Dónde están las llaves, matarile

LlaveAyer me quedé en la puta calle. Reconozco que ya me levanté y comenzaba siendo un día penoso, pero lo peor de todo fue que al salir de casa me dejé las llaves puestas por dentro.

Esto me llevó a un pánico terrible, ya que aunque mis padres tienen unas llaves de repuesto, como estaban puestas por dentro se supone que no se puede abrir desde fuera. Así que ya fui todo el día nervioso, intranquilo y con un día de perros.

Al volver del día de trabajo, reuniones y desarrollo pasé por casa de mis padres y pillé por banda a mi padre con las llaves y una radiografía para que viniera a casa conmigo. Yo ya me veía haciendo de Spiderman trepando desde el balcón del vecino de abajo o algo así. También me había planteado saltar desde el vecino de arriba, pero luego recordé que tenía el toldo puesto y que tenía algo de ropa tendido… así que entrar sería toda una aventura.

Al llegar a la puerta de casa mi padre se dispuso a hackearla con una radiografía. Al fin y al cabo la puerta no tenía la llave echada, así que en teoría se podría hacer. Yo esté dentro o fuera siempre le pego un giro de llave, así que siempre está cerrada por mi seguridad.

Total, que antes de que tocase la puerta le digo: «antes de hacer nada, prueba a ver si se puede abrir con la llave». Efectivamente, se abrió. ¿Suerte? Mucha, porque luego probamos de abrirla con las dos llaves puestas y fue imposible. Al parecer la llave estaba ligeramente girada y no plana, lo que hizo que en ese punto preciso la llave de fuera sí que pudiera abrir.

Sin duda un susto monumental, una preocupación magistral y un mal rollo impresionante a lo largo del día. Ahora creo que voy a hacer terapia y me voy a encerrar hasta el lunes sin salir… en plan flagelación. Eso por haberme dejado las llaves dentro.

Categorías Mis Cosas

2 comentarios en “Dónde están las llaves, matarile”

  1. Hola Javi!

    Yo estoy debatiendome si salir o no esta noche, pero en mi caso de marcha. Mis amigos han salido y yo tengo unas ganas terribles a la evz que veo el trabajo que tengo acumulado… Dura decisión, pero bueno, supongo que mañana agradeceré el haberme quedado en casa.

    Por otro lado, ¿tanto estres te causaba el pensar que en el peor de los casos hubieses tenido que llamar a un cerrajero 24h y que te hubiese cobrado 50 o 60 euros por el servicio y cambiarte la cerraja?

    Un saludo!

    Responder

Deja un comentario