»Fumar mata», dirán los paquetes de cigarrillos en España

Las tabacaleras de España, país con los mayores índices de fumadores en la Unión Europea, deberán incluir en los paquetes de cigarrillos leyendas como «fumar mata» a partir de septiembre del 2003, dijo la ministra de Sanidad, Ana Pastor.

La medida sobre el etiquetado se recoge en un Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros en el que también se regulan los contenidos máximos de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono de los cigarrillos, dando así cumplimiento a una Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo del 5 de junio del 2001.

«El número de mujeres fumadoras ha aumentado de un 22 por ciento a un 27 (…) Los jóvenes comienzan a fumar, en promedio, a los 13,3 años de media», dijo Pastor.

«Al año se producen 53.000 muertes relacionadas con el tabaco, seis cada hora», añadió la ministra.

Las nuevas cajetillas

A partir del próximo año, las cajetillas deberán llevar impresas en una de sus caras más visibles alguna de las siguientes advertencias: «fumar mata», «fumar puede matar» o «fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor».

Además, las cajetillas deberán llevar en la otra cara más visible una advertencia adicional seleccionada de entre las 14 que se recogen en el Decreto, como «fumar acorta la vida» o «fumar provoca cáncer mortal de pulmón», entre otras.

La advertencia general cubrirá, al menos, el 30 por ciento de la superficie exterior de una de las caras de la cajetilla, mientras que la advertencia adicional ocupará al menos el 40 por ciento de la superficie exterior de la otra cara.

Por otro lado, consideraciones como «light» o «bajo en nicotina» quedarán prohibidas y se limitará la cantidad de alquitrán a un máximo de 10 miligramos; nicotina, un miligramo; y monóxido de carbono, 10 miligramos, en cada cigarrillo, a partir del 1 de enero del 2004.

También se contempla que el ministerio de Sanidad y Consumo difunda información sobre los ingredientes utilizados en la fabricación de productos del tabaco.

Indices de consumo

El consumo de tabaco en la población española de 16 años y más es del 34,4 por ciento (16,8 por ciento de ex-fumadores y 48,6 por ciento de no fumadores), según los datos de la Encuesta Nacional de Salud de España (ENS) 2001, pendiente de publicación, que fueron dados a conocer la semana pasada por el gobierno.

Al compararse con los resultados obtenidos en la primera Encuesta Nacional de Salud de 1987, en la que fue del 38,4 por ciento, se aprecia un ligero descenso global del consumo de tabaco.

Los patrones de consumo de tabaco varían según el género. En la Encuesta Nacional de Salud 2001, el porcentaje de hombres fumadores es del 42,1 por ciento y el de mujeres es del 27,2 por ciento.

Si se analiza la evolución del consumo de tabaco en España de 1987 al 2001, se observa que el consumo de tabaco en los hombres ha descendido sensiblemente (del 55,1 al 42,1 por ciento), en contraposición al aumento que ha experimentado el consumo de tabaco en las mujeres: del 22,9 al 27,2 por ciento.

El 30,5 por ciento de los escolares españoles de 14 a 18 años ha fumado en el último mes y el cinco por ciento de los escolares se considera ex-fumador, según el sondeo sobre drogas en la población escolar 2000 del Plan Nacional sobre Drogas.

La edad media de inicio del consumo de tabaco en los escolares de este grupo de edad ha pasado de 13,3 años en 1996 a 13,2 años en el 2000.

Categorías Noticias

Deja un comentario