Cuidado con los Viejos Ordenadores

Si va a tirar su ordenador a la basura, su disco duro, aunque haya sido borrado, aún podría contener información confidencial, como números de tarjetas de crédito o historiales médicos. Dos estudiantes del Massachusetts Institute of Technology han descubierto que esta información puede extraerse fácilmente.

Los dos estudiantes revisaron 158 discos duros desechados, en el Laboratory for Computer Science del MIT, y hallaron en ellos un total de 5.000 números de tarjetas de crédito, registros financieros personales y corporativos detallados, numerosos historiales médicos, gigabytes de correo personal e incluso imágenes de dudoso gusto.

Los discos fueron comprados por menos de 1.000 dólares en el sitio de subastas eBay y en establecimientos de venta de material informático usado. De los 158 discos duros examinados, sólo 12 habían sido adecuadamente borrados.

No es la primera vez que oímos que alguien ha comprado un ordenador viejo y ha encontrado en él información de su anterior propietario. Pero la escala del problema es mayor de lo que parece, explica Simson Garfinkel. Por eso, tanto Garfinkel como Abhi Shelat decidieron estudiar la cuestión.

Sus conclusiones no podrían ser más demoledoras. El mercado de segunda mano está inundado de informaciones confidenciales. Más de 150 millones de discos duros fueron retirados del servicio original en 2002, sólo en Estados Unidos.

De los discos que compraron Garfinkel y Shelat, 129 funcionaron a la primera al ser montados en un ordenador. De éstos, en 28 no se había hecho ningún intento por borrar la información que contenían. Uno de ellos, por ejemplo, procedía de algún cajero automático de Illinois, y contenía el registro de un año de transacciones financieras.

Muchos de los discos a los que se les había intentado borrar la información, por otro lado, aún la contenían. Los comandos simples de borrado no la eliminan sino que sólo modifican la tabla de contenidos del disco, de manera que es posible recuperar los archivos con el comando contrario de restauración.

Un 60 por cierto de los discos fueron formateados antes de ser vendidos, pero incluso esta operación, efectuada desde el sistema operativo Windows, no rescribe cada bloque de memoria. El comando de formateo sólo lee cada bloque y se asegura que aún funciona. Por eso, uno de los discos formateados tenían todavía 5.000 números de tarjetas de crédito.

Aproximadamente el 40 por ciento de los discos examinados no contenían archivos. Pero aún fue posible extraer datos de ellos, leyendo cada bloque del disco mediante herramientas especiales.

Amazings

Categorías Noticias

Deja un comentario