Empresa ofrece depositar las cenizas de sus familiares en la Luna

Una empresa de California realizará el próximo año la primera misión comercial a la Luna, cuando piensa enviar al cuerpo celeste mensajes, tarjetas de negocios y restos incinerados mediante tarifas.

TransOrbital, de la ciudad californiana de San Diego, firmó un contrato de 20 millones de dólares el martes con la empresa espacial internacional de Moscú Kosmotras, autorizada por el gobierno ruso para utilizar cohetes balísticos declarados fuera de servicio para lanzamientos comerciales.

Empresa ofrece depositar las cenizas de sus familiares en la LunaKosmotras, una empresa conjunta entre Rusia y Ucrania, lanzará el próximo mes en prueba una réplica del vehículo espacial TransOrbital para que circunvale la Tierra. El lanzamiento real tendrá lugar en octubre del 2003, dijo el presidente de TransOrbital Dennis Laurie en una conferencia de prensa.

El vehículo no tripulado, llamado TrailBlazer, volará en órbita en torno a la Luna durante tres meses, tomando fotos de alta resolución de su superficie antes de estrellarse contra ella.

Mensajes privados, restos humanos incinerados y otras mercancías comerciales quedarán depositadas en una cápsula diseñada para sobrevivir el impacto, dijo Laurie.

La empresa cobrará 2.500 dólares por una tarjeta de negocios. Los mensajes tienen un precio inicial de 16,95 dólares y el material inerme es cobrado a 2.500 dólares el gramo, según la página web de la empresa.

TransOrbital espera realizar misiones regulares a la Luna.

«Estamos muy contentos … ante la posibilidad de acudir a la Luna en forma regular», dijo Laurie. La empresa tiene «miles» de órdenes para depositar en la superficie lunar: joyas, tarjetas de negocios y restos humanos, agregó.

«A casi todos los que quieren que llevemos los restos incinerados les atrae la idea de ver a sus familiares por las noches», dijo Laurie. Un cliente pidió a la empresa que llevara a la Luna una silla en forma de trono, pero TransOrbital la rechazó por considerarla demasiado voluminosa.

El ejecutivo elogió la experiencia de Kosmotras, especialmente porque emplea a antiguos técnicos del sistema espacial soviéticos, que enviaron numerosas sondas no tripuladas a la Luna.

La Unión Soviética abandonó sus intentos de colocar sus cosmonautas en la superficie lunar tras sufrir una explosión catastrófica en uno de sus cohetes.

Deja un comentario