Un rumano alcohólico sobrevive a su séptimo atropello

Nicolae Tabacu, un rumano de 44 años al que le gusta peligrosamente el trago, va camino de convertirse en la persona que ha sobrevivido a más atropellos, tras ser arrollado siete veces en los últimos años por todo tipo de vehículos.

Después de probar en sus carnes y huesos el duro metal de un autobús, un tren, una motocicleta y tres automóviles, Tabacu fue hospitalizado por séptima vez esta semana al ser alcanzado por un automóvil cuando se encontraba, como suele ser su costumbre, bajo los efluvios del alcohol.

El rotativo rumano Jurnalul National de hoy asegura que el ya famoso personaje de la localidad de Stefanesti Arges, en el centro de Rumanía, debe estar protegido por algún Dios del alcohol a la vista de su capacidad de supervivencia.

Tabacu fue hospitalizado en la noche del pasado martes con fractura de la pierna izquierda y varias heridas que no hacen peligrar su vida, tras ser arrollado mientras volvía desde la bodega a su casa con una botella de aguardiente en la mano.

Tabacu reconoce que tiene el vicio del alcohol y que suele acostarse sobre el asfalto de las carreteras después de emborracharse, postura en la que sigue bebiendo una botella más antes de dormirse. La serie de sus accidentes empezó en 1987, cuando un autobús le rompió ambas piernas, y continuó en 1994 con una milagrosa salvación, sin sufrir un solo rasguño, después de que un tren le pasara por encima.

Siguieron atropellos con una motocicleta y tres automóviles, accidentes que le costaron muchos sufrimientos y meses de hospitalización con numerosas fracturas que, en algunos casos, necesitaron implantes de metal.

El mayor motivo de orgullo para Tabacu es que la mano derecha es el único miembro que mantiene intacto, «tal como me la puso la madre naturaleza», hasta tal punto de que en el último atropello consiguió salvar la botella y apurarla antes de la llegada de la ambulancia.

Categorías Noticias

Deja un comentario