Condenan a 20 meses de cárcel al creador del virus ‘Melissa’

David Smith, el estadounidense que hace tres años propagó un virus informático que afectó a miles de computadoras y causó daños por más de 1.000 millones de dólares, ha sido condenado a 20 meses de prisión y a pagar una multa de 5.000 dólares.

El ex programador de computadoras de la empresa telefónica AT&T se declaró culpable en diciembre de 1999 de haber propagado el virus ‘Melissa’, cuyo nombre tomó de una bailarina de ‘strip-tease’.
El abogado de Smith, Edward Borden, esperaba que su cliente no fuera sentenciado a prisión, pero el juez federal Joseph Greenaway consideró necesario enviarlo a la cárcel para que sirva como castigo ejemplar a otros que intenten cometer el mismo delito.

Smith se enfrentaba a una petición de condena de cinco años de cárcel, una multa de 250.000 dólares y el pago de indemnizaciones, pero el juez decidió imponerle una sentencia menor debido a que cooperó plenamente con la fiscalía en la investigación, que aún continúa abierta.

Nuevos casos

El fiscal estatal Christopher Christie declinó hacer comentarios sobre la investigación, pero señaló que habrá nuevas acusaciones relacionadas con casos de virus cibernéticos «en un futuro cercano».

Smith, de 34 años y natural de la localidad de Aberdeen Township, en el estado de Nueva Jersey, dijo al juez Greenaway que había cometido un «error colosal» al decidir propagar el virus, al que decidió darle el nombre de la bailarina de ‘strip-tease’ que había conocido en Florida en marzo de 1999.

‘Melissa’ infectó más de un millón de computadoras en todo el mundo, aunque a partir de entonces otros ataques de intrusos a la red cibernética mundial han causado daños mucho más costosos.

De acuerdo con la empresa Computer Economics, especializada en valorar el impacto financiero de los ataques contra la red cibernética, en 2000, el virus del amor –conocido también como ‘Love Bug’ o ‘I love you’– costó 8.750 millones de dólares, seguido por el virus ‘Code Red’ (Código Rojo), que costó 2.620 millones en 2001.

«No puedo enmendar el daño que hice, no importa cuanto lo desee. Yo no quise –ni pude imaginarlo– que todo acabaría como terminó… Han sido los tres peores años de mi vida», afirmó Smith.

Extracto de El Navegante

Categorías Noticias

Deja un comentario