Renuncia Steve Case, presidente de la directiva de AOL Time Warner

Steve Case, presidente de la junta directiva del conglomerado de medios AOL Time Warner, anunció que abandonaría ese puesto en mayo, cuando se realice la reunión de accionistas de la empresa.

Un comunicado dado a conocer el domingo por la noche dice que Case informó a Dick Parsons, jefe ejecutivo de AOL Time Warner, y a la junta directiva durante el fin de semana.

Al informar a la junta, Case dijo que «esta decisión fue muy difícil para mi, y me habría encantado seguir como presidente de esta gran compañía por muchos años».

Sin embargo, Casi dice que tomó la decisión porque «esta compañía no necesita distracciones en este momento crítico, y dado que algunos accionistas continúan enfocando en mí personalmente su decepción con el desempeño de la compañía después de la fusión, he concluido que debemos tomar pasos ahora para evitar la posibilidad de que ese esfuerzo sea un obstáculo a nuestra capacidad para unirnos como equipo y centrarnos plenamente sobre nuestro negocio».

Case afirmó que seguiría en la junta directiva del conglomerado.

Steve Case fundó lo que llegó a ser America Online en 1985 como una pizarra electrónica para usuarios de las computadoras Commodore. El servicio abandonó ese enfoque inicial, y en pocos años le hacía sombra a Prodigy respaldado por IBM y Sears, así como Compuserve, originalmente el líder del sector. Durante la segunda mitad de los 90, Case transformó AOL en una vía de acceso a la Internet, pero una muy diferente a los demás proveedores de acceso. El servicio de AOL buscaba darle al subscriptor una experiencia en línea más homogénea y más accesible para las personas sin conocimiento técnico.

AOL rápidamente se convirtió en el mayor proveedor de acceso a la Internet, y la empresa llegó a ser considerada la más importante del sector de las punto com. En el momento pico de la burbuja bursátil de la llamada «nueva economía», Case convenció a Jerry Levin, jefe del conglomerado de medios Time Warner, en que vendiera ese imperio por acciones de AOL, en un acuerdo valorado en más de 100.000 millones de dólares, la mayor adquisición jamás en la historia corporativa norteamericana.

Ese trato, anunciado en enero del 2000, fue caracterizado como una «mega fusión» y «el acuerdo del milenio», entre otras cosas. Pero una vez que cerró en enero del 2001, los problemas comenzaron a multiplicarse.

La realidad era que Time Warner como empresa tenía varias veces el tamaño de AOL, y la adquisición de Time Warner por AOL fue posible sólo gracias a la inflada cotización bursátil de AOL que produjo la manía de Internet. Sin embargo, se suponía que AOL fuera el eje estratégico del conglomerado entero, para crear lo que la gerencia llamaba «la primera compañía de medios potenciada por la Internet».

Al desinflarse la burbuja, la cotización de las acciones de la nueva empresa fusionada cayó de casi 50 dólares por papel en enero del 2001 a menos de 10 en el verano del 2002. Cerró el viernes a casi 15 dólares.

Al mismo tiempo, se produjeron cambios en los ejecutivos de la empresa. Jerry Levin, el jefe ejecutivo inicial, anunció en diciembre del 2001 que abandonaría el puesto. Meses después Bob Pittman, el principal ejecutivo de operaciones que había sido el número dos de Case en la antigua AOL, también se fue.

Y tanto la Comisión de Valores y Bolsas como el Departamento de Justicia iniciaron investigaciones de las prácticas contables de la compañía que aún están pendientes.

Poco después de conocerse la renuncia de Case, Ted Turner, fundador de CNN y Turner Broadcasting, quien había unido su empresa con Time Warner unos años antes y es el vice-presidente de la junta directiva, dijo en una declaración que «Admiro la decisión de Steve Case de poner en primer lugar a nuestra compañía y sus empleados». Turner agregó que estaba «encantado» que Case seguiría en la directiva.

Dick Parsons, jefe ejecutivo de AOL Time Warner alabó en una carta electrónica a los empleados «la visión extraordinaria y experiencia única» de Case, y enfatizó que éste había llegado a la decisión «completamente por su cuenta».

«Su decisión la impulso exclusivamente su opinión de que, en este momento, es lo mejor para la compañía, la mejor forma de garantizar que todos nos unamos para crear un futuro brillante y próspero», agregó Parsons.

Pero por lo menos un miembro de la junta directiva ofreció una perspectiva diferente. Franklin Raines, quien además es el jefe ejecutivo de Fannie Mae, dijo al diario Washington Post que Case «y todos en la gerencia, al organizar esta fusión como ejecutivos, tienen que asumir la responsabilidad por el hecho que no ha procedido como habíamos querido».

Con la renuncia de Case, lo que queda de la vieja AOL en las máximas esferas de AOL Time Warner es muy poco. Case de todas formas no jugaba un papel activo en la gerencia de la empresa, diciendo que prefería centrarse en cuestiones estratégicas a largo plazo.

CNN Español

Categorías Noticias

Deja un comentario