Adiós TuManitas

Hace un año y pico que comentaba mi entrada en TuManitas. Llevábamos meses haciendo cosas a nivel de consultoría en el proyecto y la verdad es que fue una oportunidad interesante que no podíamos dejar pasar, pero ahora, no sin pena, se acabó nuestra relación con el proyecto.

No puedo decir que la salida haya sido sencilla y he de reconocer que todo me pilló cuando estaba en Miami, lo que ha complicado las cosas ya que para bien o para mal soy la cabeza visible de Keep It Simple Lab y eso implica que el que ha de tomar la última decisión soy yo. Desde el jueves pasado que aterricé en Barcelona ha sido un no-parar de trabajar en este asunto, principalmente a partir del lunes hasta llegar a la decisión final (que se tomó ayer jueves). En fin, un hijo más que se ha emancipado aunque haya distintas formas de ver la salida del proyecto. Y antes de que se me pase, mandar un fuerte abrazo al equipo que me ha tenido que aguantar estos meses: espero que haya sido una experiencia tan positiva como ha sido para mi.

Ahora comienza una nueva temporada. En unas semanas me vuelvo a Miami a continuar las negociaciones para proyectos allí y en otras partes del mundo, a parte de ir al Parallels Summit 2011. También voy a retomar la parte de consultoría SEO y WPO que habíamos tenido que dejar un poco de lado debido a TuManitas, además de experimentar con nuevas tecnologías (servidores web, IPv6, conectividad…), en resumen, todo lo que pueda seguir haciendo a nuestros clientes crecer.

Sin duda los próximos meses me van a permitir, ahora sí, ir sin presiones ni cargas a Estados Unidos, trabajar a mi ritmo (probablemente muy superior que el que he tenido), evolucionar en todos los niveles y volver a finales de abril a Barcelona con, todavía, mejor visión de los negocios de Internet (que en estos dos últimos meses he aprendido mucho, pero sé que aún me queda aprender de los americanos, que son la leche).

Lista de series de inicio de 2011

Una vez más, como cada cierto tiempo, voy a listar las series que estoy viendo en estos días… hay que tener en cuenta que hace una semana que ha comenzado la nueva temporada o se han retomado las series en Estados Unidos y en Reino Unido por lo que es el momento de engancharse a nuevas series que han comenzado hace tan sólo un par de capítulos.

La lista de series que estoy viendo en estos momentos es bastante larga (he de mirarlo con detalle porque ya ni sé las que veo):

En fin, 26 series que estoy viendo en estos momentos… ¿freak de series? Puede ser… lo que no me explico es cómo soy capaz de no liar los personajes.

HTML 5 en todos los navegadores

Hace ya un tiempo que no comento cosas de HTML 5, y ahora que se va acercando la fecha de su puesta en marcha ya muchos proyectos nuevos se plantean, al menos la estructura base, comenzarse en esta nueva versión del idioma de Internet. En su día comenté cómo conseguir que, mediante un pequeño script, funcionase HTML5 en Internet Explorer 8. El tema es ¿cómo hacer que funciona siempre?

La solución es bastante sencilla y a la vez también algo compleja, aunque en su día permitirá hacer una actualización bastante rápida del código con un simple “replace”. Como ya sabéis, HTML 5 es un markup, al igual que lo son el HTML, los XML, el RDFa, etc… de forma que, lo mismo que podemos cargar XML en el código HTML… ¿por qué no cargar HTML 5 de la misma manera?

La idea es que, aquellos nuevos elementos que pueden no funcionar en todos los navegadores de forma correcta podemos cargarlos de la siguiente manera:

<!DOCTYPE html>
<html xmlns="http://www.w3.org/1999/xhtml" xmlns:html5="http://www.w3.org/1999/xhtml">
<head>
  <meta charset="utf-8"/>
  <title>Demo HTML5</title>
  <style>
    html5\:section {
      display: block;
    }
  </style>
</head>
<body>
  <h1>Demo HTML5</h1>
  <html5:section>Este <strong>&lt;html5:section&gt;</strong> funciona incluso en Internet Explorer.</html5:section>
</body>
</html>

El día en que se vea que todos los usuarios usan un navegador “compatible”, se hace un simple “reemplazar” de <html5: por < y de </html5: por </ y ya está… ¡prueba superada!

Un buen punto de partida para aquellos que quieran comenzar a hacer sus primeros códigos y ver que cualquier usuario lo ve correctamente.

