SEO paso a paso

Hay dos cosas que suelen preguntarme bastante en cuanto a SEO se refiere: metodología y precios. Hoy voy a comentar sobre el primero de los puntos, el de la metodología. Y es que SEO hay de muchos tipos o, mejor dicho, muchas ramas, y hay que tenerlas todas en cuenta a la hora de preparar un proyecto SEO. Por cierto, hablo de SEO por llamarlo de alguna forma, porque hoy en día el SEO por sí mismo no sirve de mucho.

El primer paso de un proyecto web es saber cuáles son los objetivos. Muchos de los proyectos pueden ser simples páginas personales sin ánimo de lucro (como podría ser este blog en este momento, en el que escribo porque me apetece), otros proyectos pueden ir enfocados a conseguir ingresos por publicidad y otros pueden ir enfocados al comercio electrónico, el de vender productos. Dependiendo de qué queramos conseguir hay que plantearse muchas cosas, y si la finalidad cambia, el proyecto debería replantearse casi por completo.

El segundo paso de un proyecto es su arquitectura. En la arquitectura hemos de tener en cuenta la estructura de URL, la organización de contenidos, hacer un esquema de las distintas plantillas dentro del sitio (normalmente la página principal, navegación, fichas, páginas estáticas…). Esta arquitectura ha de permitir varias cosas, pero la principal es la escalabilidad y conseguir que los contenidos sean únicos, es decir, que la ficha de un contenido sea única y sólo exista una vez. De la misma forma, aunque algo más complejo a veces, encontramos la parte de navegación del sitio, categorías, sub categorías, tags… personalmente creo que es uno de los momentos más complejos de todo un proyecto, pero si se consigue hacer correctamente el resto del proyecto será bastante sencillo de alcanzar.

El tercer paso de un proyecto es su diseño. Ahora que sabemos qué elementos tiene cada una de las plantillas / páginas del sitio hay que plantear cómo será visualmente. En estos momentos, aunque todavía se sigue diseñando para 1024 píxeles, hay que plantearse el tipo de usuario que va a visitar nuestro sitio en cuanto a gadgets se refiere. Muy probablemente hay que plantearse un sitio multi plataforma que permita tener cada plantilla en una versión móvil (para pantallas de unos 480 píxeles) otra para tablets (que podría ser de unos 1024 píxeles) e incluso una para el resto de pantallas, de portátiles y escritorio que podría situarse hoy en día tranquilamente en un mínimo de 1280 píxeles. A la hora de preparar la documentación gráfica hay que plantearse muy bien cómo será la maquetación, CSS, imágenes para que consuman la mínima cantidad de recursos y se aproveche al máximo los estándares. Otro detalle importante es que hoy en día no se puede preparar un sitio web sin tener presente el HTML 5 (que será oficial en el segundo trimestre de 2012) y comenzar algunas incursiones en el CSS 3, aunque le quede un poco más de recorrido.

El cuarto paso de un proyecto es el desarrollo. Este paso se puede comenzar en paralelo al del diseño, ya que para crear el corazón del proyecto no suele ser necesario el diseño, y como sabemos qué ha de incluir (de la arquitectura) se puede comenzar a trabajar. Aquí, personalmente, voy a dejar claro que siempre ha de primar la calidad del software frente a la velocidad de desarrollo. Es mejor tener un buen software y tardar dos meses más que ir con prisas y lanzar una basura que luego de problemas. Optimizar las consultas SQL es básico para que luego no haya sobre cargas en el sistema. Además, hay que intentar tener la mente abierta a nuevas tecnologías, ya sean de desarrollo como capas intermedias de caché, almacenamiento, distribución, servidores estáticos… además, hay que tener siempre presente que la primera versión que se lance debe ser funcional por al menos 3 meses sin que hubiera necesidad de cambios (excepto para solventar errores graves).

El quinto paso de un proyecto es su maquetación e integración. Normalmente los programadores acaban haciendo el trabajo de maquetación, y a estas alturas de la vida en un proyecto mediano-grande es un error. Debe haber una persona que conozca perfectamente el HTML y el CSS para que aproveche al máximo las integraciones, las conversiones desde un PSD o similar a un fichero HTML totalmente funcional. Esta persona será capaz de hacer que con la mínima cantidad de código (que siempre ha de ser válido -que no validar-) consigamos la máxima cantidad de funcionalidades.

