Alberto Lacasa

Tu nombre, sitio web o cómo quieres que te conozcan.

Me llamo Alberto Lacasa, mi blog es albertolacasa.es y llevo ya unos años dedicándome a esto que suelen llamar webtv aunque, en realidad, va más allá. Ahora mismo estoy vinculado a Ver y Cocinar y Inquiets Media, una productora de vídeo online.

¿Cómo, dónde, cuándo o por qué nos conocimos?

Yo te conocí a ti antes que tú a mi. Fue, además, en mi primer evento de emprendedores. El Networking Activo que organizó Emilio Marquez en el Citilab de Cornellà. Allí hiciste una charla de SEO y me quedé con tu nombre y con el de ese tema tan raro del que no había oído hablar. Seguro que luego hablamos en algún otro sitio entre medio, pero donde hicimos amistad de verdad fue cuando mi productora What if estableció una relación especial con un grupo con el que tú estás también muy vinculado, el Grupo Itnet, al que, por cierto, debo muchas cosas. En especial a Carlos y a Jaume.

Dile al resto del mundo lo que quieras sobre mi.

Caramba! Esto es muy difícil de contestar. Sé que mucha gente te sigue por lo que sabes de SEO, pero no han podido hablar contigo. Lo que les diría es algo obvio, se pierden una parte fundamental de Javi. Ellos ya deben intuir la capacidad que tienes para entusiasmarte por las cosas. Pero yo he tenido la oportunidad de conocerte en la distancia corta. De conocerte virtudes que no flotan en tus posts y de acompañarte en algún que otro momento complicado. Te conocí como referente y luego te he humanizado. Y eso tiene mucho valor.

Cine, teatro, guión… ¿con qué te quedas?

Está claro que el guión tiene un sentido cuando se representa. Y respecto al cine o al teatro es difícil. Tienen menos en común de lo que mucha gente se piensa. Está claro que lo que más consumo es cine: me encanta la fuerza de la fotografía. La interpretación es mucho más difícil que en el teatro porque al pobre actor están continuamente cortándole. El guión requiere dominar el explicar sin utilizar los diálogos. Pero el teatro tiene algo de abrumador en el ambiente que el cine no ofrece. Me encanta ese momento en el que las luces quedan en semipenumbra. Casi cualquier cosa puede suceder. Es mágico.

El vídeo en Internet dentro de las empresas

Es evidente que una empresa tiene que hacer todo lo posible por evitar que el consumidor tenga que hacer esfuerzos para entender su producto. La gente de marketing lo ha entendido toda la vida: por eso hacen eslóganes. Si a eso le sumamos el hecho de que internet es, esencialmente, imagen, las razones por las que el vídeo acabará siendo la herramienta más habitual en la red cae por propio peso.
Afortunadamente para ellas, los costes de producción han caído en picado. Y muchas empresas compiten en ese segmento. Eso sí, deben andar con cuidado porque hay que conocer las reglas. El vídeo online viene condicionado por el formato. Un anuncio de televisión no tiene por qué funcionar en la red. Por esa razón, alguien bueno haciendo contenidos no tiene por qué ser bueno comunicando en vídeo por la red.

Llevas muchos años en la red de redes… ¿recuerdas cómo fue tu primera vez?

Más que mi primera vez, recuerdo mis primeras veces. En mi caso había una combinación de fascinación y, lo reconozco, un cierto desdén. Empezaron a aparecer revistas especializadas que parecían las típicas revistas informáticas. Y yo las odiaba. Pensé que sería una cosa para fanáticos de la tecnología de programación y los IOs. Con el tiempo, he aprendido a querer (aunque a una cierta distancia) la programación y he asumido el tremendo error que cometí juzgando Internet. En mi descarga debo decir que era muy joven. Eso sí, sigue sin interesarme nada la biblia del Windows.

VHS, Beta, FullHD… ¿qué es lo mejor?

FullHD. Lo demás, romanticismos baratos. :P

¿Qué es la felicidad?

Algo que hay que obsesionarse por vivir en presente. Es terrible porque muchas veces sólo vemos la felicidad una vez todo ha pasado. Me hace gracia ver cómo la gente de una cierta edad (no necesariamente mayor) dice que era feliz de más joven. En cambio, a los jóvenes les veo muy angustiados: han de decidir su profesión, su pareja, si quieren tener hijos o viajar mucho… En el momento nos dejamos llevar por las cosas malas y con el tiempo sólo recordamos las buenas. Yo apuesto por intentar ver el presente también con optimismo y el pasado con justicia.

¿Cómo será el día en que dejes Internet?

Dejaré de ser Internet el día que “ser de Internet” deje de significar algo. Cuando ya no haya barreras claras entre estar online y offline. Entonces no será una parte de la vida. Será vida. Sin más.