Teléfonos móviles: el robar se va a acabar

Devuélveme las llaves de la moto, y quédate con todo lo demás…”. Así decía una famosa canción del grupo canario Palmera a principios de los 80. Hoy, seguramente hubieran podido cantar mejor algo como “devuélveme la tarjeta del móvil y quédate con todo lo demás”. Y es que pocas cosas, entre nuestros objetos personales, son tan importantes hoy como el teléfono móvil y la información –agenda, mensajes– en él almacenada.

Teléfonos móviles: el robar se va a acabarAsí las cosas, evitar su robo es más que un deseo una necesidad. Anualmente, en España, unos 200.000 teléfonos móviles desaparecen de las manos de sus legítimos propietarios, birlados mediante un descuido o literalmente arrebatados. Por lo general, el ladrón no puede hacer mucho uso de la línea –basta una llamada para cancelarla–, pero sí que puede aprovecharse del terminal sustraído. Para combatir esta situación, las operadoras de móviles están estudiando una solución: bloquear los teléfonos a distancia. Para ello, es necesario conocer el IMEI, o número de identificación del terminal. Se trata de una especie de DNI, con 15 caracteres. Gracias a él, los operadores, en caso de sustracción, podrán inutilizar a distancia el teléfono sustraído. Algo que frustará a los cacos, salvo que modifiquen el IMEI o saque el móvil del país.

La idea de las empresas españolas no es nueva. Desde octubre del año pasado ya la vienen aplicando varias operadoras británicas, como Virgin, One2One y Orange. En el Reino Unido se roban anualmente unos 700.000 móviles, sobre todo a jóvenes de entre 11 y 15 años.

En cualquier caso, el bloqueo del móvil puede reducir su valor para quien lo sustrae, disminuyendo de forma notable el número de robos. Además, el Gobierno quiere reformar el Código Penal para tipificar como delito la alteración del IMEI. Es decir, no sólo estaría penada la sustracción sino también la manipulación del número identificador interno.

Finalmente, las operadoras europeas están creando una lista negra de terminales robados. Con ella se pretende impedir que los móviles sustraídos en un país terminen siendo utilizados en otro de la Unión. En cualquier caso, estas medidas no serán efectivas en toda Europa antes de final de año.

Y en cuanto a las soluciones técnicas previstas para bloquear los móviles a distancia, las operadoras –Telefónica Móviles, Vodafone y Amena– se han comprometido a tenerlas listas antes del verano. A partir de entonces, un móvil robado será poco más que un trozo de plástico inútil. Claro que habrá que esperar a ver qué inventa luego la imaginación de los cacos…

Ariadna

Deja un comentario