Comparte y Piensa

Un hombre vino a casa tarde del trabajo, cansado e irritado, y encontró a su hijo de 5 años esperándole en la puerta. ¿Papá, puedo hacerte una pregunta?” “Sí, ¿cuál es?” contestó el hombre.