Alguien nos vigila desde adentro

Descargar en la computadora la herramienta Gator, que sirve para recordar nombres de usuarios y claves, o la barra de navegación de Alexa, entre otros muchos ejemplos, equivale en el mundo real a dejar abierta la puerta del hogar a cualquier comercial que desee vendernos sus productos.

Estos programas de software, u otros populares como Bonzi Bussy, Cydor, Comet Cursos, Gohip!, se ofrecen de forma gratuita a los usuarios a cambio de permitir que espíen y registren toda la vida que el usuario realiza delante de la computadora.

Son programas que ofrecen atractivas herramientas (intercambio de ficheros mp3, iconos, etc.) pero que incluyen también otros códigos informáticos mucho menos atractivos para el usuario.

Su objetivo: espiar y conocer sus hábitos y perfiles para enviarle publicidad perfectamente segmentada, de forma que tenga mayor eficacia.

La mayor parte de estos programas conocidos como spyware avisan en sus condiciones legales de su manera de funcionar. Sin embargo, muy pocos internautas suelen leer las largas y poco claras condiciones legales de los servicios, limitándose en la mayor parte de los casos a pulsar sobre «Aceptar». Se trata, por lo tanto, de un abuso de confianza con los internautas.

Sin embargo, aunque la venta de publicidad personalizada es el objetivo declarado de estos programas, esa información puede ser utilizada de forma mucho más peligrosa. Por ejemplo, si un usuario registrado consulta muchas páginas de salud podría ser calificado como hipocondriaco y ningún seguro de salud desearía contratarle una póliza. También podrían acceder a información bancaria, o incluso números de tarjetas de crédito, con el riesgo consecuente.

Adicionalmente, estos programas representan un agujero de seguridad en el sistema.

Al estar residentes en la computadora y poder establecer un canal de comunicación con una computadora remota, al que envían la información personal, sería posible una infección por virus o gusanos a través del mismo.

Medidas de precaución

Al igual que ocurre en los virus, la única forma de mantenerse a salvo de cualquier spyware es evitando la descarga de aquellos programas que sean conocidos como tales, o aquellos de cuyo origen o fiabilidad se dude.

Resulta especialmente útil consultar páginas como Spychecker (www.spychecker.com).

En ella se publican el listado de los principales programas de Spyware cuya descarga, una vez conocidos, se debe evitar. Este sitio web también ofrece la posibilidad de instalar un programa de alerta que queda residente en la computadora y lanza una alerta cuando un programa espía intenta instalarse.

Sin embargo, existen muchos programas espía poco conocidos. Otros nuevos comienzan a circular por internet cada día. Por ese motivo resulta muy recomendable, como medida preventiva adicional, revisar de forma periódica el disco duro para detectar y borrar aquellos que hayan podido instalarse sin consentimiento del usuario.

Existen herramientas como Ad-aware, disponible en español desde www.lavasoft.de, o X-Cleaner, disponible desde www.xblock .com, que limpian el disco duro de programas espía. Ambos se ofrecen tanto en versión freeware como de pago.

Al igual que los antivirus, el software anti-espía lo que hace es buscar y borrar en la computadora utilidades identificadas como Spyware. Por ese motivo es necesario actualizar constantemente su versión con el objetivo de conseguir la mayor eficacia en la protección de la intimidad.

Pequeños hermanos

Espiar los movimientos de conocidos, amigos, familiares o compañeros de trabajo es tan delictivo como fácil. El lanzamiento de programas como eBlaster permite que cualquiera pueda convertirse en un «pequeño hermano».

Lanzado por la empresa Spector Soft, y con un costo de 100 dólares por licencia, permite, «grabar y ver lo que otros hacen en sus computadoras y concretamente, lo que hacen en internet», según se indica en su propia página web.

El espía electrónico registra los correos electrónicos, chats, mensajes instantáneos, sitios web visitados e incluso palabras tecleadas, y emite un informe cada hora con un resumen de la actividad registrada.

Eblaster se puede incluso instalar enviando un correo electrónico al destinatario, introduciéndose en la computadora sin que el usuario objeto del espionaje tenga conocimiento de ello. La empresa comercializadora justifica su producto indicando que será útil para padres que deseen conocer las actividades de sus hijos en internet, así como para el uso interno en empresas con el objeto de evitar la salida de información confidencial.

Categorías Noticias

Deja un comentario