El sexto paso de un proyecto es la configuración de la infraestructura. Ahora que los programadores, diseñadores y maquetadores han dicho la suya, sabemos qué necesidades puede tener el sitio, por lo que hay que realizar las configuraciones de infraestructura. Por mi parte siempre planteo una estructura base: virtualización. Esto permite escalar y ser rápidos en el caso en el que se produzcan errores de máquina. Además, aprovechas los recursos mucho más, ya que puedes montar varias máquinas con configuraciones distintas, asignando los recursos de una forma más lógica y ordenada. Por ejemplo, más memoria RAM y un disco de alto rendimiento para la base de datos, un poco menos de memoria y disco de alto rendimiento para el servidor de estáticos, unas máquinas con más procesador para los frontales web… Eso sí, imprescindible, para poder escalar, que el SQL y la web estén separadas en máquinas, y que los frontales puedan escalarse en varias máquinas. Si esto no es así, probablemente el proyecto muera de éxito.

El séptimo paso de un proyecto es el de mejora del rendimiento (WPO). Cuando el proyecto está “acabado” (o en el horno) siempre hay que hacer unas pruebas para reducir la cantidad de “todo” posible. Todo va desde el tamaño del código fuente, el de las imágenes, JavaScript, CSS, DNS, compresión, estáticos y lo que se nos ocurra. Es básico reducir el consumo al máximo tanto para nosotros como para el usuario y los buscadores.

El octavo paso de un proyecto es el llenarlo de contenido. Un proyecto que no tiene contenidos no sirve para nada. Hay que tener unas reglas básicas en cuanto a los contenidos: han de ser únicos (si te proporciona la información un tercero, debes reescribir las descripciones y todo el contenido textual al máximo) y han de estar bien redactados. En el colegio nos enseñaron a todos la gramática, que es lo que permite a cualquier persona que hable mínimamente un idioma comprenderlo, claro está, junto al vocabulario correcto. Si tu perfil de usuario tiene un perfil técnico utiliza conceptos y vocabulario técnico. Si es un público infantil utiliza palabras básicas que hasta una persona que conozca poco un idioma sea capaz de comprender. Además hay que hacer un buen uso de las marcas (negritas, cursivas, refuerzos, mayúsculas, tildes, énfasis, listados, tablas, definiciones…). Es básico comprender también que los contenidos digitales se asemejan a los que aparecen en radio, diarios o televisión, pero que son ligeramente distintos. Hay que adaptarse al medio en el que estamos: Internet.

El noveno paso de un proyecto es su puesta en pre producción. Por norma general cuando se va a hacer una actualización nadie se lo mira, y ese es para mi uno de los errores más graves que puede cometerse en un proyecto. Aquí todo el mundo que participe en el proyecto ha de mirárselo. Desde el director del proyecto, los responsables de contenidos, los diseñadores, el SEO, los administradores de sistemas… además, no hemos dar nada por hecho, es decir, hemos de revisar todo como si fuera el primer día, desde el robots.txt hasta el último punto de la última frase. Cualquier metedura de pata puede ser mortal (y me he encontrado con esta situación en multitud de ocasiones). Si hay un momento en el que hay que ser equipo, es este.

El décimo paso de un proyecto es su puesta en producción. Esto no significa que se le haga promoción, sino que el proyecto esté disponible en la red de forma abierta a todo el que pase por ahí. Pero antes de darlo a conocer es muy recomendable dar unos primeros pasos. Entre esa lista encontramos el dar de alta nuestro sitio en una herramienta de Analítica Web (como Google Analytics) además de otras herramientas informativas como Bing Webmaster Tools, Google Webmaster Tools o Yandex.Webmaster. Cada una de estas herramientas nos dará información muy interesante de cara a situaciones que puedan producirse en nuestro sitio y que nosotros no seamos capaces de vislumbrar en un primer término.

