El Morro Ancho de Telefónica

Uno de los anuncios televisivos que más me han hecho hervir la sangre ha sido sin duda el de los adolescentes tardíos con ADSL (1) del que hablaba Montse Doval apenas inaugurábamos las páginas de mienten.com.

Mucho más, incluso, que el de mixmail.com, cuando fue comprado por Jazzfree, en el que se veía como se mataba a una paloma mensajera (2) por el simple hecho de que los publicistas habían decidido que como ellos no tenían ni idea de lo que era Internet, los anuncios sobre ésta debían de ser igual de cutres y provocadores.

En el susodicho anuncio de los adolescentes tardíos se evocaba una época en la que la conexión a Internet era lenta, con cortes, cara… Algo que para nuestros pintorescos muchachitos se remontaba a la semana anterior. Pero que para la mayoría del país es poco menos que un sueño de futuro y para una buena parte, un imposible. Una forma de reconocer sin cortarse un pelo que lo que nos vienen dando hasta ahora es una porquería pagada a precio de oro. Muy distante de la tecnología que debería imperar en los tiempos que corren.

Uno todavía tiene en la memoria los recuerdos de los que hablan en ese anuncio. Pero no como parte del pasado, sino como algo vivo de ayer mismo. O de hace un rato.

Cierto es que las llamadas fallidas, o sea que tu proveedor no consigue conectar con tu módem pero aún así todo te cobran por ello, ya son menos frecuentes. Pero haberlas, haylas. Lo que ocurre es que como ya casi todos tenemos tarifas ‘onduladas’ o ‘integrales’, no te cobran el establecimiento de llamada. Que algo han aprendido. Y los que no, son demasiado nuevos en esto como para enterarse de lo que les están robando. Y es que los portales no hablan de eso. Pues nada, aquí Telefónica con un par, va y saca un anuncio reconociendo su pecado y alegando que si quieres mejorar que le pongas unas velas a San Tiamén (3) a ver si eres de los afortunados a los que le instalan el ADSLeches y encima te funciona. Que para eso vale el doble que una ondulada y a Telefónica le resulta mucho más rentable además de ser un sector en el que no tiene competencia… Bueno, en otros tampoco es que tenga mucha.

Y mira tú por dónde, el anuncio debió de gustar, aunque no sé muy bien a quien. A los Internautas con un poco de pedigrí les ponía de mal baudio. Los adolescentes dudo que se vieran tan tardíos ni tan ridículos como los del anuncio. Telefónica en sí no mejora mucho la imagen con un texto en el que se reconoce que ‘hasta la semana pasada’ la cosa iba de pena. Y para los padres con presupuestos capaces, puede que hubiera sido mejor algo donde simplemente les asegurasen que iban a tener ‘el teléfono libre’. No se, tal vez sea cosa de publicistas. O de algún rencoroso directivo de La Timo deseoso de que hirviese la sangre de unos cuantos Internautas para no ser menos que él.

El caso es que a alguien debió de gustar porque siguieron con él. De hecho, sin más cambios que adaptar nuevos diálogos conforme los muchachitos movían los labios, lo transformaron en el anuncio del Kit ADSLeches, gracias al cuál todavía consiguieron durante la campaña navideña quitarse buena parte del stock de módems USB. Mientras, la gente se iba enterando de que el fabricante los había descatalogado, de que algunos tenían problemas de seguridad, o de que bajarse cosas a ’15 Kás’ no era como para pagar esa pasta al mes y encima atarse durante un par de años al invento. Que los módems de verdad, los ‘routers’ dan entre 20 y 29 kás de esos al margen de otras cosas.

Y lo peor de todo es que mientras Telefónica no cambie de publicistas, estos parecen determinados a seguir metiendo la pata y exponer a la compañía a críticas como esta. Que, al menos, con eso de que va a ser publicada tiene los insultos autocensurados. No como cuando la gente ve el anuncio en sus casas o lo comenta con los amigos.

