España ocupa el lugar 29 en la escala mundial de la libertad de prensa

La primera clasificación mundial de la libertad de prensa, elaborada por Reporteros sin Fronteras, revela algunas sorpresas en las democracias occidentales: Estados Unidos figura por debajo de Costa Rica, Italia se halla por detrás de Benín, mientras que España ocupa el puesto 29. Los cinco países que ponen más trabas a la libertad de expresión son Corea del Norte, que ocupa el último lugar, China, Birmania, Turkmenistán y Bután.

El informe concluye que la libertad de información se encuentra amenazada en las cuatro esquinas del planeta. Asimismo, constata que el respeto a la libertad de prensa no es un privilegio de los países ricos. Entre ellos se encuentran algunos estados, como Costa Rica o Benín, para recordarnos que la emergencia de una prensa libre no depende solamente de la situación económica de un país.

Para establecer esta clasificación, Reporteros sin Fronteras pidió a algunos periodistas, investigadores y juristas que respondieran a cincuenta preguntas relativas al conjunto de los atentados contra la libertad de prensa.

En los países peor clasificados, la libertad es sólo una palabra vacía. No existen periódicos independientes. La única voz sigue siendo la de los medios de comunicación públicos, estrechamente controlados y vigilados por el gobierno. Los escasos periodistas independientes se ven constantemente acosados por las autoridades, y la prensa internacional o está prohibida o se autoriza con cuentagotas.

Paradójicamente, algunos regímenes elegidos democráticamente se encuentran mal clasificados. Es el caso, entre otros, de Colombia (114) o de Bangladesh (118). En éstos, los movimientos armados y los partidos ponen constantemente en peligro la libertad de los periodistas, y los estados, por su parte, no utilizan todos los medios para proteger a estos profesionales.

La relativa mala clasificación de Estados Unidos (17) esencialmente tiene que ver con el número de periodistas detenidos y encarcelados. Detenciones que a menudo están motivadas por la negativa de los periodistas a revelar sus fuentes a los tribunales. De entre los países de América del Sur, Costa Rica es el mejor clasificado (15), y Cuba (134) el único en el que no existe ninguna pluralidad informativa.

Los estados de la Europa de los Quince se encuentran bien clasificados, con excepción de Italia (40), donde el pluralismo informativo está seriamente amenazado. El presidente, Silvio Berlusconi, multiplica las presiones sobre la televisión pública y continúa acumulando las funciones de jefe del Ejecutivo y patrón de un grupo privado de prensa.

Turquía (99) se encuentra especialmente mal clasificada, mientras que en otros países como Bielorrusia (124), Rusia (121) y las ex repúblicas soviéticas, todavía es muy difícil ejercer el periodismo.

La actitud de Israel (92) hacia la libertad de prensa es ambivalente. Pese a las fuertes presiones ejercidas sobre la televisión y la radio públicas, el Gobierno israelí respeta la libertad de expresión. En cambio, en Cisjordania y en Gaza ésta no es la tónica general. El país africano mejor clasificado es Benín (21), que, sin embargo, figura entre los quince países más pobres del mundo. Finalmente, en otros estados africanos como Sudáfrica (26), Mali (43), Namibia (31) y Senegal (47) existe una libertad de prensa real.

Deja un comentario