El undécimo paso de un proyecto es el de esperar y ampliar. Sí, aunque pueda no parecerlo, los 3 primeros meses de un proyecto deben ser de esperar a ver qué pasa y actuar. Esto no significa que no haya que estar pendiente de él, todo lo contrario, hay que seguir ampliándolo con contenidos, hay que estar pendientes de todo lo que corresponde a infraestructura, a analítica web, a SEO (puro y duro de ver el crecimiento orgánico) e ir descubriendo y analizando con más detalle qué tipo de búsquedas hay, qué convierte mejor… Personalmente no soy muy partidario de ir con prejuicios a un proyecto en cuanto a palabras clave y similares. Como he dicho alguna vez: yo no posiciono palabras clave, yo posiciono sitios web. Los primeros 3 meses han de servir para que el equipo descanse y por otro para ver cómo se comporta ese proyecto en la red de redes. De forma paralela hay que comenzar a darle cierta promoción. Dependiendo del proyecto habrá que enfocarlo más a redes sociales, a publicidad PPC, email-marketing, radio, televisión… las posibilidades son infinitas. Queda totalmente excluida la promoción por compra de enlaces, intercambio, pay-per-post o similar… un proyecto nuevo ha de conseguir los enlaces de forma natural si no queremos que los buscadores marquen nuestro dominio y lo dejen una temporada en una caja de arena hasta comprobar que es un sitio “real”.

El duodécimo paso de un proyecto es el de actuar. Ahora que tenemos datos de muchos lugares (analítica, visitas, referentes, marketing, sistemas, contenidos, paneles de webmaster…) es momento de tomar decisiones. Las decisiones pueden ir por muchos caminos, o simplemente no hacer nada y seguir con el calendario establecido, seguir creciendo.

El décimo tercer paso de un proyecto es el de volver al principio. Normalmente, cuando han pasado entre 6 y 12 meses te das cuenta de algunos detalles que no son correctos y que habría que modificar, lo que implica entrar en el bucle infinito del “proyecto que nunca se acaba”. Revisar detalles de arquitectura, diseño, contenidos, infraestructura es el pan nuestro de cada día.

A parte de estos puntos, un detalle importante es implicar a gente buena en el proyecto, y con gente buena me refiero a competente profesionalmente y buena gente personalmente. Es importante antes de ponerse con un proyecto tener claro que cada persona de una empresa tiene unas funciones y que un programador no puede ser diseñador, o un SEO, administrador de sistemas, ni un periodista puede ser maquetador. Cada persona está creada para una función particular y, como bien decía el primer episodio de Futurama: uno ha de hacer lo que debe hacer.

Existen muchos tipos de SEO: el arquitecto, el de contenidos, el de analítica, el de sistemas, el programador… en un proyecto todo el mundo ha de tener claro qué parte del SEO le toca, porque el SEO ya no es una única persona, nadie tenemos los conocimientos completos de todo como para llevar a cabo el 100% de un proyecto. Así que, lo mejor que puedes hacer es que cada uno se preocupe de hacer lo que sabe lo mejor que sabe hacerlo, y no hará falta ningún seo, sino personas con sentido común.

Y si alguien quiere ayuda en su proyecto, siempre puede echar mano de los servicios de un ¿SEO?, de alguien con experiencia en el sector de Internet, que en España no somos muchos los que nos dediquemos al desarrollo de productos y comenzásemos antes del 2000 por la red de redes y tengamos la visión completa, desde el principio hasta el final de cómo se hace un proyecto completamente.

Categorías Javier, SEO

6 comentarios en “SEO paso a paso”

  1. Super interesante Javier, se nota los años de experiencia que tienes. Actualmente quienes tenemos el perfil de SEOs no podemos sacar el trabajo adelante si no hay colaboración del equipo.

    Quizá una de las habilidades que un candidato a SEO debería considerar es la de persuasión en equipos de trabajo.

    Saludos =)

  2. Totalmente de acuerdo en implicar a gente buena. No obstante, disponer de un completo equipo en el que cada uno realice únicamente 1 función no siempre es fácil, sobre todo si hablamos de empresas pequeñas. En este caso la “implicación” de esa gente tiene que ir un poco más allá para cubrir las carencias que pueda tener un equipo con un presupuesto reducido.

    No lo crees así?

  3. creo que te has olvidado lo más importante:

    La metodología:
    -Toma de requisitos
    -Planificación
    -iteraciones

    Y luego las best practices para desarrollo….supongo que todo esto ya lo sabías.

  4. Genial Javier. Aunque lo ideal ideal es tener una previa experiencia en un sector, entonces se entra “quirurjicamente” al trabajo.
    Gracias por tus aportaciones, como siempre de gran calidad.

Deja un comentario