La televisión en Estados Unidos

Muchos de los que me conocéis sabéis que me gusta la televisión ya no tanto por sus contenidos sino por el formato, aunque bueno, eso también me pasa con la radio. Cuando llegué a Miami me planteé el comprarme una televisión o tirar de portátil, y al final me pillé una de 37″ HD, que podría conectar al HDMI del portátil para ver series o usarlo como pantalla gigante. La verdad es que me ha ido genial.

En general en Estados Unidos la televisión es por cable, aunque supongo que hay zonas en las que la TDT funciona perfectamente, pero como en el recinto donde estoy Internet va por cable, mandan la señal en abierto de algunos canales también. Lo malo: no se pueden cambiar las cifras de los canales de forma que en el 84.2 tengo ion televisión, en el 95.1 TNT HD, en el 111.1 está abc o en el 111.7 tengo la FOX.

La verdad es que hay bastantes más canales, muchos de ellos latinos o para latinos, sobre todo en Florida donde hay mucha programación en español. Incluso, hay un canal, en el que no dejo de ver al Arguiñano haciendo recetas de cocina de Antena 3… supongo que debe ser algún canal del mismo grupo, pero de México.

Hay un par de cosas que me han sorprendido sobre los horarios. Una es la puntualidad: si alguien pone que un programa empieza a las 8pm tened presente que realmente empieza a las 8 en punto, ni más ni menos… y acaba justo un par de minutos antes de las 9pm en punto. Otra de las cosas curiosas (que medio conocía pero ahora he asegurado es que en Estados Unidos hay 3 franjas horarias, pero 2 de ellas se emiten a la par. Si alguna vez veis algo del estilo: 9/8c significa que el programa se emite a las 9pm en la costa del este y a las 8pm en la zona central. Probablemente este mismo programa se emita a las 9pm pero en la costa oeste, o sea 2 horas más tarde.

Para acabar, con respecto a los horarios, es muy interesante que el prime time comience (supongo) sobre las 20:00 y acabe a las 22:00. Aquí los americanos tienen “la manía” de hacer series de 20, 40 o 50 minutos, lo que hace que se puedan cuadrar perfectamente en media o una hora de programación y no como en España, que te anuncian que una serie empieza a las 22h y acabas teniendo serie pasadas la medianoche. Eso es un sin sentido, además de la contra-programación y cosas así… aquí esas cosas no pasan. También hay que decir que las cadenas nacionales en realidad son eso: cadenas, lo que significa que van desconectando. Por ejemplo, la CBS en Miami es el “canal 4” y la ABC es el “canal 10”, y a las 11 de la noche desconectan y salta la emisión local.

Otro detalle interesante es el de la publicidad por muchos sentidos. He visto muchos anuncios, he querido ver muchos anuncios para saber cómo se vende en este país, y me he quedado bastante sorprendido. Primero que los anuncios duran más, no son de 20 segundos. Después, que los anuncios de medicamentos comienzan explicando “las bondades geniales del producto”, luego explican “todos los efectos secundarios”, y acaban “de nuevo con las bondades” (como si no hubieran dicho que te puede provocar un ataque al corazón 10 segundos antes)… supongo que es normativa del país, pero me parece perfecto que, ya que se puede comprar casi cualquier cosa en cualquier sitio, se informe.

Por último, un detalle imprescindible es que la televisión por cable es IPTV, lo que significa que en todo momento se puede saber qué cadena estás viendo y desde dónde (ya que las líneas están ultra-geolocalizadas). De esta forma sólo veo 2 tipos de anuncios: los estatales (empresas que operan generalmente en todo Estados Unidos como operadoras de telefonía móvil o seguros de automóvil o de salud) y locales (que principalmente, en mi caso, hablan de Miami, Miami Beach o Fort Lauderdale. para que entendáis aún más, el The Weather Channel, en la parte de abajo de la pantalla que van “pasando mensajes” el tiempo que muestran era únicamente de las distintas ciudades de Miami-Dade y en especial de Miami Beach, aunque el programa estuviera mostrando las nevadas de Nueva York o el aeropuerto de Washington.

Otra cosa interesante es que prácticamente está todo subtitulado. Las series ya vienen subtituladas por las cadenas (y, cómo no, los subtítulos patrocinados, muchos por Toyota) y, los programas en tiempo real, con un retardo de unos 3 segundos pero también, van apareciendo subtítulos… no tengo claro si es algo que se hace de forma automática por máquinas o hay gente picando teclas… porque, la verdad, da la sensación de esto último.

