Crece la competencia en las telecomunicaciones

Telefónica Móviles, Vodafone y Amena han iniciado una nueva batalla comercial con la nueva tecnología MMS; es decir, los terminales con pantallas en color y cámara de fotos digital incorporada que permiten la transmisión de imágenes a otro móvil o a un ordenador.Su objetivo es elevar la factura por el consumo del móvil.

Los fabricantes de móviles tienen previsto vender un millón de terminales esta Navidad. Esta vez el regalo de Reyes será un móvil con pantalla en color y cámara de fotos que permite transmitir imágenes a otro móvil o a un ordenador y juegos muy sofisticados. Se trata de un regalo muy caro, ya que, con subvenciones incorporadas, su precio medio no baja de 400 euros. A pesar de ello, Telefónica Móviles, Vodafone y Amena están dispuestas a dar una dura batalla por esta nueva tecnología MMS (de servicios de mensajes multimedia), que se conoce como “segunda generación y media”.

El hecho de que las operadoras se jueguen la campaña de Navidad, en la que se vende el 70% de los terminales, no es una casualidad. Es una estrategia muy meditada. España a final de año tendrá 33,5 millones de móviles, un 12% más que en el 2001. Esto significa que ocho de cada diez españoles tendrá móvil (actualmente la tasa de penetración es de 77,4%). Las operadoras son conscientes de que el objetivo ya no es captar nuevos clientes, sino conseguir que los que ya existen gasten más. Se trata de elevar la facturación media por cliente (ARPU) con un mayor uso de servicios de datos, ahora que los crecimientos ya no provendrán de las altas de usuarios. Los clientes de Telefónica Móviles gastan una media de 30,1 euros (un 4,5% más en el último trimestre), mientras que los de Vodafone registran un gasto medio de 33,6 euros (un 2% más que hace un año).

Para elevar la factura de sus clientes, las operadores han ideado nuevos sistemas. Con la tecnología MMS facilitan el envío de mensajes con fotografías, cuyo precio se sitúa en 60 céntimos de euros, tres veces más que el de un mensaje de texto. El usuario también puede descargar sofisticados juegos, que le costarán entre 1 y 3 euros. También puede utilizar melodías por un precio de entre 1 y 2 euros. Asimismo, pueden abonarse a servicios de noticias con imágenes sobre tiempo, deportes, bolsa, tráfico o sucesos.

Todos estos servicios se cobran y representan ya el 15% de los ingresos que obtiene Telefónica Móviles de sus 18,1 millones de clientes, que representan el 57% del mercado. El objetivo de la operadora es duplicarlos entre este año y el 2005. Para conseguirlo, lanzará “i-mode” en abril del 2003 con la ayuda de NTT Docomo, la compañía japonesa que ha logrado implantar estos servicios en su país con éxito. Vodafone, que tiene 8,2 millones de clientes –el 25% del mercado español–, dice que cuenta ya con cien mil que envían datos por Internet desde el móvil. Según sus estimaciones, en marzo del 2003 espera tener un millón de clientes con servicios MMS. Para ello, ha previsto gastar 1.000 millones de euros en una campaña de publicidad para lanzar el Vodafone Life!

Amena, que tiene 6 millones de clientes (el 18% del mercado), fue la primera en poner en marcha estos servicios el pasado mes de julio, con una aplicación destinada a las empresas que incluye gestión de flotas, alarmas, envío de datos, control de redes y carga con acceso a Internet, a la intranet de la empresa y al correo electrónico. Sin embargo, esta operadora cree que aún existen tres grandes problemas para que el MMS pueda convertirse en un nuevo boom. El primero es el precio de los terminales, que es excesivamente caro. Esto lleva a las operadoras a subvencionarlos, con el consiguiente coste en su cuenta de resultados. El segundo es la interoperabilidad entre operadores, que aún no está clara. El tercero es la utilidad para los clientes de los nuevos servicios. Se trata de evitar un nuevo fracaso como el de las tecnologías WAP o GPRS, que apenas tuvieron seguidores y conllevaron un coste excesivamente elevado a las compañías.

Categorías Noticias

Deja un comentario