De lo más horible del mundo…

Sí, ya sé que argumentaréis que ya lo habéis visto todo, que por la Red circulan muchas cosas desagradables…

No, no hablamos de lo mismo. Vosotros os referís a fotografías, vídeos y presentaciones de PowerPoint paridos por algún subcerebro enfermo.

Creéis que una china vomitando, o un patadón en los cojones, o Coco enseñando las diferencias entre arriba y abajo son «lo más fuerte que circula por la Red».

¡Qué confundidos estáis…! Necrofilia, lluvias doradas, gerontofilia, incluso la historia de ese maldito niño croata llamado Miroslav Pancevich o algo así, que ha perdido todas sus vísceras y necesita un transplante de médula y otro de uña del pie para sobrevivir, pueden llegar a ser agradables a la vista, según con qué se las compare.

Sí, no deliro, a fin de cuentas todas esas actividades llevan implícito el factor humano, aunque sea en su lado más degenerado y perverso.

Yo os hablo de otro género de cosas. Sé que estáis deseosos de que os lo describa, pero no puedo hacerlo. Sencillamente, no tiene nombre, porque nadie lo pudo imaginar. Es algo obsceno, execrable. Es un trozo del Infierno enquistado en nuestro mundo y dimensión. Pero os puedo mostrar una imagen que da una idea siquiera nebulosa de lo que os refiero.

Sin embargo, antes de ello os voy a pedir un favor: quiero tener la conciencia tranquila, y si bien divulgo esto por su valor informativo y de advertencia al Hombre en su aspecto más general, desearía que NUNCA, nunca lo enseñéis a vuestros familiares y especialmente a los pequeños de la casa, debido a su crudeza.

Que mi nombre nunca se asocie a esta imagen.

Saludos a todos

De lo más horible del mundo...

Deja un comentario