La Ventaja de las Especies Invasoras

La segunda causa principal de destrucción de hábitat que amenaza a la biodiversidad, la llegada de especies de otras regiones, representa un duro golpe para las especies nativas. Las recién llegadas poseen menos parásitos y tienen menos enfermedades contra las que combatir que sus competidores locales, lo que facilita su expansión en el nuevo territorio.

Este tipo de plagas, como es el caso del cangrejo verde europeo, tienen una notable e injusta ventaja que pone en peligro la supervivencia de las demás especies locales.

Un estudio realizado por el ecólogo marino Kevin Lafferty, del US Geological Survey en el Western Ecological Research Center, y varios colegas, muestra claramente que las especies invasoras poseen al menos la mitad de los parásitos o enfermedades que tenían cuando estaban en su primitivo hogar.

La Ventaja de las Especies InvasorasComo promedio, un animal tiene 16 parásitos en su región de origen. Sin embargo, se llevará tres de ellos o menos hasta la nueva zona de invasión. Si a eso añadimos que los parásitos locales no estarán bien adaptados para afectar a los anfitriones recién llegados (sólo 4 conseguirán atacarles con éxito), su expansión será rápida y usualmente dañina.

El parasitismo es el estilo de vida más común en la Tierra. Algunos parásitos no sólo enferman a los animales, sino que pueden afectar a su fertilidad, cambiar su comportamiento o incluso matarlos. Emigrar se convierte pues en una solución para estos animales, ya que la mayoría de sus parásitos quedan atrás y los que encuentren en el nuevo territorio probablemente no estarán listos para atacarles.

Como explica Lafferty, los parásitos son para las especies invasoras lo que la Kriptonita supone para Superman. En el planeta Kriptón, la Kriptonita es un regulador, manteniendo a Superman como un ser ordinario. Libre de ella en la Tierra, Superman adopta poderes extraordinarios. Pero a diferencia de este famoso personaje, que utiliza su fuerza para realizar buenas obras, las especies invasoras, al sentirse liberadas, pueden convertirse en seres devastadores.

Los científicos analizaron los estudios sobre parásitos de 25 especies animales invasoras, desde caracoles a ratas, comparando su actuación en hábitats naturales y hábitats invadidos. El cangrejo verde europeo fue la especie más estudiada. En el Viejo Continente, su tierra natal, los percebes parasitarios se encargan de castrarlos. Allí donde los percebes son abundantes, se ven pocos cangrejos de este tipo, y viceversa.

Los cangrejos verdes han sido introducidos en el resto del mundo, pero los percebes nunca ha sido transferidos con ellos. Así, en las nuevas áreas, los primeros se han convertido en plagas capaces de diezmar a los crustáceos nativos.

Lo mismo ocurre con otros animales y ciertas plantas invasoras. Para controlarlos, se podría introducir en las zonas afectadas los parásitos originales que les mantenían en cintura, pero éste es un proceso que hay que realizar con mucho cuidado, o se corre el peligro de crear una superplaga.

Amazings

Categorías Ciencia

Deja un comentario