La Ley de la Atracción

La Ley de la AtracciónHace cosa de año y medio comencé a enterarme de qué iba esto de la Ley de la Atracción. En ese momento no sabía exactamente qué era, pero poco a poco lo pude ir descubriendo. Por poner un ejemplo muy significativo, aquel que ya expliqué de «conseguir 10.000 euros en un mes». Desde aquello han cambiado muchas cosas, la verdad.

En estos últimos meses (más de un año diría yo) hablando en más profundidad con Jaime Ferré y con David Toribio me he puesto las pilas con este tema. Muchas veces ha venido Arnau Sans y él no acaba de tenerlas todas consigo. Ahora que estoy con la lectura de libros he decidido leerme unos cuantos para aclarar algunas dudas que tengo sobre este tema, y de ahí que haya decidido escribir esta entrada.

Al final todo se basa en hacer pequeños ejercicios… pero de eso ya os hablaré más adelante… primero voy a explicar brevemente que significa la Ley de la Atracción. Se podría decir que la ley lo que dice es que atraes a tu vida todo aquello a lo que le prestas atención, energía y concentración, ya sea positivo o negativo. En otras palabras, es muchas veces eso de «qué casualidad», o cuando vas a llamar a otra persona y te dice eso de «estaba pensando en ti y te iba a llamar ahora mismo». ¿Coincidencia? No lo creo.

En la vida las cosas buenas y malas (positivas y negativas) son distintas para cada persona, aunque hay una cosa común: todos emitimos pensamientos positivos y negativos, y en base a eso, obtenemos resultados. Seguro que un día te has levantado con el pie izquierdo y todo hay ido mal, sólo por pensar que te has levantado con el pie izquierdo. Pero eso se puede cambiar.

Y para cambiarlo sólo hay que convertir las cosas negativas en positivas. Una de las cosas que recomienda la Ley de la Atracción es el «hablar bien». No significa no decir palabrotas, sino evitar cosas negativas al hablar. Hay que evitar palabras como «no hagas», «no seas» y, en general el «no». Esto significa que hay que darle la vuelta a la tortilla y pensar en todo lo contrario… Si le dices a alguien que «no llegue tarde» lo más probable es que lo haga, porque en su mente queda grabado el «llegar tarde». ¿No sería mejor decirle que lo vamos a ver a la hora que hemos quedado? Seguro que en su interior tiene la hora grabada y llegará a la hora.

La idea es que cuando estés negado simplemente te hagas la pregunta de «si no quiero esto, ¿qué es lo que quiero?». Con esa respuesta podrás cambiar la frase que has dicho (o mejor dicho, ibas a decir) por una nueva frase que da una actitud positiva.

Si queremos atraer cosas que nos interesan a nuestra vida es importante saber lo que queremos y, también, lo que no queremos. Porque sabiendo cosas que no queremos podemos saber cosas que queremos. Para ello hay que seguir 3 pasos:

  1. Identificar lo que deseamos.
  2. Prestarle atención a lo que deseamos.
  3. Permitirte desear eso.

Para el primer punto una cosa sencilla que podemos hacer es una lista. Divide en dos columnas una página (o sea, haz una línea por la mitad) y en un lado pon las cosas que no te gustan. Por ejemplo, si quieres cambiar tu vida sentimental, haz memoria y piensa en las cosas que no te gustaban de tus anteriores parejas y escríbelas. Si quieres cambiar tu vida profesional pon las cosas que no te gustaban de tu antiguo trabajo (o actual). Ahora toca rellenar el otro lado. Para hacerlo has de pensar en eso que no te gusta que tenías apuntado en un lado, y escribir lo que quieres que sea. Por ejemplo, si en tu trabajo actual no te pagan lo suficiente y no te llega el dinero, lo que has de poner al otro lado es que quieres ganar mucho dinero. Así de simple.

