La prensa en la Red, ¿gratis o de pago?

¿Cobrar o no cobrar? La pregunta ha rondado en un momento o en otro por la cabeza de todos los editores de medios de comunicación en Internet. ¿Están los internautas dispuestos a pagar alguna cantidad por acceder a la información que consumen, tal y como hacen cuando compran su periódico en el quiosco?

Kevin Kelly, el editor de la revista sobre sociedad digital Wired, creyó dejar resuelta la cuestión hace ya cinco años. Según Kelly, el valor de los contenidos en Internet tiende a cero». La información es muy abundante, luego muy barata. Y desde el punto de vista del internauta la cosa está clara: mientras haya alternativas, pagar ni se plantea.

Pero el debate, lejos de haberse cerrado, está más abierto que nunca. En todo el mundo, las experiencias de pago son un puñado: la más conocida es la de The Wall Street Journal, que cobra –59 euros al año– desde 1996 y cuenta con 625.000 suscriptores. Claro que muchos directivos lo consideran indispensable para tomar decisiones en sus negocios. Y WSJ lo sabe.

Pero, a medida que las iniciativas editoriales en la Red pierden dinero, más medios se plantean pasar a ser de pago. Asumen, eso sí, un grave riesgo: que sus lectores se pasen a sus rivales.

AOL/Time Warner anunció esta semana que cerrará algunos contenidos audiovisuales de CNN, musicales de Warner Music y escritos de las revistas del grupo Time. También Le Monde cobra por acceder. Y en esa línea trabajan Ireland.com en Irlanda o, en menor medida, The Jerusalem Post en Israel.

Sin embargo, la norma general es no cobrar. Miles de sitios web en todo el planeta ofrecen su información gratis. Así lo hace la BBC, The Washington Post, The New York Times, The Los Angeles Times o el mundo.es entre otros.

En España, elmundo.es, líder indiscutible en la Red con 126 millones de páginas vistas al mes, apuesta sin discusión por un modelo gratuito. Pero elpais.es ha preferido cerrar todos sus contenidos y cobrar 80 euros anuales.

La decisión de elpais.es ha provocado numerosas quejas de internautas que seguían el medio. Y deja en el aire una pregunta: ¿Se estrellarán sin remedio? Según Mario Tascón, director general de Prisa.com, “nos está yendo bien y tenemos muchos miles de suscriptores en pruebas”. Pero, según los contadores de visitas –accesibles al público–, el número de pinchazos a sus noticias suman unas decenas o unos cientos. Y a partir del día 18 sólo se podrá acceder pagando.

Elmundo.es representa el extremo opuesto en esta discusión. Así lo ve su director, Gumersindo Lafuente: “Elmundo.es es un medio de información gratuito y como tal va a permanecer. Seguimos creyendo que el modelo de negocio es más parecido al de una radio”. Sólo es de pago la versión digital del diario, un producto distinto de elmundo.es, y una mínima parte de sus contenidos –menos del 15%–. Con unos costes muy ajustados, elmundo.es no está lejos de la rentabilidad. Sus ingresos por publicidad y comercio electrónico suman casi cuatro millones de euros en total. Y eso en un año malo y con la publicidad on line por despegar.

¿Y el resto de los medios?. La Vanguardia medita entre cobrar, seguir gratis o una fórmula mixta. Abc y La Razón, minoritarios en la Red, siguen gratis. Expansión tiene un sistema mixto: mantiene muchos contenidos gratis pero cobra por su servicio premium. Según Eduardo Bendala, de Recoletos, “nos va muy bien, con 2.600 suscriptores, la mitad corporativos”. Claro que como explica Chema Alegre, de La Vanguardia Digital, hay que echar cuentas y elegir un modelo de negocio u otro. Pero, “también es un modelo editorial, de influir en la sociedad: no es lo mismo llegar a mucha gente que sólo a unos miles de convencidos”.

Y, mientras los editores se devanan los sesos, los internautas piden aún más. Lo explica el profesor de Stanford, Francois Bar, “los usuarios piden interactividad, tener el control en sus manos y un software que les permita hablar sin editores, sin censura, sin un intermediario del medio”.

Categorías Noticias

Deja un comentario