Ceguera

Despertar, intentar abrir los ojos y un poco de luz que entra por la ventana te molesta tanto que acabas por volverlos a cerrar. El resto del día con gafas de sol, incluso dentro de la oficina. En casa, con algo menos de luz ya estoy con las gafas normales, aunque me duele la cabeza…

Deja un comentario