Cortar cebollas sin llorar ya no es una quimera

Es tan cierto como la muerte o los impuestos. Cortar cebollas hace a la gente llorar.

Ahora científicos japoneses dicen que podrían haber descubierto una forma de secar esas lágrimas sin resignar nada de sabor.

Cortar cebollas sin llorar ya no es una quimera

Investigadores de una de las mayores compañías de alimentos de Japón, House Foods, han identificado una enzima en la cebolla que ayuda a formar el químico que provoca los llantos de la gente. Shinsuke Imai y su equipo sostienen que la enzima no está vinculada con el sabor de la cebolla. Por ese motivo creen que una cebolla genéticamente modificada podría saber tan bien como la original.

Sin embargo, una cebolla de estas características aún está a años de ser realidad, afirman los científicos. Los expertos dicen que un próximo paso sería demostrar que el gen existe en otros miembros de la familia de la cebolla, como el puerro.

«El estudio tiene algunos vacíos», aseguró el profesor de horticultura de la Universidad de Georgia, Bill Randle. «Necesitamos más evidencias que saber que esto es definitivamente lo que sucede».

Imai y su equipo trabajaron en la revelación de este misterio por ocho años antes de encontrar la enzima en las cebollas amarillas. Los científicos denominaron a la enzima como «síntesis del factor lacrimógeno». Su trabajo, publicado esta semana en la publicación British Journal Nature, sostiene que la enzima es responsable de la producción del factor que induce a las lágrimas cuando se corta una cebolla.

Categorías Ciencia

Deja un comentario