El segundo paso es prestar atención. Aunque antes comentaba lo de convertir algo negativo en positivo, hay que creérselo. Si dudas o no te lo crees, pasa todo lo contrario, por lo que la cosa empeorará. Por ejemplo, piensa en la siguiente frase: Me gusta mi cuerpo. ¿Te ha ofrecido una vibración positiva o negativa? Si es positiva, ya está. Si es negativa, porque aunque lo veas escrito o lo digas no te lo crees, se puede cambiar la frase: Estoy en proceso de disfrutar de mi cuerpo. ¿Verdad que ahora esa frase te hace sentir mejor? Pues esa es la que has de tener en mente hasta que llegue el día en que te guste tu cuerpo (aunque no hayas perdido ni un kilo o sigas teniendo esa «piel de naranja»).

Ahora que ta te lo crees, has de tenerlo siempre presente. Por ejemplo, eso de tener el mejor cuerpo… ¿por qué no pegar una nota en el espejo que te recuerde que estás «divino de la muerte»? ¿Por qué no hacer una especie de contrato contigo mismo en el que escribas lo que deseas? Es tan simple como coger una hoja y escribir algo como:

Estoy en proceso de atraer todo lo que necesito para lo que deseo conseguir.

He decidido que / Me gusta saber que… [Aquí que cada uno sea libre de escribir. Te recomiendo que cojas las frases que pusiste en la hoja anterior de lo que deseabas y lo redactes aquí. Por ejemplo: Me gusta saber que mi pareja ideal vive en mi ciudad. Me gusta verme haciendo una dieta sana. Hay que tener en cuenta que en este punto has de poner tooodooos los detalles que has pedido en el paso anterior… no vale con una frase. Cuanto más detallado sea, mejor te sentirás con lo que quieres y más posibilidades de atraer.]

La Ley de la Atracción ya está en marcha para conseguir todo lo necesario para lo que deseo.

Ahora que ya tienes tu declaración escrita: ¿te sientes bien con ella? Si es así, lo has hecho correctamente, en caso contrario, haz los retoques necesarios hasta que lo que leas te haga sentir bien y con buenas vibraciones. ¿Sabes porqué? Porque ya se ha cumplido (visualízalo).

El tercer paso es el de permitírtelo. Ya sabes lo que quieres, lo tienes presente pero «has de tenerlo». Aquí es donde en general la gente «pincha» y es que para conseguir esto no debe quedar ni un ápice de duda sobre lo que deseamos. Para eliminar esas dudas has de pensar en esas frases que hay en tu interior que te dicen «no puedo hacer esto porque…»; ese «porque» es la razón que has de eliminar.

Entre los «porqués» más habituales encontramos la falta de confianza. Así que has de confiar en ti. Por ejemplo: ¿hay alguien que haya conseguido lo que tú deseas? Pues entonces sabes que eso se puede conseguir porque otros ya lo han hecho. Un ejemplo que podría ser útil si tu deseo es encontrar pareja y tienes dudas sobre encontrar tu pareja ideal:

  • Miles de personas encontraron el mes pasado a su pareja ideal.
  • Millones de parejas viven su relación ideal.
  • Cada día hay más gente que atrae a su relación ideal.
  • Cientos de personas van a salir hoy con otras personas que serán su pareja ideal a lo largo de sus vidas.

¿Qué tal si lo que te planteas es mejorar tu negocio o cambiar de trabajo?

  • Cada día, millones de personas cambian de una empresa a otra.
  • Alguien se hizo millonario ayer.
  • Cada día decenas de personas encuentras formas creativas de obtener ingresos extra.
  • Alguien ha encontrado dinero hoy.

