EE.UU. abre las puertas al implante en humanos de chips

La Administración sanitaria norteamericana (la Food and Drug Administration, FDA) ha dado luz verde a la comercialización del VeriChip, un pequeño chip que se implanta en humanos y que contiene información sobre el portador. La comercialización, no exenta de polémica, será posible porque la FDA ha decidido no fijar una regulación para el uso del chip en aquellos casos en que se emplee para asuntos de seguridad e identificación personal, lo que en la práctica da luz verde a su uso.

En cambio, la FDA no se ha pronunciado sobre la utilización específicamente médica de esta innovadora herramienta, pese a las críticas de algunos expertos, que estiman que su uso se debería regular en todos los casos. Lo paradójico del asunto es que la primera autorización abre las puertas para que el chip con identificación personal contenga información con el historial médico, si un juez o la norma no se prohíbe.

Applied Digital Solutions, la empresa que fabrica el VeriChip, lo ha presentado siempre como una herramienta con varios usos posibles, destacando muchas veces su aplicación como portador del historial médico básico del usuario, algo que puede ser muy útil en casos de accidentes.

El dispositivo VeriChip ha sido probado durante los últimos meses por una familia norteamericana, dos de cuyos miembros tienen un historial médico complejo. La insistencia de Applied Digital Solutions en presentar su producto como una herramienta sanitaria hizo que el pasado mes de mayo la FDA realizase una investigación especial sobre el chip. Durante la investigación, su principal encargado recomendó que el producto fuese regulado por la Administración, como pasa en Estados Unidos con todo tipo de implantes, incluso los llamados cosméticos.

La decisión final de la FDA no recoge este argumento ni, de momento, responde a los expertos que han preguntado repetidamente por los efectos que este tipo de chips, muy utilizados ya en animales, especialmente para identificar perros, pueden tener en el cuerpo humano.

El dispositivo creado por Applied Digital Solutions tiene un tamaño similar al de un grano de arroz y funciona de la siguiente manera. El chip, que mide 12 milímetros de largo por 2,1 de grueso, es introducido en el cuerpo mediante una pequeña incisión que requiere sólo anestesia local. El artilugio electrónico, que actualmente puede contener el equivalente a seis líneas de texto de información, permanece dormido en el cuerpo hasta que es activado desde el exterior. Cuando un escáner situado cerca del paciente «despierta» el chip, éste envía por radiofrecuencia una señal con la información. A partir de ahí, la información puede ser utilizada y contrastada en directo o a través de bases de datos accesibles por teléfono o Internet.

Los casos de enfermos de Alzheimer y de accidentados que quedan inconscientes son algunos de los ejemplos utilizados en los últimos meses por Applied Digital Solutions para avalar el carácter médico de su producto. No obstante, el vacío sobre el uso meramente sanitario del mismo y la psicosis social que vive Estados Unidos en asuntos de seguridad pueden hacer que el VeriChip, de momento, se oriente hacia el terreno de la identificación.

Scott Silverman, director de Applied Digital Solutions, ha confirmado que la comercialización del producto en Estados Unidos empezará inmediatamente. Entre sus primeros objetivos está la aplicación del sistema para identificar a los trabajadores y usuarios habituales de plantas nucleares y edificios gubernamentales.

La firma también ha comunicado que ha firmado un acuerdo con Brasil para utilizar allí el VeriChip como sistema identificador de personas que potencialmente piensan que pueden ser secuestradas.

La compañía también experimenta con una combinación del chip con un aparato GPS externo, que el usuario llevaría colgado del cuerpo, para conseguir un dispositivo que permita localizar permanentemente a una persona a través del sistema de posicionamiento por satélites.

Categorías Ciencia

Deja un comentario