el SEO ha muerto

Es curioso cómo va pasando el tiempo… hace ahora 3 años que el SEO ha muerto y aunque hace 2 que resucitó un poco hoy estoy aquí para reivindicar un poco más que el SEO sigue cada día más muerto. Como dicen en USA, a 6 pies bajo tierra.

En el año 2009 cuando hablé de la muerte del SEO comenté que cada vez más tendríamos que hacer SEO para “otras cosas” que no fueran las búsquedas web. Acababa de aparecer la “búsqueda universal” y nos daba la sensación de que la pantalla de resultados de Google se iba a llenar de todo menos de resultados tradicionales… al final Google ha creado un menú lateral y la búsqueda universal ha quedado algo diluida.

La siguiente vez, en 2009, comenté un poco la historia de la evolución del SEO… porque los SEO siempre van un paso por detrás de los buscadores… usamos keywords pero ellos tienen en cuenta contenidos; usamos enlaces pero ellos tienen en cuenta lo social… acabé con la frase si quieres ganar a Google, piensa como lo haría Google y cómo lo hace Internet, y hoy me dispongo a dar un paso más.

Anoche estaba pensando en el WPO, algo que algunos llaman “el nuevo SEO”… tal vez volvamos a resucitarlo este 2011 una vez más, guan mor taim. La cuestión que me planteo es… ¿tiene que ver la evolución de la tecnología en los factores que Google tiene en cuenta? La respuesta: sí.

Pongamos sobre la mesa varias tecnologías: HTML, CSS, JavaScript.

Cuando Google comenzó su andadura allá por el 1997 todavía no se había aprobado el HTML4 como lo conocemos hoy y los CSS tampoco eran algo que se usaba… de ahí que las penalizaciones que se tenían en cuenta eran aquellas de usar texto con el mismo color del fondo, que el <font> fuera de tamaño 1… el HTML daba poco de sí, y las trampas y penalizaciones eran mínimas…

Con la llegada del HTML4 también llegó el XHTML1 y los CSS. El JavaScript también existía pero los intérpretes eran muy pobres. En este momento se podían hacer más cosas… de ahí que un tiempo después, ya pasado el 2002, cuando todos los navegadores daban soporte a estos estándares (sí, antes los navegadores tardaban años en poner a día los estándares, ahora les entra la prisa y son compatibles cuando no están ni aprobados) se empezó a decir que Google era capaz de leer algo de CSS y JavaScript.

Según han pasado los años se han ido creando “lectores abiertos” de cosas como Word, Excel… lo mismo en OpenDocument y últimamente hasta el formato SVG (que viene acompañado del HTML5). Poco a poco, según iban abriéndose estos formatos, Google los ha ido incorporando en sus resultados de búsqueda. Esto me recuerda a lo de que “el Flash se puede indexar”, sobre todo cuando Adobe puso en disposición de terceros un lector mejorado unos meses antes de ese “reanuncio de la mejora de indexación por parte de Google”…

Ahora todos estamos “alucinando” con las herramientas que calculan el tiempo de carga de las páginas. No es nada nuevo. Hace 10 años se hablaba de que Google tenía un límite de N enlaces por página y de unos 100KB de tamaño y que de ahí en adelante no leía nada. Después esos límites se eliminaron (cuando las redes internacionales mejoraron) y comenzaron a aparecer los primeros CDN (Akamai y demás) los sitios que los usaban parecían estar en mejores puestos. Ahora los lectores de CSS y JavaScript, gracias a que son 100% independientes y están estandarizados completamente ya se pueden interpretar, por lo que si se pueden interpretar ya se pueden medir.

Otro ejemplo (y perdonadme si me pongo medallas) es el de los microformatos. En marzo de 2008 decidí lanzar OJOµformatos y todo el mundo me decía que eso no lo usaría nadie… ahora en HTML5 se ha incorporado el sistema de microdata y muchos SEO se han apuntado a esta “moda”…

Y recordad también una cosa… cualquier herramienta, social o no, que tenga una API abierta (o con fácil acceso) es digna de uso por parte de los distintos motores de búsqueda… os recomiento ver una lista sencilla de ver de herramientas (que está disponible en las tablas sociales del YQL) entre las que encontramos el IMDB, Twitter, Facebook, Yelp… curiosamente algunas de los que los resultados de Google y Bing llevan esteroides.

¿Queréis saber por qué el SEO ha muerto? Porque aún no habéis aprendido a utilizar todas y cada una de las herramientas estándar que Internet ha puesto en vuestras manos.

NOTA: Un abrazo a todos los asistentes del SEOsarao, pero que sepáis que no me dais ninguna envidia, porque sigo en Miami Beach, con una temperatura excepcional y en el Caribe.

Categorías Javier, SEO

2 comentarios en “el SEO ha muerto”

  1. Como siempre otro muy buen artículo habrá que ponerse las pilas con el html5, el seo que generará y los microformatos, el seo no ha muerto aunque no se está quieto!

  2. Pues sí cada año hay que estar diciendo que el SEO ha muerto (y ya van tres) es que igual el SEO no está tan muerto, ¿no? ;)

Deja un comentario