Y, para acabar, Miss America. Hace unos minutos he puesto la televisión y estaban dando el programa en la ABC para todo el país. Eso sí es un programa bien hecho. Creo que ha empezado a las 9pm y ha acabado a las 11pm en punto. Todo estaba muy estudiado, los tiempos han sido exactos, la gala se ha hecho muy entretenida, los anuncios se han hecho cortos y en los momentos precisos y, lo más importante, parecía Factor X y no una gala en la que las chicas enseñasen carne. Y digo lo de Factor X porque a parte de hacer los típicos pases de modelo al principio, una de las segundas fases ha sido la de “hacer eso que se te da tan bien”. Una chica tocaba el piano, muchas otras han cantado, otras han bailado, una ha hecho claqué e incluso una ha estado haciendo de ventrílocuo. Al final, las típicas preguntas de “qué harías para cambiar el mundo” y, como digo, todo muy ajustado de tiempo y muy ligero.

Otra de las cosas interesantes de las televisiones es que saben llegar a los internautas. Las series de las cadenas están disponibles para verse por Internet prácticamente desde el minuto en el que ha acabado de verse en televisión y también están disponibles muchos capítulos en Netflix y Hulu. Las televisiones saben que las series se descargan de la red (aunque yo creo que se descarga más de fuera de USA que desde aquí) y han puesto todos sus esfuerzos en plataformas que saben rentabilizar sus contenidos. El caso que he podido probar es el de Hulu. Tienen una versión abierta y gratuita que te permite ver series de hace varios años (Alf, El equipo A y cosas de ese estilo) intercalando un anuncio de 10-15 segundos cada 10 minutos. La versión de pago es realmente barata, ya que desde 8 dólares al mes tienes varios servicios, incluso puedes disponer de aplicaciones para ver desde las videoconsolas o los teléfonos móviles.

Me hace gracia cuando las empresas se quejan de la piratería en Internet. Señora Sinde, la respuesta a sus problemas está resuelta, pero como los políticos y artistas están cegados no lo ven. Hulu, Netflix, Last.fm, Spotify… la tecnología ya ha inventado herramientas que, a unos precios más que razonables, hacen que la gente no necesite descargarse nada, sino verlo en streaming y pudiendo añadir publicidad… eso sí, los costes son distintos y los beneficios también, lo que no se puede es querer vivir de rentas. Sabemos que fabricar y grabar un CD o un DVD cuesta menos de 1 euro… no nos quieran ROBAR de nuestros bolsillos lo que no vale “un cacho de plástico quemado”.

En fin, la televisión en Estados Unidos es todo un mundo… seguro que me he dejado decenas de cosas por aprender… pero, como bien dice Homer Simpson: ¡televisión! maestro, madre, amante secreta.

Cabalgata de reyes a la estadounidense

Pocas cosas suelen asombrarme, pero lo ocurrido hoy ha sido bastante… impactante. Hoy, día 9 de enero, a las 12 del mediodía comenzaba la “Cabalgata de Reyes”. Lo pongo entre comillas porque en realidad era la “Parada a los Reyes”, es decir, era más un desfile que una cabalgata… personalmente, quitando el primer minuto, no he visto nada “de cabalgata” por ningún sitio.

El “evento” ha durado unas dos horas… no he conseguido resumirlo por lo que me ha quedado un vídeo de 27 minutos, pero es que hoy he comprendido qué significa ser estadounidense. Todo se resumen a que el evento no importa si: puedo politizar el evento, puedo meter publicidad y anunciar cualquier cosa, puedo hacer ostentación de los servicios públicos (policía, bomberos…) y, sobre todo, convertir a la juventud en un estado 100% militarizado, pero a la vez civil.

La verdad es que me esperaba otra cosa… vale, ver en Miami a los Reyes Magos es raro. Está claro que no me esperaba ver unos reyes cubiertos de túnicas ni nada parecido (más bien me los esperaba en bermudas)… quizá unas cuantas carrozas tirando caramelos y con “colorido navideño”, pero, es que de verdad, lo que me he encontrado en la Calle 8 ha sido bastante sorprendente.

