De tanatorio

TumbasNo voy a decir que no me gusta ir a entierros… supongo que como a nadie. Esta mañana he tenido que asistir a uno. El padre de una compañera de mi madre… como mis padres están unos días de vacaciones ayer me llamaron y me pidieron que fuera. La verdad es que no conocía ni al fallecido, pero allí me he plantado esta mañana.

Al llegar he saludado a la compañera de mi madre y no he hecho gran cosa más… esperar hasta la misa. La verdad es que nunca he sabido cómo comportarme ante una situación así. Supongo que por mi forma de ser optimista y a la vez fría y calculadora intento siempre ver el lado positivo de las cosas, incluso de la muerte. Sí, hay casos y casos… no es lo mismo una persona que muere en un accidente de coche por culpa de un zumbao que se ha colado contra dirección que alguien que estaba muy enfermo y que lo mejor para la familia y para la propia persona era su muerte.

Además, en los entierros hay mucha hipocresía. Sí, lo siento pero es así… nunca entenderé para que va la gente a cotillear y a hablar de si ayer fue el bautizo del vecino y no me ha invitado… mira que mala persona es nosequién…. Eso es lo que más me repatea. Lo mismo que yo voy a un entierro y ni siquiera le doy el pésame a nadie, porque la verdad, «a mi no me pesa nada» a menos que sea alguien muy cercano y creo que en ese caso ni he de darlo…

El día en que me toque a mi, ya sea hoy o mañana, preferiría que sólo viniera y estuviera junto a mi (o lo que quede) mi familia y aquellos amigos o personas cercanas que realmente sientan que me vaya… y si al final hay 10 personas, pues serán las 10 personas que tendría que haber, y ya está… la verdad, para que haya gente que ande cuchicheando que si sí que si no, prefiero que no vengan…

En fin, las cosas no pasan porque sí, y mucho menos la muerte, que está al final del camino de todos, tarde o temprano… Supongo que es muy sencillo decirlo hasta que te toca. Aún recuerdo cuando fui al primer entierro / tanatorio / responso o como lo queráis llamar… fue de un profesor de la EGB (el «Grau»), en el año 92/93 o así. Fue un domingo… yo casi ni me enteré, pero a la mañana siguiente la verdad es que había compañeros de clase muy afectados. A mi parecía no venirme a cuento… aquel lunes por la tarde subimos a Can Ruti donde «pude ver a un muerto». Hasta los más valientes de mi clase salían llorando… y yo estaba allí, con (según me dijeron) una cara bastante pálida pero sin derramar una mísera lágrima, sin cara de nada. cada uno lleva la procesión por dentro.

Categorías Mis Cosas

Deja un comentario