Para acabar, que sino este texto va a ser un libro, y dudo que sea lo que queréis, decir que, según vayan ocurriendo esos pequeños detalles lo celebréis… es decir, si hay algún mínimo detalle que os acerque a lo que queráis hay que celebrarlo. No hay que pensar que eso no es lo que estabais esperando, sino que es un paso para llegar a conseguir lo que deseas. Otra cosa que puede estar bien es apuntarte en una hoja cosas que hayas ido consiguiendo poco a poco hasta llegar a tu objetivo… es como ponerte hitos pero una vez ha se han conseguido. También es bueno apuntarse cosas que han pasado y a las que le das las gracias porque hayan pasado (una especie de diario con las cosas buenas que pasan en tu vida).

Otra cosa interesante en muchas ocasiones es desear información sobre algo en concreto. La información es poder, y es probable que para conseguir algo necesites información… ¿por qué no pides información sobre algo? No sería la primera vez que pienso: me gustaría saber cómo se hace esto. Por «casualidad» me encuentro con alguien al que se lo comento y me dirige a una persona que sabe contestar perfectamente a esa pregunta o duda.

Para conseguir las cosas que deseas deberías adelantarte a ello. Por poner un ejemplo: si estás buscando nuevos clientes… ¿por qué no creas las fichas de clientes sin un nombre concreto? Crea ese vacío para que se llene. De esta forma, el hecho de «visualizar» que eso está ahí, ya está hecho, sólo falta «rematarlo» atrayendo a ese cliente.

Para acabar: deja que las cosas fluyan. En el momento en el que no sepas cómo seguir… ¿Por qué no dejar simplemente que ocurra? La Ley de la Atracción ya se encargará de que eso pase. Eso sí, que las cosas ocurran no significa que se vayan a hacer solas… si te ponen la ocasión en bandeja: aprovéchala.

Recuerda:

  1. Has de saber qué es lo que quieres y «pedirlo al universo».
  2. Has de enfocar los pensamientos sobre el objeto deseado con sentimientos como entusiasmo o gratitud.
  3. Has de sentir o comportarte como si el objeto deseado ya lo hubieras obtenido.
  4. Has de estar abierto a recibirlo.

Hace un tiempo volvíamos de Madrid hacia Barcelona por la autopista y Jaime tuvo que hacer una llamada por temas de trabajo. Recuerdo que en la llamada (como muchas veces he dicho) comentamos varias veces que «el usuario de Internet es muy burro». Dijimos por activa y por pasiva que había que hacerlo fácil, como si el tío que lo leyera fuera burro. La llamada se acabó y seguimos el viaje mientras comentábamos «la jugada». Al poco nos cruzamos con un paso elevado para ir de un lado al otro de la autopista. En la parte de arriba había algo, parecía un animal, pero no estaba claro. Yo le dije a Jaime algo como: ¿has visto esa cabra ahí arriba, sola? ¿Cómo habrá podido subir?. La respuesta de Jaime fue más clara: ¡No es una cabra, es un buuurrooo!. En resumen: si piensas en burros y «lo vives», te acabas cruzando con un burro.

Que conste que este ejemplo lo pongo porque me parece divertido, y seguro que muchos dicen que es una casualidad que hubiera un burro en lo alto de un paso elevado, sin nadie que lo vigilase… en fin, casualidades de la vida.

¿Cómo empezar a probar lo de la Ley de la Atracción? Nosotros tenemos un ejercicio sencillo que es el de «encontrar aparcamiento». Simplemente sabemos que vamos a llegar a un sitio y, que al llegar, tendremos una plaza de aparcamiento allí, porque es lo que nos toca.

3 comentarios en “La Ley de la Atracción”

  1. Teniendo en cuenta de que has hablado de libros que me han encantado como «Padre Rico y Padre Pobre» y «El Libro negro del emprendedor» me interesaría saber que otros libros andas leyendo estos días. ¿Puedes desvelar los títulos? 😉

    Responder
  2. Bueno, he acabado con este de La Ley de la Atracción, y los que tengo son sobre este tema (practicando la ley, la ley y el dinero, la ley y el amor…) ya iré hablando de ellos según vaya leyendo; estos días tengo poco tiempo para hacer nada…

    Responder

Deja un comentario