En fin, aquí os dejo con el vídeo… paciencia, como digo, son 27 minutos y va a su ritmo 🙂 Ah! El vídeo está editado tal y como ha ocurrido la cosa… lo he dejado ordenado así para ver lo maravilloso del asunto:

Web Site Optimization: adiós SEO, WPO, link building…

Cuando hablamos de SEO ¿de qué estamos hablando realmente?. Cuando hablamos de WPO ¿de qué estamos hablando realmente?. Podría seguir con una larga lista, como el link building, el diseño web, la infraestructura… y a eso me refería hace ya unos cuantos años con lo de que el SEO ha muerto como ya he explicado en varias ocasiones.

Este 2011 va a producirse un detalle que quizá muchos no conozcan y que puede cambiar el camino en lo que al tratamiento de sitios web se refiere. Cuando se pidió la patente del Pagerank por parte de Brin y Page, no se hizo como Google, sino como la Universidad de Stanford, que cedió dicha patente en exclusiva a Google hasta 2003, cuando fue renovada hasta 2011. Pero el contrato de exclusividad se acaba, por lo que la Universidad de Stanford podría decidir abrir dicha “fórmula magistral” a la comunidad científica / universitaria, o incluso permitir que otros motores de búsqueda la puedan utilizar (pasando por caja, of course). A partir de 2003 Google comenzó una serie de cambios importantes. Hasta ese momento su algoritmo se basaba 100% en el Pagerank “y otros pocos factores”. Ahora es todo lo contrario, la fórmula basada en la importancia de los enlaces se ha perdido en mayor medida. Además, es curioso como ha habido otras patentes relacionadas a raíz de estas fechas.

Es vox populi que desde hace ya años que Google está intentando dar un giro a aquellos que realmente quieren mejorar su sitios web con calidad y no con técnicas grises u oscuras. Sí, también grises, y es que con las últimas actualizaciones de los robots, Google está indexando más información que nunca y esto ha implicado indexar más mierda que nunca. Los sitios web los podríamos clasificar en 4 tipos: sitios web grandes o marcas conocidas que “han de estar”, sitios pequeños, y sitios medianos o que llevan mucho tiempo en línea, los cuales pueden ser de dos tipos, optimizados o no-optimizados. No voy a decir que unos tienen más probabilidades de aparecer que otros, pero está claro que ya no podemos basar la aparición de los resultados en tener muchos enlaces, cambiar los meta-tags, tener frescura… que sí, que eso influye, pero eso ya no sirve.

Cuando alguien me pregunta a qué me dedico ya no sé qué contestarle. Desde hace unos meses que en Keep It Simple Lab decimos que somos Aceleradores de proyectos de Internet. Yo ya no soy SEO, ni hago WPO, tampoco me dedico a dar alojamiento web, pero lo hago todo, porque a la hora de construir un proyecto en Internet hay que tenerlo todo en cuenta.

¿Qué quiere Google hoy en día? Es una pregunta muy interesante. Quiere todo. Quiere tener un sitio con una muy buena infraestructura, que esté bien optimizado, que tenga una buena arquitectura de la información, que tenga una gran cantidad de contenidos y que estén muy actualizados, que se haga publicidad en su plataforma, que si vendes hagas una buena plataforma y la integres con Analytics, que estés en la aplicaciones web más conocidas y que ellos usen de alguna forma para tener datos (llámese Youtube, Picasa o twitter…). ¿Qué implica esto? Pues que dejarse una pata coja en un proyecto implica que Google te deja de querer un poco, porque no te portas bien con él.

Este viaje de 2 meses a Estados Unidos, a parte de conocer a un montón de gente interesante, me ha hecho ver el funcionamiento en el propio país de los motores de búsqueda, como interactúan con sus propias redes, porqué Google quiere montar su propia red de fibra, la importancia de la Neutralidad en la Red (“aprobada” recientemente en EE.UU.). Está claro que el objetivo principal de Google y Bing es el de ganar la máxima cantidad de dinero gracias a la publicidad. La publicidad aparece en los resultados de búsqueda. Si un buscador deja de dar resultados de calidad, el tráfico se va a otros motores y eso implica perder dinero. Por eso, aunque pueda parecer lo contrario, a Google le interesa que existan SEOs blancos, administradores de sistemas que se preocupen de dar una buena calidad, que los ISP se pongan las pilas con el cloud y que el IPv6 salga adelante. Aunque Google sea el demonio, también le interesa mejorar Internet porque su negocio se basa en eso, y de ahí que, aunque ya no sea tan “happy” la compañía como lo era hace 10 años, ha de dedicar tiempo y esfuerzos en desarrollar mejoras. Un ejemplo claro es el desarrollo de HTML 5, cuyo máximo responsable es uno de los trabajadores de la compañía, Ian Hickson.

