Cómo mantenerse a salvo de la pornografía infantil

La pedofilia está ensuciando la Red. El arresto de Pete Townshend, el veterano líder de los Who, es sólo la nota de color en un proceso en el que se barajan los nombres de 300.000 personas en 12 países, 1.500 de ellas ya interrogadas por la Policía británica.

La pederastia existía antes de Internet. Sin embargo, la Red le ha dado nuevas alas. El número de web con material ilegal no deja de crecer, y sus clientes tampoco. Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la UNESCO, cifró en medio millón las imágenes diferentes con niños que hay en la Web. Además el spam (envío masivo de publicidad por e-mail) sexual invade las pantallas de los internautas con pornografía no buscada.

“Internet es la herramienta mágica de los pedófilos”, asegura Guillermo Cánovas, de Acción Contra la Pornografía Infantil (ACPI). Pero añade: “También es nuestra mejor arma para localizarlos e identificarles”. ACPI controló durante el año pasado 1.277 sitios con estos contenidos, “gracias al trabajo de miles de internautas”, aclara Cánovas. Según sus datos, localizaron 812 foros en los que intercambiaban todo tipo de contenidos. «Algunos tenían más de 5.000 miembros», añade. Son datos referidos sólo a nuestro país, no en vano España era hasta hace poco la nación de Europa Occidental donde se descargaba mayor cantidad de este material.

La situación ha mejorado mucho. Si en septiembre se localizaron unos 200 web con pornografía infantil, en diciembre eran sólo 12. ¿Por qué? Las causas son varias. Primero, la apertura de líneas de denuncia donde los internautas pueden dar aviso a la Policía, la Guardia Civil o a asociaciones como ACPI de las páginas que encuentran.

También los Hostings, las empresas en las que se alojan los web, se han comprometido a fondo. La decisión de Terra de fiscalizar a fondo las páginas personales que albergaba en sus servidores, entre las que se camuflaban decenas de sitios con pornografía, fue un gran golpe para estas redes.

En España fueron detenidas 47 personas en 2002 por este motivo. “Pero, en una Internet sin fronteras, nos enfrentamos a un problema global”, reconoce el sargento Pastor, del Departamento de delitos telemáticos de la Guardia Civil. Según sus datos, en España predomina el intercambio gratuito con países vecinos. Sin embargo, el comercio lucrativo toma fuerza. “En buena parte de las imágenes aparecen niños de ojos rasgados y, cada vez más, con rasgos eslavos”, dice Pastor. El desmoronamiento de los Estados tras la caída del muro ha llevado a amplias capas de la población a la miseria y el crimen organizado se aprovecha de esta situación.

BASURA.

A veces las imágenes llegan al navegante sin saber cómo: un tercio del correo basura es de contenido sexual. Y, según la consultora estadounidense Postini, en 2002 el spam, sexual incluido, creció un 150 %. Los remitentes, en su mayoría radicados en el este de Europa, buscan clientes al azar. Mediante programas que generan direcciones de correo de forma aleatoria, son capaces de enviar un millón de e-mail al día. Para evitar ser localizados, usan servidores de correo anónimos. Aquí, el internauta poco puede hacer.

La solución legal tampoco sirve. La prohibición expresa que la LSSI hace del spam sigue la norma europea, pero la mayoría de los mensajes es de origen extracomunitario. Quienes sí lo intentan son los proveedores de acceso mediante sistemas de filtrado. Aunque no son eficaces al 100%.

Donde se ha avanzado es en el campo de la navegación segura. Las autoridades comunitarias quieren que los jóvenes no se encuentren material ofensivo en la Web. Y han encontrado respaldo en la tecnología. La empresa española Optenet participa en varios proyectos comunitarios. “Nuestro software supera a los productos estadounidenses porque realiza análisis semántico”, aseguran. Estos sistemas funcionan bloqueando el acceso a todas las páginas que contengan determinadas palabras. El análisis semántico permite estudiar el contexto.

Entonces, ¿qué puede hacer el internauta? “Denunciar, denunciar y denunciar”, pide Pastor.

COMERCIO SEXUAL.

Acción contra la Pornografía Infantil ha detectado esta semana un nuevo tipo de turista sexual. Una página web de un país del Este ofrece a sus clientes occidentales el envío de niños hasta su casa. El pederasta paga por adelantado el viaje del menor. El resto lo cobran sus acompañantes. La página web ya ha sido denunciada a la policía. Según Vogon International, sólo en Rusia hay 10.000 sitios que comercian con pornografía infantil.

ESPAÑA CASTIGARÁ LA TENENCIA.

La pornografía infantil también se verá afectada por las medidas contra la delincuencia prometidas por el Gobierno. Tras la reforma del Código Penal, la tenencia de material pedófilo será ilegal. Hasta ahora, sólo se perseguía la producción, comercio y distribución. Reino Unido, Alemania o los países nórdicos han hecho lo propio. Lejos quedan ya los años sesenta cuando la presencia de niños en las películas porno suecas no era tan extraña.

LAS DOS VARAS DE ESTADOS UNIDOS

En el país del comercio, muchos negocios familiares han florecido al calor de Internet. Los niños posan y los padres toman las imágenes y las venden on line. Las leyes estatales permiten las imágenes siempre que no haya sexo explícito o se muestren los genitales. Al mismo tiempo, los pederastas convictos son incluidos en una base de datos de libre acceso. Así, los padres pueden saber si su nuevo vecino es un pedófilo. Sólo en California hay 76.350 registrados.

EL FAMOSO…

Pete Townshend, líder de los Who, ha reconocido que entró en un web pornográfico infantil “para ver de qué iba”. El cantante, que sufrió abusos de pequeño, dice que lo hizo para preparar su autobiografía. Según la policía, usó su tarjeta de crédito cuatro veces. Junto a él, hay otras 1.300 personas investigadas. Entre ellas políticos, jueces y 50 policías.

Ariadna

Categorías Noticias

Deja un comentario