¡La Virgen Santa!

Hace ya unos meses que comencé una nueva aventura empresarial. Era el momento adecuado después de las circunstancias que habían sucedido unos meses atrás.

Como algunos ya saben, mi socio de Keep It Simple Lab, y amigo desde hace muchos años, Jaime, falleció a principios de 2018. Esto hizo que a nivel profesional tuviera que hacer algunos cambios. La empresa tenía sentido si estábamos los dos, y era mejor dejarla suspendida que seguir con ello.

Así que con otros 3 colegas que me he ido encontrando en proyectos anteriores hemos decidido montar ¡La Virgen Santa!. Este proyecto está focalizado en varios temas, aunque principalmente se puede resumir en que es una agencia que discurre alrededor de WordPress y más concretamente alrededor de WooCommerce.

Lo que nos planteamos en un primer momento es que montar un WooCommerce es fácil. Cualquiera lo puede hacer. Pero en general aquellas pequeñas empresas que lo montan al cabo de unos meses se desesperan porque eso simplemente no funcionan. El cuñadismo lleva a muchos hacer eso de ¡monta tu web, si total el gratis y así venderás más!. Obviamente ahí comienza el mayor error.

Cuando se monta un sitio de comercio electrónico hay que tener en cuenta no solo la tecnología (que es importante, el sitio ha de funciona bien, por supuesto) sino también otros elementos que son los que despreocupan: los contenidos (tanto generales como de los propios productos), las formas de pago, los métodos de envío y la logística, el servicio de atención al cliente… por mencionar unos pocos.

Nuestra experiencia nos dice que ahí están los problemas del comercio electrónico. ¡Vamos a vender a todo el planeta! Sí, claro, porque eso es así se sencillo.

Cuando nos llega un proyecto, ya sea nuevo o existente, lo primero que planteamos es un repaso a la parte tecnológica. WooCommerce está bien, pero si le metes muchos plugins suelen generarse choques e incompatibilidades. Hay que ser muy cuidadosos con lo que montamos. Además no pensamos en los clientes e intentamos gastarnos 24 euros al año en un alojamiento web. Pues eso es como si te gastases 240 euros/año en el alquiler de un local en la calle. ¿verdad que no te cuadran las cuentas? Pues ahí comienzan los problemas: el alojamiento es importante y ha de ser adecuado a tu negocio. Hay que invertir en “el local”. Por eso y gracias al hosting que hemos montado entre WPdanger y LVS podemos ofrecer una solución muy potente, ya que solo alojamos WordPress y lo tenemos muy optimizado.

Lo siguiente es la parte más visual, un poco de marketing en lo que respecta a la identidad visual además de la forma de comunicar. Aunque no tenemos a personas dentro del equipo fundador, hemos tenido la suerte de cruzarnos con varias personas con las que trabajamos codo con codo y que son unas máquinas creando la identidad y el branding de las empresas digitales (y también en el MundoReal®).

En paralelo a esto hay que definir la estrategia para cobrar y enviar. No es lo mismo un producto grande que uno pequeño, ni enviar a las grandes ciudades que a los pueblos, y tampoco a España que a Europa o al resto del mundo, donde hay aranceles y aduanas. De la misma manera no es lo mismo cobrar por Paypal, por Stripe que con tarjeta de crédito o los distintos métodos de cobro locales que hay por el mundo. cada método de pago tiene unos costes y hay que saber aplicarlos para maximizar los beneficios.

Y una venta no acaba cuando el producto le ha llegado al cliente… solicitar reseñas, ofrecer descuentos y en general un servicio de atención al cliente adecuado es esencial. Muchas empresas usan servicios como Zendesk o Freshdesk que acaban siendo caros si tienes a varias personas trabajando en ellos. Nosotros, siguiendo el sistema de código abierto ofrecemos una plataforma muy potente llamada Zammad que ofrece las soluciones adecuadas  a los problemas que se plantean.

Sin duda se nos ha girado mucho trabajo últimamente y el foco principal del eCommerce ha de ser vender, pero teniendo en cuenta todo lo que muchas veces no nos planteamos. ¿Quieres soluciones? Tenemos todas ¡La Virgen Santa!.

Deja un comentario