Está claro que no todo el mundo puede saber de todo, pero cuando se quiere hacer las cosas bien se puede conseguir que juntando un buen equipo salga algo bien hecho y rentable. ¿Qué está ocurriendo? Que Internet ha llegado ya tanto a toda la masa que aquellos no tecnólogos (incluso creo que muchos de ellos) se creen que Internet es “un canal más”. Montar una tienda en la calle es fácil: sólo necesitas el negocio y el lugar. Luego puedes aparecer en los periódicos, en la radio o en la televisión. También puedes decidir abrir un local en la calle Serrano de Madrid y en Paseo de Gracia en Barcelona. En vez de un local puedes comprar un edificio (por ejemplo, el edificio Banesto de Plaza Cataluña de Barcelona, que creo que está aún a la venta). Puedes poner un sistema de pago automático (self-service) junto a personal que atienda a los visitantes del local. ¿Verdad que todo esto no nos parece extraño? El Corte Inglés es lo que es por muchas de estas cosas. Zara también. Y todos empezaron con mucho menos de lo que tienen ahora… ¿Por qué en Internet no se quiere hacer lo mismo? Es algo que sólo he visto en unos pocos querer hacerlo, algunos de ellos me ha costado más de 4 años convencerlos. Ahora están facturando el triple de lo que facturaban hace unos pocos meses.

Estos últimos meses estoy escuchando mucho hablar del CRO (Conversion Rate Optimization). Estoy inquieto y sorprendido. ¿Por qué? Porque, al menos yo, desde siempre he tenido presente eso… si he hecho SEO, WPO o PPC ha sido para convertir más y mejor. De nada sirve traer 100.000 visitas más al día a un sitio si luego no convierte. Está claro que la fase 1 es traerlos, y la fase 2 convertirlos, pero hay que ir por pasos. Los tiempos de un proyecto son importantes, no hay que ser impacientes.

Optimizar un sitio web, el Web Site Optimization, es lo que todo el que se dedique a alguna de las partes del gran puzzle de Internet debería tener siempre presente y debería ser su objetivo. El SEO ayuda a mejorar el sitio, el WPO a aumentar su rendimiento, el PPC a darlo a conocer y vender más, el link building a conseguir más tráfico y hacer el sitio más indexable…

Los motores de búsqueda llevan bastante tiempo si hacer grandes cambios, sin darnos grandes sorpresas… las últimas han sido las de introducir el WPO como un elemento más… que el agua esté tan calmada está bien, pero ahora lo único que puede pasar es que Google y Bing nos den una sorpresa.

Web Performance Optimization, el libro

Aunque ya lo había comentado hace unas semanas por twitter, hoy aparece la que considero la primera versión decente de mi nuevo libro (aunque en esta ocasión estará sólo como libro electrónico) y que se llama Web Performance Optimization. El lema de este libro es: La velocidad es un elemento diferencial; el rendimiento es una nueva oportunidad.

La idea de escribir esto surgió hace un par de meses cuando, debido a mi frase de el SEO ha muerto de hace unos años y que cada vez veo que el SEO de por sí sirve de muy poco, sumado a la presentación que hice en el Search Congress de Bilbao, me hizo ponerme manos a la obra. Además, lo bueno de esto es que además de servir a los buscadores es muy bueno para los usuarios y para la conversión.

Aunque la Guía SEO acabó teniendo Creative Commons con el paso del tiempo, en esta ocasión he considerado interesante lanzarla directamente desde el primer momento con la licencia Reconocimiento – SinObraDerivada 3.0 Unported que permite su distribución libre siempre que no se realicen obras derivadas y se mencione la fuente.

Aunque esta primera versión tenga pocas páginas (no llega a las 30) me he limitado a hacer una lista de aquellos elementos a tener en cuenta, a modo de checklist, aunque espero a lo largo de las próximas semanas ampliar con más ejemplos e información la mayoría de los puntos.

Por supuesto, si alguien tiene alguna sugerencia, duda, o quiere hacer algún apunte sobre alguno de los temas que se tratan, será bienvenido cualquier contacto.

Visitar la página oficial o descargar directamente el PDF.