Cuando dependes de terceros

RelojUna de las cosas que menos me gusta de todo lo que hay alrededor de la empresa, e incluso de autónomo, es depender de terceros. Me explico; seguramente muchos de vosotros cuando llega final de mes dependéis de que una factura que aún no se ha cobrado, se cobre, o cuando estás en pleno proyecto, algo se retrasa y nunca llega… a eso me refiero.

Yo siempre digo que a la hora de pagar primero va Hacienda, luego los contratados en la empresa, luego las facturas pendientes… además, siempre que hay algo, se intenta pagar lo antes posible… al fin y al cabo, cuando no eres una mediana o gran empresa, tanto te da tener el dinero o no, ya que no puedes “jugar” con él, así que lo mejor es estar al día de cobros y pagos.

Pero como digo, ya no es sólo cuestión de dinero, sino a veces de proveedores. Por ejemplo, hace unas semanas, el retraso de un par de días en la entrega de unos bolígrafos hizo que parte de una campaña de marketing se viera afectada. Sí, sólo fueron un par de días, pero ya te ha afectado a la imagen de la empresa.

Las soluciones son pocas… lo único es ser una empresa/persona que va al día y al menos, tú hacerlo bien si los demás no lo hacen.

Deja un comentario