¿Cómo lucía Jesús?

La imagen de Jesús de la edición de diciembre de la publicación estadounidense Popular Mechanics (Mecánica Popular) es bastante diferente: cara ancha y rasgos toscos, piel color oliva, pelo corto y crespo y una prominente nariz.

La revista propone que Jesús habría medido alrededor de 1 metro y medio, y pesado alrededor de 50 kilos.

Esta representación dista bastante de la típica descripción del hombre que los cristianos consideran el hijo de Dios: ágil, de pelo largo, delgado y de delicadas facciones.

¿Cómo lucía Jesús?Antropólogos forenses y programadores de computadoras israelíes y británicos crearon el rostro descrito para la revista con una circulación de 1,2 millones, que en ocasiones cambia sus portadas de motocicletas y herramientas para tratar temas relacionados con la ciencia y la religión.

«¿Qué aspecto tenía Jesús?» se lee en el artículo. «La respuesta la da un nuevo y apasionante campo de la ciencia: la antropología forense.»

El boceto sobre el rostro de Jesús está en gran parte fundado en el trabajo de Richard Neave, un artista médico retirado de la Universidad de Manchester, Inglaterra.

La misma ciencia ha sido utilizada para crear descripciones de docenas de caras famosas de artistas, incluyendo la del padre de Alejandro Magno y el rey Midas de Frigia.

«Utilizando la arqueología y la anatomía en lugar de la interpretación artística este proyecto permitió entregar la similitud más acertada que jamás se haya creado», explicó Jean Claude Gragard, productor del documental «Hijo de Dios» de la BBC al diario The Times, de Londres. Gragard utilizó el año pasado la misma imagen para sus series.

«No es la cara de Jesús, porque no estamos trabajando directamente en el cráneo de Jesús, pero es el punto de partida para determinar cómo habría lucido», agregó.

Neave y un equipo de investigadores comenzaron a trabajar con un cráneo israelí que data del siglo I después de Cristo. Además utilizaron programas de computadora, arcilla, piel sintética y su conocimiento sobre el pueblo judío de la época para determinar la forma de la cara, el color de los ojos y su piel.

También recurrieron a la Biblia para determinar la longitud de sus cabellos. En el Nuevo Testamento, «habría escrito el apóstol Pablo, ‘es una vergüenza que un hombre tenga pelo largo’ si Jesucristo hubiera tenido una larga cabellera?», cuestiona el artículo.

Los editores de la revista admiten que no están seguros sobre cuán precisa es la reconstrucción de la cara.

«No hay forma de observar y decir: éste es el cráneo de Jesús», dijo Mike Fillon a CNN. «Los cristianos creen que el cuerpo de Jesús resucitó, por lo que no deberían existir huesos o el cráneo, o evidencia alguna de ADN de Jesucristo. Además, su ministerio fue muy, muy corto, por lo que es ser muy difícil encontrar evidencia».

Al contrario, el artículo publicado se ocupa por reflejar el esfuerzo que significa reconstruir la cara de Jesús y cómo la ciencia y teología han cumplido un gran papel en el proceso.

Más allá de la exactitud, Alison Galloway, una profesora de antropología de la Universidad de California en Santa Cruz, dijo que, «esta imagen esta posiblemente mucho más cerca de la verdad que cualquier trabajo realizado por los mejores artistas de la historia».

CNN Español

Deja un comentario