo más abundante: gente a la que la Junta o el Estado han engañado dándoles cursos de grado medio de nula calidad, de cientos de horas y sin ningún sentido para que no cuenten como parados. Los pobres no saben nada y ya no tienen edad para ser becarios… algunos de ellos antes de la crisis ganaban un dineral en cualquier cosa.

    Lo que suele funcionar es buscar en otras empresas y mejorar oferta :)

    En fin, los buenos están trabajando, pero por suerte algunos de ellos/as están en mi equipo :)

  3. Pues Jose, me alegro de que no seas como el jefe (sin idea de informática) que tuve en mi primer empleo como programador, que o ibas a desayunar con los demás o directamente te prohibía salir durante ese tiempo, porque según él ‘invertía mucho en nosotros’…

    Aún recuerdo aquel verano en que me echó una bronca monumental (y terminé también a ‘grito pelao’ con él)… porque en lugar de ir a meterme con los demás en aquella ruidosa minicafetería de la que salías cada día apestando a tabaco, decidí que durante los desayunos prefería llevarme un par de manzanas y relajarme en un parque cercano…

    Eso fue solo uno de los casos… y total, dejándote los cuernos con todo el interés y voluntad por aprender y prosperar, haciendo horas extras (pero trabajándolas, no perdiendo el tiempo) que ni te valoraban ni compensaban en modo alguno (y no sólo a mí).

    Y para terminar, recuerdo aún que ese mismo lumbrera encargó a una compañera que no tenía experiencia en Java (aunque sí era trabajadora) a realizar un programa para un ayuntamiento… sola prácticamente… y una mañana llega y le pregunta si está terminado, y ella le responde que no (y llevaba tres meses trabajando en su casa los fines de semana) y el orangután le pregunta ‘¿pero es que tan difícil es eso?’

    Cierto es que hay mucho vago y maleante y gente que vive del cuento, pero también mucha gente a la que apasiona la informática y tiene unas ganas tremendas de aprender y trabajar… pero luego ahí están los típicos jefecillos inútiles e ineptos que pagan una miseria y no valoran al que se esfuerza, sino que terminan amargándoles y desmotivándolos completamente… y es entonces cuando llegas a la conclusión de que necesitas emprender tus propios proyectos para dejar un día de depender de ellos… y es entonces cuando no te importa e incluso disfrutas las entre 10 y 15 horas que entre semana te pasas frente a la pantalla (porque eso sí, los fines de semana en lo posible son para disfrutarlos… aunque muchas veces tienes algo pendiente que quieres terminar…)

Deja un comentario