En la nueva versión que acaba de salir, como si de un éxito de público se tratase, la cosa degenera por momentos. Y es que el éxito, que en volumen de demanda no puedo negar, no se debe precisamente a la calidad del anuncio, sino a la necesidad en la sociedad española de algo mejor que esa porquería que era la única opción hasta la semana pasada.

Así pues el escenario cambia. Por fin parecen haber encontrado una aplicación a que Internet vaya tan rápido. Bueno, ya tenían una, pero estaba mal visto eso de incitar a la gente a usar la banda ancha para bajarse películas y música sin pasar (de momento) por el canon de la SGAE (4), así que lo de los portales multimedia mejor no meneallo. Y lo que ahora se puede ver en la pantalla de los muchachitos es una vertiginosa carrera de bólidos con una definición de imagen y sensación de velocidad a la que sólo le falta el aviso sobre impreso de «Prueba realizada en circuito cerrado por especialistas» y sobre todo el de «Prueba realizada ante notario». Un escenario, pues, ideal para la gran revelación: ‘Con la tarifa plana-plana de Telefónica…’ ¡Ajá! Así que esta sí que es ‘plana-plana’ ¿eh?

Si en las primeras versiones se reconocía que la conexión que tenemos es una porquería, en esta se acepta Tarifa Plana como animal de compañía y se le dice a la gente que eso que estaban vendiendo como Tarifa Plana, en realidad no era plana-plana… tal vez… ¿ondulada? El caso es que cuando una ministra que no entiende de esto le ‘obliga’ a Telefónica a dar un caramelo por decreto ley y ponerle por nombre las dos palabras que más odia en ese momento suceden cosas como que el grito de guerra del enemigo se convierte en el emblema publicitario de la compañía aunque sea mintiendo. Que la ministra se apunta el tanto de haber implantado la Tarifa Plana en España (para los tontos que se lo creen, que diría Enemigot), que Telefónica abandera la Tarifa Plana (que no la lucha por ésta), que las operadoras dominadas o dominosas dan lo mismo pero peor o más caro y que cuando todos se han subido al barco de la Tarifa Planosa, llega La Timo y suelta que lo que dan las demás no es plana-plana. Que eso es lo de la ministra y lo de las otras que son unas estrechas (sus bandas).

En versiones posteriores del anuncio es posible que los muchachitos la comparen con la de sus primos del pueblo o los amigos de la urbanización de las afueras donde eso del ADSLeches no ha funcionado porque la centralita o las líneas esas que se pagan con la cuota mensual que nos cobran a todos están en estado calamitoso y el ADSLeches es una modernidad que no admite infraestructuras viejas. Lugares en los que el dinero que se ha estado pagando durante años en cada factura parece haberse destinado a regalar stock options de aquellas que se llevaron algunos o a pagar a publicistas cutres. Porque lo que son las líneas las tenían mejores en la conquista del Oeste y encima, el Sherif era el bueno (5).

Y mientras tratamos de averiguar cuál será la autoridad competente (6) que impida que artículos como este puedan ser publicados en breve, en la mayoría del país si queremos tener una tarifa plana-plana tenemos que pagar tres veces lo que cuesta el ADSLeches por una conexión siete veces más lenta. A pesar de que el ADSLeches no está precísamente al alcance de todos los bolsillos. Pero eso, no hay autoridad competente a la que le importe.

(1) Los adolescentes tardíos según Montse Doval
(2) Lo que opinaba Alf de los anuncios de la tele hace ya algún tiempo
(3) San Tiamén, el santo y milagroso patrón de los Internautas
(4) Hay una campaña para protestar contra el dichoso canon en http://sincanon.hispalinux.es
(5) Aitor Menta hablando del Sherif Borja
(6) Adivinar dónde está la autoridad competente es un juego de… Pere Rocallaura

Colegota es fundador de http://villanos.net y miembro de http://mienten.com

Categorías Noticias

Deja un comentario